Eliana Requenez (Nicaragua)


La poesía de Eliana pone al mundo de cabeza, en sus versos se siente un fuego abrasador y todos los suspiros se rompen hasta que la cordura cede. Cada palabra que escribe Requenez es una caricia leve, expresando más de lo que pretende y seduciendo más de lo que imagina. Sus letras van por la vida, sanando las heridas que solo quedan cuando se ama de verdad.

Intangible
Muero un poco,
cada vez un poco más,
cuándo un suspiro se rompe,
en un beso que no te puedo dar.

Por un instinto vago
de anhelar tus besos,
por el dolor amargo
de este maldito miedo,
de estas ansías de dispersa agonía;
me dueles... Y sin dejar heridas,
cuando en mis sueños te deslizas
y en el arco de tu espalda
mi imaginación habita,
te siento frágil y breve,
cautelosa ardes y dueles...

porqué estas ausente,
y al gustarme como gustas
la cordura cede,
y te doy un beso sin soltarlo
de mis labios...
y antes de llegar a tus labios... muere;

He de encerrarte en mis pensamientos,
en una obsesión momentánea de
ilusiones tenues,
y cada suspiro será un beso,
cada palabra que te escribo
una caricia leve;

aún cuando dices que es una locura
lo que siento,
para mí lo intangible es indeleble;
que así te sientes, que así te tengo,
te vivo en mis letras
y te tengo en mis sueños.

Incorregible
Va por la vida con un descaro
tan dulce y fresco,
es fuego abrasador,
es un mundo lleno de tormentas
cubierto de paisajes oscuros,
de madrugadas inquietas,
es un manantial de ocurrencias graciosas,
un libro de nuevas palabras,
hace que me cuestione mil cosas...
mi mundo está de cabeza.

Tiene una obsesión por ser un misterio,
quiere entenderlo todo...la vida, las personas, el universo completo;
siempre quiere ganar y de alguna forma lo hace
porque al creer que carece de sentimientos
ignora que a veces puede llegar a ser lo más tierno.

Expresa más de lo que pretende
y seduce más de lo que imagina;
este texto quedará incompleto
porque cuando creo que la entiendo
da un giro y me extravía...
estar en su mundo es siempre vivir algo nuevo,
te hace cuestionar todo en lo que piensas
y siempre va al punto, no es como los demás que dan mil vueltas.

Solo yo
No hay a quien culpar
de sentir lo que siento,
de anhelar lo que quiero,
de negar mi verdad.

De las tantas ilusiones
que elegí con placer amar,
de las veces que el corazón se rompe,
de las veces que elegí sanar.

Entiendo que me asomé
muchas veces al vacío,
que al menos intenté,
luche por lo que he querido.

Que hay caminos desgastantes
cuando las metas son los sueños,
que hay heridas inevitables
que aceptamos con el corazón abierto.

Sé de noches que no duermo
en las que sueño sin parar,
sobre amores que no tengo
y que nunca me amaran.

No hay a quien culpar
del sentir a flor de piel;
cuando juegas a soñar...
hasta en la amargura está la miel.

Aquí estoy
Se ha vertido en esta página
la gran necesidad
de anegar las heridas
que hasta hoy no he podido sanar.

Verter en este aire cansado
suspiros que no me dejan respirar,
dejar de sostener entre mis manos
mi alma fatigada en medio
de la oscuridad;
dejar de creer que es delicada la tristeza,
que resulta fácil llorar,
que el dolor no es violencia
cuando en mi interior parece estallar.

Verter en un instante fugas
las caricias invisibles,
las ansías cáusticas
de lo que nunca será.

Dejar ir entre las lágrimas
el dolor que con nada se va,
dejar de acariciar los sueños de humo,
las ilusiones que enamoran
incluso sin tocar.

Para que esperar más de la vida?
si todo cuanto he querido me lo ha negado,
nunca anhelé más de lo que creí que merecía,
ni tomado más de lo que se me ha dado.

Sería tan fácil poder abandonar
las ilusiones, los sueños,
las penas y el dolor;
ceder a la angustia, a la locura,
y perder la razón;
caer en brazos de la eternidad,
y agradecer...ya no desear más
y abandonar la esperanza adherida
al corazón.

Sería tan fácil,
pero aquí estoy...
sabiendo que las heridas me hacen fuerte,
que en el infinito caos de mí soledad,
de mí debilidad estoy plenamente consciente;
pero sabiendo que quiero vivir el hoy,
dejar atrás el ayer,
vivir en consecuencia
de los riesgos que tome,
aún cuando la vida me tumbó
y no supe caer.

Aún
A veces me pregunto si pude haber hecho más,
si te di el tiempo suficiente para hacerte saber
que si me importabas, a veces me reprocho
no haberte dicho lo que muy dentro guardaba
por miedo a que sonase como una despedida
mientras en un punto muy lejano se perdía tu mirada;
en un intento de evadir la realidad para alejarme
del sufrimiento que en el aire se palpaba.
!Me aleje de ti¡,
porque verte así más tiempo ya no podía,
eras valiente porque pese al dolor te aferrabas a la vida,
pese a tus caídas siempre te levantabas
con la convicción de que todo mejoraría,
entonces anhelé ser tan valiente como tú
y en mi esfuerzo, porque no me vieses llorar,
no me quedaba más que escuchar en silencio,
caer pedazo a pedazo mi corazón
que después a solas intenté rearmar.

No hay remordimiento alguno en mí,
te di todo lo que te pude dar y quizás no fue suficiente "algunos dirán",
yo digo que existen mil maneras y cosas que dar,
de las que el resto del mundo no se entera y solo sabe juzgar;
no te fijes, si en algún momento me sientes llorar
será porque estoy sanando las heridas que solo quedan
cuando se ama de verdad.

Te confieso que creí que pude estar más presente
pero no habría podido y hoy !lo sé¡,
voy a atesorar los momentos que compartimos
como aquella tarde cuando había tanto que decir
y en la que ambos coincidimos que a pesar de nuestras diferencias,
a pesar de que no siempre estaremos de acuerdo,
somos familia y que los problemas no son sólo de uno...!son nuestros¡

Parece que el tiempo aún sigue pausado
que te digo hoy que no sepas ya,
aún no encuentro la manera de hablar de ti
sin ceder a los impulsos de llorar,
entiende que nunca pude lidiar con el dolor;
que nunca aprendí a enjugar mis lágrimas,
que son pocas las personas que ocupan un lugar en mi corazón,
que a veces creo que por nuestros caminos habituales te voy a encontrar,
que todos los días te pienso y al ver tu fotografía me es difícil
aceptar que ya no estas... me queda el consuelo
de saber que viviste con intensidad los joviales años de tu vida,
que diste pasos gigantes de esos que dudo mucho pueda dar yo...
sé que nos encontraremos en la eternidad algún día

y en ese momento, más feliz que tú... !solo yo¡

Biografía
Eliana Requenez (Ely)
Nació en Nicaragua (1989), enamorada de la poesía desde los 12 años de edad, entonces escribió sus primeros versos, escribir es catarsis, es su mejor pasatiempo. Estudiante, amante de la naturaleza, los libros, el arte en general.
Instagram @_rlr9
Twitter @_ELYII3

Comentarios

  1. Simplemente maravilloso, cada letra, cada frase lleva una fuerza inevitable que transmite amor, tanta dulzura, pasión y ternura una mezcla de emociones. Es un ser adorable y con un talento inigualable al expresar sus sentimientos, en cada verso que leo me lleva a un viaje dentro de su mundo y es realmente mágico. Afortunados aquellos que están en sus letras!
    Que siga creando magia con más versos, seguro todos serán Belleza Mayonesa 👏😆🤗☄

    ResponderEliminar

Publicar un comentario