Ir al contenido principal

Mario César Quintero (Ecuador)

Cuando nos sumergimos en la voz poética de Mario César la vida vuelve a ser plácida, vuelve a ser aquella rosa sin espinas. Sin duda sus letras nos ubican en el punto donde el espacio y el tiempo se hacen compañía para disfrutar del camino. Pasaremos cada página para llenarnos de sensibilidad y nos quedaremos con ese sabor agradable que nos da una buena lectura.

Sin título
Con tu compañía he disfrutado el camino,
a ratos, a destiempo...
Tus noches y las mías,
tus días que no son tus días;
pasando cada página como pasa la vida
me has llenado de ti solo por quedarte. 
Y te digo gracias. 

Gracias por todo este tiempo de confidencia, 
de complicidad sin diálogo, sin verte el rostro.

Se acaban las últimas letras que me alegran el alma 
porque ya no son mías.

Son tuyas.

Mirada
Que te unió a mí
Y, balbuceando, dijo todo de ti…

Ventana de tu interior,
mirada para reconocer que yo puedo ser alma en tus ojos,
la misma que cambia con el dolor,
que se apaga, que se pierde, que se borra.

Mirada que se quedará por siempre en mi memoria y en ti.

Ausencia
¿Qué es, cuando miro a lo lejos, esa luz que se refleja en la tersa silueta de
tu mundo, ese bocado dulce de tus labios, que piden, que sienten, que
piensan?
Piden un recuerdo, como tu carne y tu esqueleto.

Ausencia, no estar, dejar de estar siendo, 
permanecer sin estar, sin sentir, sin nada por hacer; 
dejarse estar para que todo vaya muriendo, 
muriendo en ti, muriendo en mí, 
¡no te permito la ausencia! 

¡Me rehúso a tu ausencia, vuelve a ti, amada mía, quédate aquí! 
Y llévame.
Dentro de ti y contigo.

La magia del silencio
¿Cómo les cuento que estar conmigo no es estar solo?
¿Cómo les cuento que me dicen que estoy solo como si la nada no existiera
¿Cómo les digo que ese estado, espacio y tiempo, son los instrumentos
mágicos del alma?
Estoy donde el espacio y el tiempo son la vida y también la muerte.
Y, cuando la muerte llega, dejan de existir y todo se vuelve vida.

El espejismo
Hoy he visto a través de ti.
Dejaste de ser la que por nombre y apellido te correspondía.
He visto a otra persona, 
eres alguien más que no reconozco en tu propio cuerpo.
Me paralizo.

¡Despierta de ese mal sueño y vuelve a ser el espíritu noble 
y con el ánimo sereno, sin amor en tus vísceras!
No importa, es lo de menos.

¡Despierta de ese sueño, te tiene perdida, te desconocemos! 
Vuelve a ser plácida, vuelve a ser aquella rosa sin espinas.
Por favor, dime que es un espejismo o despiértame con un beso, 
¡júrame que es un sueño!

Biografía
Mario César Quintero nació en Guayaquil en 1971, ahí se creció y años más tarde cursó sus estudios universitarios en la Universidad Católica Santiago de Guayaquil para obtener el título de médico. Luego ingresó a la Universidad de Buenos Aires, Argentina donde obtuvo el título de Otorrinolaringólogo y Fellowship.
El gusto por la escritura creció de la mano con la lectura a través de los años. Ahora es una de sus pasiones y el libro “Amar sin palabras” de La Editorial la Madriguera junta a dos de ellas: la escritura y la pintura.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Isabel Salas Domínguez (Venezuela)

La poesía de Isabel desnuda el verso sabio. Salas nos acaricia con cada texto y nos invita a fantasear con sus poemas eróticos. Sus letras nos cortaran la respiración, acelerará nuestra cadencia hasta ser cómplice de tanta desnudez porque su lírica nos llega encendida. El olor a carne, el fruto complaciente, todos los verbos gozando, nos liberarán de la sumisión hasta conocer esos mares prolongados del deseo. Abro la boca en gloria bendita para ti abro la boca acumulada desnudo el verso sabio verso jugoso que llena mi verbo aflorado verbo lamido que moja tu garganta fruto meloso complaciente mieles queridas que trepan a la boca por los dedos al pasearlos por la flor caliente al bañarlos de brío dedos rendidos entre los pliegues mieles sostenidas en las puntas mieles que abren las bocas bocas saciadas de mieles abro la boca en gozo deleitado para ti busco el bocado fuerte abro el sexo prendado en tu boca acomodo el verbo servido poso en tu boca