Ir al contenido principal

Luis Carlos Mussó (Ecuador)


La poesía de Luis Carlos secuestra el instante y lo retiene en el eterno presente. Sus textos son el arte mayor, se han vuelto patrimonio de lo irrepetible. El universo enmudece y dejamos de temerle a la muerte. Su palabra es la invitación a intentarlo todo, nos detendremos en su orilla y la memoria se arqueará mientras la lluvia limpiará las penas del alma.

De Meste de altanería (2016)

Uno
un resuello que deshoje las ásperas orillas del miedo / que amenace –como la belleza, o como este cortocircuito que quiebra mi tórax– desde sus ámbitos hostiles, encharcados en alcohol desnudo sobre un rostro que se aleja / un resuello de alcurnia adulterada que me haga sobrevivir a los herrumbrosos hiatos del amor / y que desvencije la memoria en su lenta deriva similar a lechuguines en la ría / uno que contenga los saberes herbolarios de los abuelos, que secuestre el instante y lo retenga en eterno presente / que enmudezca como el universo que contienen estas manos estriadas / un resuello, como el silencio

Dos

lengua habitada, lengua torcida, lengua suspensa: no me seduce si me alcanza su mundo trunco. la mañana me halló lidiando con el arte mayor de la muerte (soy patrimonio del surmenage, nadie se recuesta junto a mis muertos en sus ataúdes de pino recién derrumbado, ni les talla la noche en los párpados,  aunque la hayan ganado).

Tres
intentaron arrancar la maleza que crece en las junturas de mi infancia (el sueño de la enfermedad produce monstruos), con pinzas intentaron extraer la piedra del olvido, aún se extravían las calles y los nombres, alguien dice que es compasión del universo (ebriedad antes de  la muerte), atando un cordel alrededor de mi índice, gutapercha en las tuberías de la memoria y lluvia despedazada, todo, todo lo intentaron. 

Cuatro
la memoria se arquea como oruga fosforescente que domina el despojo (te escribo a pesar de que no existes, fantasma), la peste del olvido convoca con mórbida herramienta, me disgrega con las sospechas del test Rorschach, iza nombres remilgosos entre mis (nos)otros como marionetas: cuando creo utilizarla, la peste me utiliza.

Cinco
en ausencia del mundo, el arte degenerado con rostro flameante como tablero de Rolls Royce Phantom, sabiéndome lejos del maderamen de tu espalda, para qué temer a la muerte si es creación de la mosca tsé tsé, para qué encallar si llegará un resuello que deshoje las primeras orillas del miedo, que limpie como la lluvia mi mirada, y me haga sobrevivir a los hiatos del amor, uno que anuncie el primero de los resuellos, un resuello como el silencio.  

Biografía
Luis Carlos Mussó (Santiago de Guayaquil, 1970) ha publicado los 12 poemarios, entre ellos Propagación de la noche (2000, premio César Dávila Andrade), Tiniebla de esplendor (2006, premio Jorge Carrera Andrade), Evohé (2008, premio M. I. Municipalidad de Guayaquil), Cuadernos de Indiana (2014) y Mea Vulgatae (2014, premio Jorge Carrera Andrade).
También las novelas Oscurana (2011, novela, premio Ángel F. Rojas y premio Joaquín Gallegos Lara) y Teoría del manglar (2018, premio Miguel Riofrío), Épica de lo cotidiano (2013, ensayo) y Rostros de la mitad del mundo (2015, semblanzas, premio José Peralta).
Corresponsable, con Juan José Rodinás, de la muestra de poesía ecuatoriana Tempestad secreta (2010). Editó y prologó las antologías La astillada sombra de Sodoma (2013) y Sangre de spóndylus (e book, 2015).
Doctor (c) en letras por la Universidad de Alicante, se desempeña en la cátedra y periodismo. Sus colaboraciones han sido traducidas y editadas en siete lenguas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t