Ir al contenido principal

Noel Alonso Ginoris (Cuba)


La poesía de Noel ha nacido para ser devorada. Sus letras perduran en la memoria y siento el alivio de sus versos, pues alimenta el silencio que necesita mi paz. Su palabra se hace movimiento, tanto el llanto como la tristeza se habrán ido y nunca olvidaremos su nombre.   

...del libro Las Alimentadoras (inédito)

I
hoy
se espera el nacimiento
de las mandrágoras
para devorarlas
de una vez

es necesario espantar
las moscas
del hambre

quién ha sembrado
el milagro del país
que ya no existe
dónde la salvedad
el báculo
o la sospecha

hemos olvidado
los altos nombres
las moscas terribles
y el alimento
que no nace.

II
hay que bajar a la calle
y buscar la palabra acostumbrada
para nombrar el alimento

quién bajará
quién mira desde arriba
dime tu edad
qué nombre tiene
lo que muere.

III
están muriendo
los ciervos
dulcemente
la angustia
por la carne
perdida

qué es la perdurabilidad
con qué raspo el olor
de las substancias
quién piensa
por esta hora
en el movimiento
de las bocas.

IV
cualquier palabra
jardín
astillas
filo
garganta

dónde está el alivio.

V
te doy al alimento
compongo:
silencio / llanto /
silencio / silencio /

la tristeza
compuesta con el alimento

vacíos
compuestos in absentia de.

Biografía
Noel Alonso Ginoris. Cárdenas, 1995. Cuba. Escritor, editor y traductor.
Mereció la beca de escritura Can Serrat, Barcelona, otoño 2020, por su obra de teatro Antífona o la terrible repetición. Ha publicado entre otros, los libros Como un monte que derrumba (KDP Amazon ediciones, 2020; Andesgraun Ediciones, Chile, 2020, en proceso de reedición), ética a garrotevil (El Taller Blanco Ediciones, Bogotá, Colombia, 2020); Este es el lugar de ti (Ediciones 3k, México 2020, en proceso de edición). Ha trabajado en la traducción de diversos autores del caribe, su último trabajo en espera editorial es la traducción al español del libro Man to pan, del guyanés John Agard. Actualmente trabaja en la traducción al español de la poeta griega Kikí Demulá.
Varios textos de estudios literarios de su autoría y varios de sus poemas aparecen en diversas revistas dentro y fuera de la isla de Cuba.
Actualmente vive en Centro Habana y el calor le parece demasiado. Cuida los corazones de la hiedra. Le teme a las islas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t