Ir al contenido principal

Marta Jazmín García (Puerto Rico)


La poesía de Marta es gravitante, diría que el antídoto a los miedos que habitan en la boca. Su palabra es un troquel del infinito, donde el silencio se vuelve altivo, acariciando la vida en modo supervivencia. Al leer a García sentiremos esa cercanía con el suspenso, su lenguaje nos morderá y no sabremos si fuimos agua o fuego.


                                                    ...lucharé hasta que me reconozcan vivo.
                                                                                     -Juan Luis Martínez

Sobrevuelo
Dentro del cuerpo
también crecen las palabras 
que diremos algún día.

Crecen con nosotros los rasgos
de la muerte que tendremos:

        fin de agua o fin de fuego

Solo sabemos del murmullo del suelo.
Caminamos a su paso
como raíces que sueñan.

Los pájaros no saben
que decimos estas cosas.

Desde el cielo,
nuestra súplica no es luz 
ni profecía.

Ellos
solo ven un árbol
y una sombra.

Último día 
Si la palabra es un troquel
del infinito

y así nos fuimos repitiendo
en pequeñas formas
desiguales.

Si somos heridas
que coagulan el retorno,
epigramas convexos,
tácitos subterfugios
que se agotan.

Si somos el listado de nombres
y la hora exacta
de un desprendimiento:

—Hágase el principio.
—Hágase la nada.

El mundo                 
siempre ha existido
por una palabra.

No sé otra forma de decir
antídoto
vuelo
valentía.

Me sale pronunciar
culebra
araña viuda
pájaro muerto
vacío.

Sé muy bien que la realidad sucede
primero que sus nombres.
y que antes de la formación del mundo
ya habitaban los miedos
en la boca.
así en su forma real
de letras no concebidas.
en sus cuerpos sin inventar
fríos
estampados
peludos
cóncavos
gravitantes.

El lenguaje siempre ha sido eso:
una procesión de animales peligrosos
que no nos atrevemos
morder.

En suspenso
Hay una cierta gradación
en los lamentos.
Como un cuerpo 
que es más pesado que otro
o una ausencia más hueca.

Se habla incluso 
de fechas específicas:
nacimiento
espesor
caducidad
muerte prematura.

La memoria es una cercanía
en suspenso, que sonríe
sus tristes anaqueles.

No sabemos el peso del dolor
hasta que un día
no pesa.

La mañana despierta
sobre la piel de mi gato.
Líneas de luz
en la ventana
filosas y horizontales
de tiempo
le van desollando
tiernamente
su silencio altivo.

Morir así
también es el gesto de supervivencia
(entre) cortado y caliente
que acaricio.


Biografía
Marta Jazmín García es una poeta y educadora puertorriqueña. Ha publicado Luz fugitiva (2014) con Ediciones Callejón, además de textos críticos en revistas y sitios especializados. Se dedica a la enseñanza de la literatura a nivel universitario y forma parte del programa de Lengua española y sus literaturas, de la Facultad de Filología, de la Universidad Complutense de Madrid. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t