Ir al contenido principal

Kerly Palacios Escobar (Ecuador)



La poesía de Kerly es una invitación a desenterrar los recuerdos que se habían muerto; sus versos son el camino pecaminoso para gemir en la oscuridad. Sus letras se confiesan en silencio, mientras leo sus textos, una voz en mi cabeza exclama: quédate. Y me desvelo, porque todos acarician la piel, pero sus palabras acarician el alma. La poeta se muestra sensible, y con astucia se debate entre la fragilidad del sentimiento y la esencia con la que pulió su temple.  



Poesía ¿Cuánta tortura?

Rasgas su recuerdo... 
Desentierras lo que creí había muerto,
ya deja de nombrarlo
te lo pido de nuevo...

Gimes en la oscuridad,
añoras mi desvelo,
¡déjame olvidarlo!
¡ya dale un respiro a mis versos!

Desangras las letras,
me auguras melancolía
y es que, si me quitas el romance
me quitas la vida...

Me besas con elegías
vanas rosas color pastel
exprimes mi llanto,
para tu cruel complacer... 
Poesía, ¿por qué me torturas?

Tipos de amor

Hay amores, que tiritan las distancias…
Amores que sencillamente calcinan el alma.
Hay amores que suicidan la idea de volver a querer…
Hay amores, que se quedan hoy, para ser parte de tu ayer…

Hay amores sutiles como el beso de un primero,
Hay amores que se confiesan en silencio.
Amores que nacen de una ingenua amistad,
Amores que desarman la vida y algo más.

Amores que no te dejan ni dormir,
Amores que no deberían ni existir.
Amores que temen volar...
Amores que se olvidaron...

Amores que se pierden por un error.
Amores que son naufragio de dolor,
Amores de los que dependes emocionalmente.
Y amores de esos que te hacen sentir libremente.

Amores a primera, segunda... y enésima vista.
Amores que manchan la poesía,
Amores que mueren en el nacer de un nuevo día.
Amores que quedan pendientes,
Amores que jamás saldrán de tu mente.

Amores apasionados como el hambre del fuego...
Amores disueltos, sí, como polvo en el viento...
Amores inevitables, genuinos,
inocentes y hasta a veces prohibidos...

Amores que te roban el aliento,
Amores que crees que son amor,
Amores que se disfrazan como el tiempo.
Y hay amores que sólo son puesta de sol...

Quédate
Ven, acércate más, háblale a mi poesía de ti, dile y convéncela de que no tiene más vida si no estás conmigo aquí...
Ven, respírame las ausencias y llena de ti todo mi ser, completa mis letras con tu pluma, antes de que el recuerdo se empiece desvanecer…
Ven, respírame las ausencias,  ven, pero al menos quédate esta vez…

¿Colmo de un poeta?
Que el amor de su vida no descifre el significado de sus letras...

No te enamores de mí
No te enamores de mí,
los fantasmas de la nostalgia aun deambulan en mi mente,
en mi diario aun habitan los nombres que abrumaron las primeras ilusiones
y aun así, ¿sigues tan persistente?

No te enamores de mí,
porque la sombra de alguien, aun me acompaña en el espejo.
Vete, y congela los prejuicios del sentir,
sí, esos que dices tener por mí.

¡No te enamores de mí!
Porque te encontrarás con días en que te quiera más
y días en que no sienta casi nada por ti.
Porque así soy, porque eso es lo que tengo hoy,

No te enamores de mí,
No quiero tu final arrepentimiento,
quiero vivir sin rodeos,
ya me cansé de los fallidos intentos.

No te enamores de mí,
te asustará la luz de mi oscuridad
y advierto que la mía, si la mía,
jamás se encenderá.

No te enamores de mí
yo no creo en el amor,
eso es solo un acuerdo de dos
que alguien filosóficamente se inventó.

No te enamores de mí,
mis silencios aun respiran miedos,
mis lágrimas ya recitaron muchas ausencias,
empañándome la vida con cada febrero.

Por eso, no te enamores de mí. ¡te lo ruego!

Biografía

Amante del arte, la naturaleza y poesía, con alma aventurera y un buen sentido del humor, así es la autora ecuatoriana Kerly Palacios Escobar. 

Nació en la ciudad de Guayaquil (1994). Desde muy joven a la edad de 13 años se enamoró de la literatura, de la poesía lírica en particular; empezó a escribir sus primeros poemas, aquellos en los que experimentó los sentimientos que aún eran ajenos para una adolescente. Además supo interpretarlos con palabras que podrían ser confusas o esquivas para alguien de su edad, pero sin duda alguna le permitían interiorizar la fragilidad del ser y del sentir.

Habiéndose incorporado como Ingeniera en Gestión Empresarial, su vocación; comenta que su deseo por publicar un libro seguía latente, es por ello que decide lanzar su antología de poemas en una primera obra titulada “El desvelo de mis versos” en donde considera, éstos tienen una nueva perspectiva de como materializar los sentimientos desde aquella sincronía de versos, conservando la esencia de la lírica contemporánea.

Instagram: @eldesvelodemisversos

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t