Ir al contenido principal

Carlos López Sarmiento (Ecuador)


En la poesía de Carlos los corazones perdidos encuentran su refugio.  Los versos del escritor López Sarmiento susurran de pasión en el aire mientras aparece la calma en nuestro último suspiro. La vida se ira deslizando en cada lectura, de tal forma que el tiempo se volverá un destello de esperanza que renace una y otra vez en el mar de los sueños que navegaremos con el autor.


"Melancolía"

Soy el príncipe olvidado 

de un reino que nunca fue, 

donde las sombras danzan, 

y el dolor se convierte en mi fe.

 

Melancolía, dulce compañera, 

en tus brazos encuentro calma, 

bajo el manto de la tristeza, 

mi corazón encuentra su alma.

 

¿Qué queda de aquellos sueños, 

de amores efímeros y fugaces?

Solo el eco de un suspiro, 

y el recuerdo de viejas frases.

 

En esta vida de ilusiones rotas, 

donde las estrellas son mentiras, 

busco refugio en tu abrazo, 

en tus lágrimas que alivian mis heridas.

 

 

"Eternidad"

Entre sombras y luces, la vida se desliza,

en un vaivén constante, en una eterna brisa.

La agonía del alma, en busca de su esencia,

se pierde en laberintos, en la selva de la ausencia.

 

Los días se desvanecen como hojas en el viento,

mientras el corazón llora su eterno lamento.

En el ocaso del tiempo, se desdibuja el horizonte,

y en la penumbra se sumerge el alma en su monte.

 

El susurro del silencio, la danza de la soledad,

acompañan al espíritu en su triste realidad.

¿Qué destino aguarda a aquel que busca sin cesar?

¿Qué verdad se revela en la oscuridad?

 

La agonía de vivir, en cada paso se refleja,

en cada suspiro, en cada lágrima que se despeja.

Pero en medio de la noche, un destello de esperanza,

ilumina el sendero hacia una nueva bonanza.

 

Porque en la agonía misma, reside la fuerza vital,

la chispa que enciende el alma, la llama sin final.

Y así, entre sombras y luces, en este eterno vivir,

renace la esperanza, en cada nuevo amanecer.

 


"Nocturno Encantado"

Bajo el manto estrellado, 

danzan las sombras,

en el jardín de la noche, 

donde los sueños se entrelazan.

 

La luna, testigo silente, 

ilumina el camino,

mientras los amantes perdidos se buscan con anhelo divino.

 

En el éter del amor, 

los corazones se funden,

susurros de pasión en el aire, 

como susurros de hojas en el viento.

 

Las estrellas susurran secretos al oído de la noche,

mientras los amantes se pierden en un abrazo sin fin, 

una danza sin reproche.

 

Las flores nocturnas exhalan su perfume embriagador,

envolviendo a los amantes en un éxtasis encantador.

Los suspiros se elevan hacia el cielo, como plegarias de devoción,

mientras el tiempo se detiene en esta sublime comunión.

 

Oh, noche eterna, 

testigo de tantos amores,

guarda nuestros secretos, 

nuestras pasiones y dolores.

 

Que en tu abrazo de sombras, 

en tu misterio profundo,

los corazones perdidos encuentren su refugio, su mundo.

 

 

"Canción de Cuna"

Recuerdos dorados, como hojas caídas, cantan historias de tiempos pasados, susurros suaves, 

como el viento en la brisa,

envuelven la noche en su manto sosegado.

 

Duerme, linda querida, no llores, y cantaré una canción de cuna.

 

El eco de las estrellas, melodía infinita, guía tus sueños hacia la aurora naciente, donde las sonrisas danzan con la luz, 

y el mundo despierta en su apogeo de amor.

 

Duerme, linda querida, no llores, y cantaré una canción de cuna.

 

El hechizo de la noche serena, 

navegas en el mar de los sueños, 

donde los susurros se convierten en melodías, 

y el amor eterno te envuelve con sus brazos.

 

Duerme, linda querida, no llores, y cantaré una canción de cuna.

 

Entre suspiros y susurros de ternura, 

te envuelvo en mi canción de cuna pura, hasta que los primeros rayos de sol, despierten el mundo en un nuevo arrebol.

 

 

"Verano Angolquino" 

Llega el verano algonquino, 

bajo la luna del trueno, 

la lluvia de madre, la furia de padre, desnudas consecuencias de ambos, 

soy fuego y lluvia. 

 

Órbita luna del trueno, 

temporada de mi nacimiento, 

padre de mi alma, 

me baña con crecimiento, 

me sacude con iluminación. 

 

En el pequeño firmamento, 

se entrelazan los destinos, 

fuego y agua danzan juntos, 

en un ritmo divino. 

 

Bajo el manto estelar, 

mi ser se encuentra en trance, 

entre la furia y la calma, 

nace mi propia danza. 

 

Y así, 

en este cosmos eterno, 

fusiono mi ser con la esencia, 

soy fuego y soy lluvia, 

En esta eterna existencia.

 

 

 

Biografía

Carlos Daniel López Sarmiento es un joven escritor y poeta guayaquileño con una profunda afinidad por la literatura, especialmente la ecuatoriana, desde una temprana edad. Ha ganado varias convocatorias y concursos literarios, destacándose por su talento y dedicación.

En 2022, fue invitado por la Universidad Católica Santiago de Guayaquil para ofrecer un conversatorio poético, reconociendo su ámbito literario. 

Recientemente, ha publicado su primer libro titulado "Un día en la vida", una colección que abarca cartas, cuentos y poemas. Además, es coautor de cuatro obras poéticas internacionales y una obra de cuentos.

Carlos Daniel López promete ser una nueva voz literaria joven en el panorama ecuatoriano e internacional, llevando consigo la riqueza de la cultura literaria de su país. 

Breve reseña de Un día en la vida:

"Un día en la vida" es una colección de cuentos y poemas del joven autor guayaquileño Carlos Daniel López. Bajo un estilo literario fresco, se exploran diferentes temas universales que se abarcan de una manera magistral. Los cuentos gozan de un estilo único, mezclando la cotidianidad con la simplicidad que se merecen los buenos relatos corto como lo son sus cuentos. Los poemas, por su lado, son una exquisita amalgama de emociones que hacen evocar al alma sus sentimientos más rebuscados. "Un día en la vida" es una obra inolvidable en el panorama ecuatoriano.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t