Ir al contenido principal

Aurora Cervantes Casares (Ecuador)


Aurora, la poeta del amor. Sus versos nos invitan a cerrar los ojos, apretarnos los labios. En sus letras encontramos un regalo que viene acompañado de la frescura sonrosada, que solamente da la caricia del viento de los páramos. En sus textos su voz nos llama, y el silencio se vuelve chocolate cuando hemos sido los elegidos de presenciar el milagro de sus palabras, conmoviendo a placer nuestros cuerpos ávidos de lectura.

Quería
Quería ser poeta del amor,
del paisaje, 
de la luna,
de la noche,
del amanecer.
Me repugnaban,
me irritaban los tristes,
los amargados que decían
NO a todo.
Quería ser poeta y...
se me atoraban los sueños.
Las palabras se quedaban mudas,
el lápiz quieto. 
Solamente una sonrisa de idiota
queda ahora floreciendo en mi cara
vieja,
de poeta.

Me gustas
.......me gusta oír
lo que cuentas
en silencio.
Me gusta oír lo que callas,
me gusta oírte sollozar,
me gusta verte
caminar,
correr,
reír,
cantar. 
Definitivamente !Me gustas!

Te traigo un regalo
Te traigo de regalo
una estrella para tu cielo.
Cielo!
Aquel que guardas
escondido y que nadie conoce.
Aquel al que subes
solamente, cuando
sin lágrimas lloras.
Aquel en que
silenciosa, cantas.
Aquel, al que suplicante
de perdón llegas.
Estrella pequeñita blanca
puntito de luz
para que sólo
tú la veas.

Quieta
Inventando tu presencia
para mí.
Oyendo tu voz
llamándome.
Inventando tu sonrisa
para mí.
Quieta,
permanezco estática
sin respiro siquiera
y, a pesar mío
te esfumas,
dejando solamente
mis ojos cerrados,
mis labios apretados
y,
tu ausencia
en mi dolor.

El elegido
Siempre amé
a Jesús.
Aprendí a amar
a Judas.
El elegido para ser maldecido
De quien aprendí más?
Que sé yo.

El segundo baile
La Manuela está linda. Tiene la frescura sonrosada, que solamente da la caricia del viento de los páramos. Con la piel color de chocolate claro. Con la sonriente cara, enmarcada por el negro pelo, abrillantado, por el siempre pasar de la mano mojada en el agua fría de la acequia transparente.

"Como murmulla el río,
como ríe la montaña.
El suave canto del mirlo
tiernamente le acompañan"

Paso por allí el amor y cubrió de besos, el cuerpo virgen de la Manuela.
No es mas una niña. La hierba verde floreció con su sangre derramada.

"Como murmura el río,
como gime la montaña.
El suave canto del mirlo,
dulcemente le acompañan"

Cuanto miedo esconde! Si supieran su verdad. Se palpa el vientre con las dos
manos.
Esta llenito, redondo apenas.
Si es una vida la que guarda dentro suyo.
Le llena la ilusión el alma y ya nada mas le importa.
Será lindo?
Cuando llegará?
Quisiera ver el color de los trigales en su pelo. El cielo en sus ojos.

"Como solloza el río,
como llora la montaña.
El suave canto del mirlo,
suavemente le acompañan"

Es la Noche Buena. Algo extraño le sucede. No es un dolor, es un milagro lo que conmueve su cuerpo. No sabe si avisarle a la mamá. Se queja despacito, despacito.
Pero... allí esta la madre siempre alerta. Despierta a su marido y con él se llevan a la Manuela, atravesando por el chaquiñan y cruzando el llano.
Van en busca del médico. Un joven, casi un niño que está haciendo la rural en el pueblo.
Se quieren apurar, pero no pueden. Corre el padre... la madre queda junto a la niña, esperando en la mitad del potrero.
-Que regresen pronto!
Por fin llegan sudorosos y fríos.

Prende el padre una chamiza.
A lo lejos cantan los gallos.
La media noche se ha ido. No esta ya... clareando el cielo, se asoma el día.
Todos serenos, callados, sin saberlo, rezan.
De pronto, un llanto que se hace fuerte, hace latir duro golpeteando el pecho, el corazón del médico arrodillado, del padre en cunclillas, de la madre de pie.
La niña con la frente iluminada.
-Es varón! Le llamaran Manuel.
El milagro se hizo realidad... tiene la piel de chocolate claro y... el cielo en sus ojos, solamente, que cuando es de noche y brillan encantadas las estrellas.

"Como susurra el río,
como arrulla la montaña.
El dulce trino del mirlo,
ahora entona una nana!

Biografía
Aurora Cervantes Casares, una mujer notable, podía haber nacido cualquier día de cualquier año de cualquier siglo, de cualquier milenio. Es un ser sin tiempo. Y aún hoy, en sus actuales y cronológicos sin número de años, sigue en crecimiento.

Comentarios

  1. Maravilloso!!! No solo despierta mi alma que a veces siento se encuentra en lontonanza, también despiertan mis sentidos y las ganas inmensas de seguir viviendo y de seguir leyendo las profundas palabras de mi escritora favorita, mi Aurorita!!!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. mi despertar al asombro de cada dia es mi vida. Ahora eres tu otro Loquito mas, mi nuevo amigo el que pone alas a mis sueños

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Isabel Salas Domínguez (Venezuela)

La poesía de Isabel desnuda el verso sabio. Salas nos acaricia con cada texto y nos invita a fantasear con sus poemas eróticos. Sus letras nos cortaran la respiración, acelerará nuestra cadencia hasta ser cómplice de tanta desnudez porque su lírica nos llega encendida. El olor a carne, el fruto complaciente, todos los verbos gozando, nos liberarán de la sumisión hasta conocer esos mares prolongados del deseo. Abro la boca en gloria bendita para ti abro la boca acumulada desnudo el verso sabio verso jugoso que llena mi verbo aflorado verbo lamido que moja tu garganta fruto meloso complaciente mieles queridas que trepan a la boca por los dedos al pasearlos por la flor caliente al bañarlos de brío dedos rendidos entre los pliegues mieles sostenidas en las puntas mieles que abren las bocas bocas saciadas de mieles abro la boca en gozo deleitado para ti busco el bocado fuerte abro el sexo prendado en tu boca acomodo el verbo servido poso en tu boca