Ir al contenido principal

Jorge Santtori (Ecuador)


La poesía de Jorge es el rayo que revive el espíritu. La lectura de sus versos nos puede llevar desde el inmundo viento de la desolación hasta el cálido refugio para los amantes peregrinos. Aunque nadie está exento de caer en desosiego, de palpar el dolor en primera línea, sus palabras nos dan esperanza porque puedes amar con más fuerza que nunca antes y al final todo lo malo después de un tiempo es el motivo para brindar. Salud!!!

Sólo pienso en ti
Dulce luna de este otoño febril.
A diez años de su ausencia consumada.
Por traerme de imprevisto el perfume de sus besos,
perfora su corazón y cuéntale:
Que esta herida,
por falta de latidos,
ha permanecido abierta.

El sol no brilla desde que se fue.
Las flores no bailan desde que se fue.
Muertas están las golondrinas desde que se fue.

Persianas, cortinas.
Y una puerta inservible.
Pasto, asfalto.
Y una calle solitaria.
El cruel impase de la enfermedad
El inmundo viento de la desolación.
El atroz llanto de la muerte
Es todo lo que sin ella tengo.

Sólo el alquitrán la dibuja en la ciudad
Sólo el vino la pinta en mis palabras.
Sólo, y solo, pienso en su regreso.

Sombras, silencios,
y una ansiedad insaciable.
Miedo, oscuridad,
y una misantropía larvaria.
El protervo látigo de la pandemia
El abyecto síndrome de Estocolmo.
El procaz panóptico del encierro.
Es todo, lo que me queda sin ella.

Trémulo rocío de este frío abril.
A diez años de mi cobardía prolongada.
Por devolverme inopinado el sonido de sus sueños.
Penetra su alcoba y cuéntale:
Que mi alma,
mientras no sienta sus latidos,
permanecerá,
por siempre desierta.

Burning Heart
El sueño no vendrá,
Se quedó en el quirófano.
La mandíbula es como un yunque
anclado a tus orejas.

Tus ojos son líneas cerradas
Que titilan perdidas dentro de
la bóveda del ayer.

Hace diez horas la sangre
inundó tu boca.
Hace diez horas la luz
se apagó.
Hace diez horas
te contaron hasta diez.
Fueron hace diez horas,
los besos tristes de mamá.

La sangre regaba tus cejas.
Los dientes mordían la derrota.
Las luces de las odiosas
cámaras fotográficas
te apuñalaban el corazón ardiente.
El referí, hace diez horas, te susurró:
Tranquilo mijo. Todo ha terminado.
 Y Mamá, hace diez horas, derramó
su amor irreductible sobre tus lágrimas.

Gritos por doquier.
Manos extrañas intentaban levantarte.
Felicidad en caras apenas perceptibles.
Del otro lado,
El Pantera.

de verdad lo abrazaste sin rencores.
Aunque la verdad no querías hacerlo.
Fue mejor, fue mejor, de verdad.

¿Y el miedo?
Se quedó en el quirófano,
Agazapado en un rincón
junto a tu orgullo.
Los amigos que te acompañaban
cuando eras un puberto loco
te destinarán su lástima
Su piedad y,
ya no caminarán seguros junto vos.

De golpe,
los ojos se abren

5…
…6
7…
…8
nuee…

Y un rayo te revive el espíritu.
Y de la garganta el cansancio se esfuma.
Alcanzas a mirar sobre la soga
los labios de Carolina y junto a ella,
los ojitos verdes de mamá.

Rendirse es imposible.
No habrá reproches en el quirófano.
tu mandíbula es como piedra
fondeada a la montaña.

Tus manos son martillos
que funden el acero sobre la
fragua ardiente del coraje.

En diez minutos la campana
replicará en el vacío.
En diez minutos la cabellera
de Carolina te cobijará.
En diez minutos
Todo acabará.
Y en diez minutos,
los abrazos dulces de mamá
te protegerán,
de todo. 

Otro día sin ti
Virgen de mentiras
Madre de seis.

Otro día sin tus piernas exquisitas,
sin la fragancia a familia
que es el cálido refugio
para tus amantes peregrinos.

Fui eso…
¿Un corcel,
una borrasca?
¿La imparable vorágine
de verdades sin bozal?

Otro día sin la humedad constante
de tus labios,
sin la furia de tus caderas lozanas
que son como miel para los zánganos.

Eras eso…
¿La hembra cerril,
la ubérrima tierra? 
¿La niña incestuosa
transformada en boyante dama?

Diosa de papel.
Dueña de las flores.

Otro día sin tus manos arrugadas
Sin el sudor de ese cuello de cisne
que fue el elixir secreto
de mi talante.

Fui eso…
¿Un tronco joven,
una pilastra maciza?
¿La lengua de serpiente
que envenenaba tu flor?

Señora Guess.
Doña Mac.

Otro día sin tus perfectos dientes.
Sin ese canto de sirena
que ha hundido en un mar de lágrimas
a más de un bucólico navegante.

Sogas y vigas
Papelitos sin nombre.
Flores sin nombre.
Peluches polvosos.

Fotografías sin rostros.
Videos sin rostros.
Carteles deslucidos.

Camas vacías.
Calles vacías.
Espejos rotos.

Salones vacíos.
Patios vacíos.
Memorias olvidadas.

El hijo del doctor
ha salido al jardín.
Crispadas hojas caen sobre
un mar de vida.

La negra tarde se aproxima
trayendo la certeza
de una vida distante
dónde era feliz.

Botellas nuevas.
Botellas viejas.
Cigarrillos oxidados.

Cuchillas mochas.
Chuchillas afiladas.
Muñecas sangrantes.

Emisoras sordas.
Emisoras mudas.
Narcóticos urgentes.

Sogas y vigas preparadas
Sogas y vigas contundentes.
Al fondo del zaguán… la Luz.

El inmortal
I

Pichones sonrientes
dejaron agrietar tu carne
con la afilada hoja de un puñal.

Sentado en la vereda del purgatorio
pedías a gritos el canto de las balizas.

“Ñaño no te mueras”, clamabas a la madrugada.
“Ñaño no te mueras”, te decían también.

II

Bajo el trole, tu pierna enjuta se crispó
como yerta hoja marchita por el otoño.

De nuevo el canto de las balizas.
Otra vez tu madre, otra vez tu padre.
Otra noche de insomnio en el hospital.

El frío y solitario pasillo
fue lo último que viste
antes de aquel misterioso coma.


El día que despertaste,
los rostros de tus amigos no tenían forma.
Pero te paraste,
saliste
bebiste
Y amaste, con más fuerza,
que nunca antes.

III

Chilibulo, el barrio alto
te vio crecer y ahora,
las cicatrices
y el coma
y la puñalada
y el trole
y los pichones…
nos dan risa,
pues todo lo malo
después de un tiempo
es el motivo para brindar. 

Biografía
Jorge Santtori, 14 de julio de 1991, Quito Ecuador. Hijo de madre otavaleña. Cursó sus estudios en la primera escuela del Ecuador, el Colegio Mercedario San Pedro Pascual. Director literario de la edirorial PlumAndina.  Comunicador Social por la Universidad Central del Ecuador. Seleccionado nacional y provincial de Boxeo. Poeta y Novelista. En 2019, publicó, “Las primeras Flores” y “Luna de Fuego”  en 2020.

Como influencia máxima para sus letras tiene el precioso orgullo de haberse encontrado con Poe, Rubén Darío y Hugo Mayo. Está próximo a publicar “No me sueltes” y “Medina y el Mar”, ha participado en varios encuentros de poesía dentro y fuera del País. Ganador, por tres años consecutivos del concurso intercolegial de oratoria y declamación, escritura creativa y cuento leído organizado por el Municipio de Quito. Amanté acérrimo del blues y de las aves. 

Comentarios

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Difícil pasar de la primera estrofa, conociendo que el mencionado autor es un ser humano bastante falto de empatía y con complejo de "la divina de la esquina".
    Es como leer notitas de amor de Blake Fielder-Civil a Amy. Pero, ya digo yo, subjetividades mías. Pues, no pasé de la primera estrofa.

    ResponderEliminar
  3. El uso infame de las palabras no podrán empañar las acciones viles que comete un ser humano. He ahí un ejemplo.

    ResponderEliminar
  4. El uso infame de las palabras no podrán empañar las acciones viles que comete un ser humano. He ahí un ejemplo.

    ResponderEliminar
  5. No me sorprende que después de haberle conocido en la adolescencia y saber que era el típico guambra hecho el galán que se paraba en la esquina de los colegios y que andaba con una y con otra chica, ahora sea tan osado y se permita escribir este tipo de ¨poesía¨, me dio risa, me hizo entender que por más idiota e imbécil que seas, puedes mentir en forma de versos.

    ResponderEliminar
  6. Salud por el poema, pues que hipocresía. Es como leer a Charles Manson ofreciendo dulces versos a Sharon Tate. jajaja ridiículo, patético y escalofriantemente hipócrita. Salud pues ! 😒

    ResponderEliminar
  7. No con todas las palabras del mundo queriendo parecer una persona con sentimientos
    La historia de su vida demuestra lo contrario
    Su palabrería no tiene ningún valor en comparación a sus actos

    ResponderEliminar
  8. Jessy
    Ni con todas las palabras del mundo queriendo parecer una persona con sentimientos
    La historia de su vida demuestra lo contrario
    Su palabrería no tiene ningún valor en comparación a sus actos

    ResponderEliminar
  9. Salud por este poema, pues que hipocresía. Es como leer a Charles Manson ofreciendo dulces versos a Sharon Tate. jajaja ridiículo, patético y escalofriantemente hipócrita. Att: Gabriela

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Isabel Salas Domínguez (Venezuela)

La poesía de Isabel desnuda el verso sabio. Salas nos acaricia con cada texto y nos invita a fantasear con sus poemas eróticos. Sus letras nos cortaran la respiración, acelerará nuestra cadencia hasta ser cómplice de tanta desnudez porque su lírica nos llega encendida. El olor a carne, el fruto complaciente, todos los verbos gozando, nos liberarán de la sumisión hasta conocer esos mares prolongados del deseo. Abro la boca en gloria bendita para ti abro la boca acumulada desnudo el verso sabio verso jugoso que llena mi verbo aflorado verbo lamido que moja tu garganta fruto meloso complaciente mieles queridas que trepan a la boca por los dedos al pasearlos por la flor caliente al bañarlos de brío dedos rendidos entre los pliegues mieles sostenidas en las puntas mieles que abren las bocas bocas saciadas de mieles abro la boca en gozo deleitado para ti busco el bocado fuerte abro el sexo prendado en tu boca acomodo el verbo servido poso en tu boca