Ir al contenido principal

Elsye Suquilanda Jaramillo (Ecuador)


Con los versos de Elsye, todos podremos acariciar los sueños. Nadie, absolutamente nadie será abandonado, porque para esta Ecuaterrestre, quien ama a un perro surrealista, siempre habrá un mañana en el que algo bello ocurrirá. Ella, quien reside en Berlín, pero que nació de una línea imaginaria, nos comparte su poesía de bragas doradas, con magistrales sonidos, contagiándonos de un revolcón de sensaciones. Suquilanda te espera siempre,  y seguirá navegando por la literatura, derrochando ese talento/fuerza, porque vive convencida que el futuro está en las patas divinas.

Los Jugos de la Sucre
Sol intenso escandinavo
en las calles empedradas
de un Quitiritero cielo cerquita

José brinda un jugo con sombra
el sombrero de Totora
retoca las tormentas tropicales
oxígeno ventila sus amores

Sor - oche cruza desapercibida
ha salido del claustro a la peluquería

Tocan una rola de los 50s
en la radiodifusora del pupo

un perro surrealista
es acariciado en un sorbo de tamarindo

Se ha depositado en la ciudad de Pujilí
un bulto con pañuelo de monos y plantaciones de banano
por la rendija de una caja amarilla <correos del Ecuador>

Poemario: Vientre de un Elefante Violeta
Salta’Pa tras Ediciones / San Luis Potosí – México, 2019

Suomen Saaristo
Yo, sobre el cielo de Finlandia
Las Suomen Saaristo salían a recibir mis arterías solitarias.

Nada me era ajeno,
enseguida me convertí en las Islas Galápagos
Volaba con mi anaco imaginario de terciopelo

Se me elevaba la melena con gran velocidad
cuando descendíamos a Helsinki
Un duende me esperaba

Fuimos invitados a beber del rió Aurajoki
Turun Saaristo tenía un verde intenso cristalino

Poemario: Vientre de un Elefante Violeta
Salta’Pa tras Ediciones / San Luis Potosí – México, 2019

Saltamontes elegantes en biciclos
Ya no se me espantan las esperanzas
vendrá ese día rodando
como alfombra de césped desde una montaña risueña.

Entraremos todos a jugar
en los parques de brazos largos
podremos todos acariciar los sueños
hablar con las señoras luciérnagas
hacer piñatas de palabras junto a los osos de anteojos.

Nadie utilizará la piel de nadie
Nadie llorará tras una pared
Nadie dormirá con huecos y cadenas en sus cuerpos,
en la terraza de alguna universidad

Nadie será objeto de burla
Nadie será abandonado

La fuerza será utilizada
para construir panales de felicidad.
Cobijaremos nuestros mundos
con las pestañas del inmenso mar

Tejeremos mantos de honestidad
de simplicidad con los dulces mangos de las fincas campesinas
Tejeremos ponchitos de neblina para los abuelos volcanes

Nos dejaremos envolver por pelitos que traen magia
Nos dejaremos envolver como tamalitos en sus dichos,
en sus acentos en sus ocurrencias.

-Voy a tomarme mi tecito y guardarme en el sobre manila.
Porque sé que mañana algo bello ocurrirá

¡El futuro está en las patas divinas!

(En honor a cientos de animalitos que buscan dar su mensaje, ser amados y respetados como cualquier otro ser viviente)

Poemario: Vientre de un Elefante Violeta
Salta’Pa tras Ediciones / San Luis Potosí – México, 2019

Faldas del volcán Pichincha
2800 metros
maternidad Isidro Ayora

cordón umbilical acaramelado
ciudad larga
pestañas verdes

carreteras cuadradas
pulso a goteros

volver
rebrotar
vestir mis piernas cortas
con magistrales sonidos
de los señores cóndores
que adornan el escurazón de mis creadores

Poemario: Vientre de un Elefante Violeta
Salta’Pa tras Ediciones / San Luis Potosí – México, 2019

Parking trolle frente al streeper club en la Danziger
hay un pene y sus gotas palpitantes
sus paredes rosadas
a nadie le llama la atención
puertas blindadas

pasan las generaciones jóvenes
las generaciones antiguas, pasa la vida
pasan los turistas, pasan los sueños
pasa el aliento de alcohol
pasa el hollín de los cigarros, las bicicletas cojas,
los autos con uñeros, la poesía en bragas doradas ….

Se escucha a los lejos entre dientes:
- el incienso que corría descarriado por los ovarios del acantilado
ha ganado las olimpiadas de invierno.

Era una situación -Karl Marx Strasse- la que se vivía 

Poemario: 030 – Berlín
Collection: Berlin, essen, Seele auf
(L.U.P.I, Bilbao/ ZooGráfico, Madrid /España 2018)

Oveja sin pastor perro con pulgas
Si ha sido difícil..
Si lágrimas internas y externas hemos derramado
Si las luces de nuestro cabaret se quemaron
Si la leche se cortó antes de servir el café …

O quizá los zapatos
Que me regalaste se llenaron de hongos psicodélicos
Y a la risa le dio chancro duro
Porque la palabra “ amor”
tenia caries…

Porque el agua no se coció
antes de lavarnos los  intestinos en las mañanas…

Ha pasado ya la marea,
el revolcón de sensaciones
absurdas e inconcretas …

se acabo la incomoda vigilia
del que haré…

Los ratones volvieron
al nido
Los gatos han sido vencidos,
ésos demonios color magma se han desvanecido…

Aquí estamos trepados nuevamente
En nuestro burro con alas
y seguimos navegando
en nuestros paises de carton bananero,
Pateánole el culo a esos ciclopes llamados !! problemas!!

Te espero siempre
Me tengo siempre

Poemario: Te envío mis amígdalas en una paloma mensajera
No Verlag – Milena Berlín / Berlín - Alemania 2014


Biografía
Elsye Suquilanda Jaramillo (1979 Quito, Ecuador) estudió cinematografía y producción de radio y televisión en Chicago y Ecuador. Creadora, escritora, poeta, tejedora de videos, activista por los derechos de los animales. Autora de los poemarios: 030- Berlín, Agua de Mono Eau de Toilette Spree, Cenicienta de Späti, Te envío mis amígdalas en una Paloma Mensajera, Compatriota rescatada en Berlín por el Chichosimo, Cortina de circo popular, Nalgas. Co – autora del poemario: Vientre de un Elefante Violeta. Cuento: Julieta la perrita que se cree humana. Mujer de pelo en teta en el libro "Me fui a volver" Narrativas, autorías y lecturas teorizadas de migraciones ecuatorianas. Sus escritos y poesía han sido traducidos al alemán, francés, finés, portugués, japonés, inglés y shuar.  Publicada en varias antologías, libros y revistas. Es co-creadora de la Perrosofía "Chichoismo" (amor y respeto a todas las criaturas vivientes, y mi maestro es un perro Andalúz llamado Chicho) por medio del arte enseñar el amor y respeto a todas las criaturas vivientes. Su obra ha sido analizada por la escritora peruana Ethel Barja y consta en el libro “Todo boca arriba” editado por Rike Bolte directora de Latinale Académica. Algunos de los Festivales que ha participado con su obra: Feria del libro de La Habana - Cuba. Feria del Libro de Frankfurt. Fieber festival, Berlín. Festival de Poesía Móvil Latinale, Berlín. Festival Literario SOUNDOUT, Berlín. Stadtsprachen Literaturfestival Berlín. Festival Internacional de Poesía Ilena Espinel Cedeño, Guayaquil. X Festival Internacional de Poesía en Puerto Rico, Festival de Oratoria Ancestral y Nuevas Narrativas Edición Valdivias Santa Cruz - Galápagos, Ecuador. Poesía en Paralelo Cero 11 Encuentro interanacional de poetas en Ecuador. Reside desde el 2008 en Berlín creando así poesía 100% ecuaterrestre made in Berlín. Es parte del Kollektiv Dunckerstrasse.


“Costumbrista-surrealista, mi cabeza es como un mercado de pulgas, juego de palabras que se compaginan en una frase poética”



  
               https://kollektivdunckerstrasse.wordpress.com

email: elsyesuquilanda@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t