Ir al contenido principal

Nelson Villacís Venegas (Ecuador)


Hace no mucho recorría trotando las calles de Ibarra, y es fantástico como en cada esquina pude admirar la belleza de esta gran ciudad. Así como el talento de su gente, amable y hospitalaria, conocí la poesía tajante y enriquecedora de Villacís Venegas, mientras descubría por los pasillos de su hogar aquella obra que pinta con el alma en sus cuadros. Nelson quien ha matado el tiempo siendo creativo, nos confiesa que ha robado de la felicidad el pastel entero y no solo un mordisco, por ello invita a los poetas que escriben poemas de humildad con arrogancia, que se tomen un café para pasar el disgusto, porque la verdad no tiene piedad.


Salmo
Escúchame señor 
y deja de hacerte el sordo 

Deja de ser esquivo,
sal de tu muda indiferencia 
Y concédeme tu indulto.
He matado el tiempo siendo creativo 
Nada hago por obligación 
y soy dueño de mi ocio
a plena consciencia y vocación.
He robado de la felicidad
Un pastel entero y no solo un mordisco.
He pronunciado tu nombre en vano
Hasta cuando he chupado helado  
Y he deseado a la mujer del prójimo
Aquella mal amada 
Por su amante vanidoso 
o su pécora marido.
He sido impuro
y he honrado las fiestas con vino
He hecho caso omiso y
Con mi desobediencia 
he eximido a mis padres de andar cargando culpas 
a salvedad de coincidencias.
Soy un irresponsable 
sin medir consecuencias 
porque he dicho de frente la verdad 
Ante este opúsculo 
de espaldas y mentiras.
Tengo tantos pensamientos impuros 
Que no me cabe la cuenta 
Y si hablamos de codicia 
Solo ambiciono la felicidad 
de no envidiar a nadie.

Espejos inversos
El espejo es un encantador de egos 
ese falso altruista 
Que nos retrata en indómitos reflejos 
No sé si
A decir verdad o falsedad 
Cuando lo siento 
uno quisiera que, a veces, 
el espejo le mienta un poco 
Y verse un tanto más guapo 
y menos viejo.
Lo imagino así como espejo 
Despejado y descomplicado 
reventando una espinilla 
A diez diestros y discretos dedos 
salvando con cosmético una ojera  
O subastando con fe hacia la belleza.
He visto tantas cerebros estreñidos 
O bocas colmadas de diarrea
Que lucen bien frente a un espejo 
He visto hipócritas lisonjas 
Que nunca se verán 
Detrás de un peinado o depilado.
Y así la ignorancia seguirá 
En su finge esfinge de ser sabia 
en tanto, en cuanto 
la inteligencia se hará la tonta.

De versos y espejos
¿Desayunan los poetas egos revueltos 
O tienen huevos de mantequilla 
En qué se cuecen sus egos? 
Las vándalas palabras asaltan a los poetas que vanidosos
Casi han olvidado que una vez se meaban en los pañales y comían mocos 
Para hoy, de grandes, exhibir, así nomás 
Con atisbo de virtud 
hasta sus calzoncillos remilgados  
Imagínate al poeta reprobando en lengua 
Por descuido, descaro o por vago.
Los poetas 
por más laureados que estos sean 
Alguna vez escribieron cursis y discretos versos y hoy 
Escriben poemas de humildad 
Con arrogancia 
Son un globo de helio 
Al que basta un alfiler para desinflarlo
Desdeñan de los espejos los poetas 
Porque según ellos 
Es preferible que se joda la imagen 
Por Salud de la poesía. 
Y cuando el poeta nace 
Común y egocéntrico 
Y su cara es tan fea 
que es lo menos poético posible, 
entonces anda en busca de un verso 
Que lo legitime 
¡O que alguna palabra le salve 
De tanta literatura de mierda!

Café con letras 
Cuenta una leyenda del antaño reino de Abisinia (Etiopía), que cierto día, un pastor de ovejas; se percató de la vitalidad de su rebaño, tras comer unas bayas rojas y fulgentes de un arbusto.
El ovejero fue feliz con los granos de la rubiácea hasta donde un reconocido derviche en su monasterio y este abad incrédulo y con desdén arrojó las semillas de café al fuego. Las brasas ardieron de tal forma, que un bálsamo delicioso perfumó todo el monasterio. Era la cafeína sagrada que hablaba a través del olfato, entonces el derviche enmendó su yerro, sacó los granos de café del fogón y los arrojó sobre el agua...le ungió de azúcar para bendecir y le salpicó de sal, para ahuyentar a los demonios. Así nació el café a sobrehumano y sobremesa.

Nada más poético que un café 
por las tardes, las noches o mañanas 
Con su única asa, 
como oreja grapada a una taza 
a merced de nuestras manos
con una baya de cafeína al tueste
que sin ser beso  
Abre de par en par 
a nuestros labios
y les chupa hasta el aliento.
Un cafecito en compañía de uno mismo
o cualquier ajeno cercano o periférico 
con su goteo o gorgoteo en ocres  
sacudiendo la lengua a lo patético 
O exhalando en sacro vaho  
tras un ballet de cucharas 
Para beberlo sorbo a sorbo 
con la nariz respingona 
hacia sus bálsamos.
No importa si es café 
al suelo, a la mesa o la cama 
Café pasado de susto 
Para curar el disgusto 
Café huérfano, a la empanada 
Café expreso, mocachino 
casero o capuchino.
Borras de café para 
profesar la gitana adivinanza 
en su espuma escribir hechizos 
O dibujar en brevedad la lontananza.
Café a la amante, en estrategia 
Café al ardor de la entrepierna
Café a la nuez moscada, al convenio 
O camas sátrapas.
Café al PC, al móvil, al menguante 
Café a sol o luna llena 
Café a la silla, la lluvia o la ausencia 
Café con arrugas de azúcar 
O con mantel bordado a ras de lengua.
Sea café a la mesura, 
desasosiego o al cerezo 
Todos quedamos parcos 
ante su luminiscencia.

A los Yoes ysus falsos egos 
¿... Y quién me metió 
en este mosaico de gelatinas? 
¿En este retazo de artista 
y remiendo de poeta que vive
bajo mi camisa?
Sin émulo ni espejo 
Me miré quien era y me quedé perplejo
¿Se trató acaso de una conspiración 
entre un laberinto en multitud 
o una pérdida de identidad?
De repente me miré a los ojos 
despeine reservas cual melenas  
sacudí pretextos sin sonrojar mi rostro 
Me canté mis propias verdades en la cara 
Sin piedad, omisión ni complicidad 
Con mis ojos chinos 
Como santo y seña 
Encontré la clave de esa caja fuerte 
En qué abrí el secreto arcano 
sin fruncir las cejas 
Y mi verdadero yo azotó los egos 
a dúo y émulo de mi propia diferencia.
Me puse a salvo de los milagros 
y de los pecados 
de falsos golpes de pecho 
y prédicas con saliva 
Dejé de morder mi propia lengua 
y satanizar mis yerros 
Dejé de engañar a mi paladar 
con nubes de azúcar
y masmelos serenos,
Me puse frente a frente 
al Yo que pensaba y al Yo que era  
Con tostadas de versos 
a fuerza de glándulas gustativas  
nos bebimos juntos un café 
en tazas de cerámicas diferencias 
sin nada de mantequillas ni simetrías
solo con la honestidad 
hasta en las bragas 
Y la verdad a flor de labios 
sin limpiarnos ni siquiera 
La boca con servilletas pagas,
o cepillarnos los dientes 
O lavarnos las manos.
Así aprendí a ser sincero 
conmigo mismo 
y no ante una sociedad de falsos egos con ideólogos, pastores y profetas en trapos 
Y así tan natural 
desperté ante la más 
mordaz de las mentiras 
y la hice verdad sin piedad.

Biografía
Nelson Villacís Venegas
Poeta y artista nacido en la ciudad de Ibarra, con amplia trayectoria en el pincel y el verso.
Su obra ha sido aclamada y reconocida en Ecuador y el extranjero.
- Director del Taller de Creación Artística y Literaria “Página Cero” (Desde el año 2.001 hasta la presente fecha)
-Articulista de Diario El Norte en los últimos diez años de los días Sábados
-Pintor, escritor, poeta, ensayista, director de teatro y performances
-Alrededor de trescientas presentaciones de Body Art en vivo en varias ciudades del Ecuador y el extranjero.
-Terminó sus estudios en la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Central del Ecuador, especialidad – investigación en el año de 1.994
Obras Publicadas
“Ungüentos para adelgazar una flor” (poesía – 1.996)
“Con más Amor que Ego” (Ensayo espiritual y filosófico – 1.999)
“Eva, Ebriedad y Enigma” (poesía - 2.002)
“Tartamundo” (poesía – 2.004)
“Este libro no sirve para nada” (Reflexiones de un perfecto ignorante) –Consciencia Mística -2.009.
“El Azar de las lágrimas” poesía acuosa Diciembre 2009
“Historias de Sabiduría”  Consciencia mística 2011
“El precio del cigarrillo” 2.012
“Meditación ciencia espiritual de la transformación  (2.012)
“Cuando el lienzo es la piel” (poesía y body art 2014)
“Guardapolvos” (poesía-2018) editorial Trajin- México
Dúo y Émulo (poesía) 2017
Obras publicadas en Antologías
“Primeras Memorias de Poesía Joven Ecuatoriana Nueva Generación (poesía – 1.994)”
“Textos libres” (Cuentos – 1.994)
“RefundArte” (Poesía – 2.004)
“Página Cero” (Poesía – 2.009)
“Paralelo Cero” (2014)
Y un centenar de publicaciones en revistas, periódicos, etc.
Ha montado, dirigido y actuado una docena de obras con buena acogida del público, la crítica especializada y la prensa en general; además cuenta con más de doscientas entrevistas, reportajes y análisis que han hecho de su obra en la prensa.
El autor tiene además ocho libros inéditos  en poesía, ensayo, cuento e historia y filosofía mística.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Isabel Salas Domínguez (Venezuela)

La poesía de Isabel desnuda el verso sabio. Salas nos acaricia con cada texto y nos invita a fantasear con sus poemas eróticos. Sus letras nos cortaran la respiración, acelerará nuestra cadencia hasta ser cómplice de tanta desnudez porque su lírica nos llega encendida. El olor a carne, el fruto complaciente, todos los verbos gozando, nos liberarán de la sumisión hasta conocer esos mares prolongados del deseo. Abro la boca en gloria bendita para ti abro la boca acumulada desnudo el verso sabio verso jugoso que llena mi verbo aflorado verbo lamido que moja tu garganta fruto meloso complaciente mieles queridas que trepan a la boca por los dedos al pasearlos por la flor caliente al bañarlos de brío dedos rendidos entre los pliegues mieles sostenidas en las puntas mieles que abren las bocas bocas saciadas de mieles abro la boca en gozo deleitado para ti busco el bocado fuerte abro el sexo prendado en tu boca acomodo el verbo servido poso en tu boca