Ir al contenido principal

Jorge Tigrero Vaca (Ecuador)




Guayaquil siempre está rodeado de poesía y en sus calles transitan seres que ven la vida de una manera distinta, con otros ojos, con los del alma como diría Jorge, que nos comparte tres de sus poemas, en el momento adecuado, para llegar al lector con su sensibilidad y sinceridad, para que la vida se nos derrita otra vez. Tigrero, deja su mensaje para los que el destino no les sonríe abiertamente, aquellos que piensan refugiarse en el exilio del olvido: es tiempo de levantarse y volver a empezar.

Del revés

Espero el momento adecuado
para estar a la distancia oportuna.
Atento a las señales que dibuja tu rostro
ese brillo que creo ver en tus ojos.

Espero el momento adecuado
para besarte donde termina tu espalda
imagino la última gota de sudor
que se pierde donde yo revivo, en un mar de placer.

Espero el momento adecuado
ese instante justo cuando has llegado
cuando en realidad yo vuelvo a perderme
y me encuentro en un estremecimiento
el manjar sublime de llegar a tu centro.

Adecuado espero el momento
cuando ya sé que pienso sin pensar
porque solo deseo beber tu calidez
mi lengua busca hacerte vibrar.

Al revés y al derecho,
cierro los ojos, nos sometemos
en silencio te escucho
y en la nada eres mi todo.

Adecuado espero el momento
y mi vida se derrite otra vez.

Baladas tristes

Laberintos color piel entre baladas tristes
el oasis de abrazos entre ruinas de hielo y sal
la emoción en escombros y los suspiros efervescentes
los anhelos de escuchar melodías eternas
cada luz que se apaga, cada estrella que deja de brillar
la memoria es un lienzo traicionero
procura ver con los ojos del alma, el color del cielo.

La imaginación es un pasaporte
nada de mí debe quedar en los sellos rotos
las baladas tristes retumban entre océanos de recuerdos
las personas recuerdan bien los malos momentos
las pesadillas duran más que los sueños
la piel y las heridas son la memoria de los caminos
los miedos de niño, desconfianzas inevitables.

El postre se tiñe de rojo en tonos pastel
el miedo al silencio fluye entre las flaquezas del temple
cada ocaso gris sin estrellas en poniente
los saludos de los que esperan tu caída
se convierten en besos de codicia y puñales en la espalda
el sentido común es la peor excusa de la flaqueza.

Composición, melancolía y desilusión
eres mi fiel pasajera para mis viajes de ida y vuelta
la tristeza jamás es la misma, eres a prueba de fuego
impermeable e incandescente, fluorescente y reusable
el saludo en las madrugadas y las despedidas en silencio.

Baladas con estribillos de lágrimas
canciones de coros en penumbra, presagios de tormenta
vida y muerte, caras de la misma moneda
amor y odio, sin sal, con azúcar, frío y calor
los sueños vuelan libres y los cometas colisionan
entono esta balada triste de vida y muerte
mientras empieza un nuevo día y la ruleta no para de girar.

La fuente

Desperté cobijado por tu recuerdo
en mi mente resonaba tu voz
como un cálido paisaje
como una brisa que refresca
suspiro y deseo surcar tus mares nuevamente.

Imaginé estar en un castillo
entre los árboles más frondosos
ríos cristalinos y nubes de ensueño
donde el alma pertenece
donde encuentro significado a la palabra hogar.

El destello de tu estrella entre la oscuridad de la vida
es la incandescencia de mi alma
el calor de toda hoguera
la fuente donde brota el agua que calma mi sed
el final del arcoíris en el fondo de tus ojos.

El camino directo a la fuente de vida
el tren de la imaginación donde los deseos se vuelven realidad
donde yace la fuerza para los momentos grises
la magia de tus abrazos y el aroma a cerezos de la última vez que te vi.

Las marcas y las grietas del alma
pueden desaparecer con el poder de un abrazo
un gesto sincero, alegría de primavera
la paz del mar en calma ante las turbulencias de la vida
creer en los caminos que se dibujan cada día.

El amor de mamá, el abrazo de mi abuelita
papá surcando caminos, corriendo feliz
la sonrisa de mis hermanos
la calidez de quienes se mantienen en tu vida por amor
maravillarse por las obras de almas creativas que iluminan con sus dones.

Es preciso volver a la fuente
es tiempo de levantarse y volver a empezar.

Biografía

Nació en Guayaquil, 1986. Es periodista, docente y tutor de trabajos de titulación a nivel universitario. Forma parte de la Comunidad de Educadores para la Cultura Científica de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación la Ciencia y la Cultura (IBERCIENCIA-OEI), es miembro de la Red Mundial de Escritores en Español (REMES), fue director de la revista estudiantil “Entre Tintas” y colaboró en importantes proyectos de desarrollo ambiental y comunitario como el “Proyecto Guayaquil Ecológico”.

Ha publicado dos libros: 

Instantes (México, 2017)
Claroscuro (2018)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t