Ir al contenido principal

José Vásquez Dulce (Ecuador)


Cuando leo los poemas de José, me dejo llevar para estar en paz y no sufrir aunque mis alas estén rotas y la piel arda con ese fuego que no cicatriza. Vásquez es el poeta que rompe el silencio, sus letras son el grito de lucha para dejar de ser invisible, aunque se cuestione así mismo sí lo que escribe es poesía. Sus palabras le darán el sitial que reclama en la sociedad y todas las puertas se abrirán para aquellos que de una u otra forma fueron desterrados.

Ella
No es aquella que todo el mundo dibuja, 
con capa, 
haz y cuervos a tu alrededor, 
mientras de un picotazo devoran tus ojos.

No es aquella
de la que todo el mundo huye
mientras otros simplemente
se dejan llevar de la mano
para estar en paz y no sufrir.

Ella, no es ese sueño profundo
del que todo el mundo habla
pero sí el miedo que tengo
de perder lo que quiero.

Muchas veces rezó un Padre Nuestro 
un Ave María para que ella no aparezca 
para que santos dioses y vírgenes me protejan 
y hagan más demorado su llegada.

Me he salvado de ella desde que nací,
siento que tengo una deuda con su hermana la vida.

Cuando toque irme
recogeré cada paso
visitaré los lugares que no alcance a ir
y dejaré a medias mi grito de lucha
para dejar de ser invisible.

El ángel desterrado para sufrir en el Apocalipsis
El ángel, después de haber sido desterrado del paraíso, estaba viendo como el mundo donde fue a dar, comenzaba a desmoronarse, hogares disfuncionales, niños violados, jóvenes en drogas, madres maltratadas asesinadas mutiladas, hombres alcohólicos en medio del mar de palabras blasfemas.

El ángel lloraba todas las noches, aunque fue desterrado no perdía la fe en Dios, sentía que su piel ardía con ese mundo, sus alas estaban rotas.

No podía hacer otra cosa, tenía que estar con los mundanos, aunque eso le cueste lo poco de vida que le quedaba.

¿Lo que escribo es poesía?
Los escritos que hago a media noche, cuando las ratas
pasean libres en el Boulevard 9 de octubre
¿son poesía?

Los escritos que le hago sobre borrachos, putas, personas con discapacidad, niños, muertes, ángeles y demonios no son leídos por críticos literarios.

Sigo siendo invisible
esto de darle voz a los demás
ya no funciona,
mis poemas
no tienen el auge que los demás,
están por debajo
en cambio
la lujuria,
las drogas
el miedo tienen mejor puesto que el yo.

A veces me pregunto
¿lo que escribo es poesía?
no lo sé, porque aquí nadie me dice nada sobre mis textos.

No escribo para tener un premio un reconocimiento
pero si escribo para al menos ser visto
no como un ejemplo de poeta cutre
pero si como un poeta que rompe el silencio y se la pasa reclamando a la sociedad su lugar.

He decidido muchas veces dejarlo,
no como una advertencia de suicidio de una pasión que nació de la nada
sino como una forma de despedirme de algo que tampoco funcionó,
para no estar todas las noches preguntándome ¿lo que escribo es poesía?

Biografía
José Vásquez Dulce, 29 años (Guayaquil-Ecuador)
Licenciado en comunicación social, escritor poeta juvenil, parte del taller Literatura en movimiento y del Festival Internacional de Poesía de Guayaquil "Ileana Espinel Cedeño".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t