Ir al contenido principal

Eduardo Rodríguez Cucalón (Ecuador)


La poesía de Eduardo es como la frescura vivificante de la mar y la blancura llameante de sus sales. Cuando recibió el don de la palabra, sus versos comenzaron a embriagar como el rubio fermento de la caña, porque sus letras son precisas al punto de verter la musicalidad de sus escritos en todos los ríos generosos de la vida. Rodríguez nos invita a descubrir continentes de poesía y navegar junto a él en la barca de las ternuras y esperanzas, donde el poder de sus textos formarán los ciclones que avienten de la tierra de sus lectores a los que prostituyen la libertad y los ideales.


Leonor

Quién pudiera tener la palabra precisa para cantar
la armoniosa belleza de tu liviana arcilla!

Quién me diera el don de la poesía para cantar el
milagro maravilloso de tu delgada espiga!

En qué divino cántaro derramó la naturaleza todos
sus sortilegios para crear la delicada luz de tu divino
cuerpo y las virtudes diáfanas de tu exquisito espíritu!

Con qué néctar se hizo la miel de tus jugosos labios!

Con qué purísimos vellones se hicieron los albos y
temblorosos jacintos que perfuman tu pecho ebúrneo
y soniosado!

Sin duda cogió para tu voz, las voces florecidas de
canciones antiguas de nuestros grandes ríos.
Para tus ojos, para tus ojos lluviosos de alegría, la
luz iridiscente de las pedrerías brillantes que incendian
nuestros cielos.

Para tus cabellos, para tus blondos y olorosos cabellos
que embriagan como el rubio fermento de la caña,
las lianas estremecidas por la sutil fragancia de
nuestros aromados bosques.

Para tus manos, para las alas frágiles de tus manos,
la seda ligera de los pájaros.
Para tu piel, para tu piel amanecida de doradas
espigas, el cálido aliento y la dulce embriaguez de la
flor de los amancayes.

Has tocado alguna vez la flor de los amancayes!
Así es tu piel de suave y sedosa. Así es de frágil y
liviana como el viento de las mañanas tibias.
Para tu cuerpo. Para tu grácil cuerpo de gacela.
El pétalo, la sal, el feble pámpano. La sangre del coral,
la aérea alga, los crótalos de nácar.

Y para tu espíritu. Para tu sensitivo espíritu. La
verde transparencia del mar tranquilo.

Oh conjunción de conjunciones. Oh milagro de milagros.
Eres el milagro prodigioso de la tierra. De nuestra
tierra. De nuestra patria. Y como ella, altiva y
bella.   

17 de junio de 1955
Publicado en Diario El Universo    



¿Por qué?

Por qué despiadado destino se secan los ríos más generosos de la vida!
Por qué crece el sorbo amargo de la muerte en las arcillas puras!
Por qué obscuro designio se forma el huracán que desarraiga al
árbol que derrama la sombra bienhechora!
Por qué se enciende el rayo traicionero que decapita las torres
más nobles del espíritu!
Por qué se abaten las alas siniestras de la noche sobre las cúpulas
en que habita la luz del pensamiento!
Por qué nace la zarpa asesina que desgarra los cauces fecundos
de la sangre en donde fluyen caudalosas y heroicas las diáfanas
acciones!
Por qué, oh Dios! Lo sabes tú!
Séquense los cuerpos de los pervertidos y mediocres que empobrecen
con sus miasmas venenosas las límpidas fuentes de la vida.
Crezca la hiel estéril de la muerte en los barros impuros.
Fórmense los ciclones que avienten de la tierra a los que prostituyen
la libertad y los ideales.
Enciéndase la hoguera devastadora que carbonice a los que
trafiquen con la angustia y la esperanza de los desposeídos.
Abátanse las sombras funestas de los mundos agónicos sobre los
Espíritus incapaces que escupen la saliva inmunda de su calumnia
malévola.
Nazca la garra que destruya a los corazones exangües de amor y de
valor porque en ellos tienen sus cubiles los asquerosos réptiles
del odio y de la cobardía.
Pero, por qué, oh Dios, tiene que apagarse el aliento de la llama
cálida y brillante de las almas superiores!
Por qué, oh Dios! Tú puedes decirlo!


                                                                                                               09 de junio de 1960
                 A la memoria de Alfredo Rivas
                                                                                                               Castillo, escritor integérrimo.
                                                                                                             

Amada mía

Amada mía. Mi vida oscura
está iluminada por tus ojos
Estrellas rutilantes. Crótalos luminosos
Mares iridiscentes. Hogueras que me inflaman
con su abrazo de fuego.

Amada mía. Mi vida triste
se alegra con las campanas ruidosas
de tus ojos.
Misteriosos lagos desbordados de dulzura.

Amada mía. No dejes de mirarme
porque si me faltara la luz de tu ternura
me moriría
como se muere todo
sin el calor del sol y de la lumbre.

Tú, tal vez no lo recuerdes.

Quizás recuerdes; ven conmigo

No cabe en mi pecho el deseo de estar a solas contigo.
Como no caben en sus cauces los ríos en los inviernos,
por derramar sus aguas tumultuosas en la tierra amorosa.

Tú, que tienes la frescura vivificante de la mar,
y la blancura llameante de sus sales,
quiero que viertas la musicalidad marina de tus palabras
en mis oídos, y la palpitante dulzura de tus labios, en
mis labios labios sedientos de tu amor.    
Como la mar vierte sus refrescantes olas en las playas
ardorosas.

Ven conmigo. En la mar desconocida de tus ilusiones,
quiero descubrir tus continentes de poesía.
Y navegar contigo en la barca de mis ternuras y esperanzas.

Ven conmigo amada. Quiero estar a solas contigo.
Oyendo el armonioso canto de los ríos jubilosos de tu sangre,
y el aletear alígero de tus suaves cabellos.

Ven conmigo ensueño. Necesito los pétalos fragantes de tus
manos sensibles al amor y al dolor, para hundir en ellas
mi cabeza deslumbrada de sueños, y así calmar los anhelos
que agitan y conmueven mi corazón por ti. Has de venir amada!  

07 de junio de 2001
                                                                       A su muy recordada y amada esposa,
                                                                                                    Nelly Josefina Abad Cevallos de Rodríguez


 Biografía

Eduardo Rodríguez Cucalón, nació en el cantón Naranjal el 21 de noviembre de 1919 y falleció en la ciudad de Guayaquil el 29 de octubre de 2015. Fue un importante cacaotero de la época, hombre luchador y temperamental, apegado desde su juventud a la escritura, es por ello que diferentes artículos suyos fueron publicados en varios diarios relevantes del Ecuador, como El Universo y El Telégrafo. Se desconoce con exactitud el número de poemas que escribió en vida, por lo que actualmente sus familiares se encuentran en la tarea de recopilación de todos sus manuscritos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Lorena Salazar Suquilanda (Ecuador)

La poesía de Lorena parece que vive en el viento. En sus versos es posible explotar desde adentro y perder no solo el juicio, también el aliento. Vamos por la vida tropezando entre líneas viendo a la poeta Salazar recoger el asombro y escribirlo a la intemperie mientras saboreamos el cuerpo de su texto. En el vilo de sus manos, su palabra se atreve. La odalisca No puedo pedirte que no te marches, Los fantasmas de mi closet,  se cuelan en el tiempo  y dicen a gritos  que la noche  será espesa  y fría si te vas.   No puedo atreverme a no tocarte. Caminar ingenua en tus lagunas  y arriesgarme a no beber Acampar en tus fangos Abismos estridentes Bañar mis manos  deshabitadas si te vas.   No puedo escribirte sin dejar de saborearte Encontrarte en el olor a tamarindo Imaginar tu lengua aleteando como abeja Posándose en mis flores  abiertas al rocío Gotas frías Evaporadas Si te vas.   No puedo oír sin cantarte alaridos y arañazos Corea