Ir al contenido principal

Blanca Salcedo (Argentina)



La poesía de Blanca prende fuego al cielo. En sus versos agonizaremos de placer y transitaremos desvelados. Sus palabras siguen la línea del instinto. Su mano insiste en escribir aunque el panorama se vuelva hostil hasta asesinar toda oración. Si pudiéramos llorar inundaríamos el mundo pero mientras Salcedo escriba con valentía, en sus letras nos abrigaremos de optimismo.

Ciega
en total oscuridad escribo a ciegas
sigo la línea del instinto
retorno al modo ancestral
me vuelvo salvajemente hostil

la fogata en la piedra
es lanza con negros filos
… un altar de llama latiendo…
sobre sus profundas grietas pondré
toda esta sangre que me estorba

Nunca más
Entonces éramos vírgenes
porque aún no nos violaban con fusiles
el amor era paz… la guerra tema de películas
genocidio una nueva palabra
que nos asombraba en las escuelas

Entonces llegaron los monstruos
montados en autos verdes
armados de palos, gases y picanas
… y aprendimos a vivir con miedo
fuimos rehenes en nuestra propia tierra
nos silenciaron hasta el pensamiento
buscamos con pañuelos blancos
         la carne mutilada
         y los amores arrojados al mar
rastreamos la semilla
         con armas de papel…

Interminable tiempo de penumbras…

Pero un día
         reciclamos la vida
         reacomodamos el paso
         hicimos un canto del nunca más
ingenuamente, creímos, que era para siempre
Pero los perros…
         aún afilan los colmillos
         bajo este suelo albiceleste
tan nuestro…tan herido de muerte

Reverso
I
mientras el techo gira en blanco
agonizo en el placer
de una sábana presurosa
dejo que la saliva y el sudor
humedezcan el cuerpo
recitando versos sin sentido
II
descosiéndome en el reflejo
me cubro de azogue
persigo mi sombra en las esquinas
vuelvo a las calles de adoquines
floto en agua con diamantes de sal
es inútil el transitar de mis desvelos
... la oscuridad se vuelve inevitable

Arder
I
mi vientre es nido ardiendo con frenético ritmo
se torna roja lágrima sin semilla germinal
inundo mis muslos, mis zapatos, mi mundo
... repitiendo incansable un círculo frustrado
lloro este cuerpo que me niega el trino
II
una noche helada se agazapa tras sus ojos
mi piel reseca se cubre de la sal de su mirada
debajo de la sábana presiento la luna
una risa irónica me saja la espalda
III
ato el grito al final de mi garganta
me visto de luz en camino hacia el olvido
una sonrisa en la mano y filos en la cintura...
ese espléndido fantasma que construyera
aglutinando escombros y sueños quebrantados
sigue las sombras de los sueños...
desgarra el vientre de los dioses
prende fuego al cielo
escarba los rincones de las piedras
para elevar su carcajada irónica
que no devuelve ecos en la calle
ahora que el tiempo está perdido
y aquél que me espera
ha roto las agujas de todo medidor

Palabra
I
con peso de roca
la palabra ausente
colma los bolsillos
con rasgados papeles
II
un filo de hielo parte en dos
esta mano que insiste en escribir
enterrando palabras en la noche
repitiendo aterida el infinito ciclo
mientras un pájaro lúgubre
cubre toda palabra de plumas muertas
III
la mano ciega escribe sin saber
hacia dónde va el trazo rojo
mientras su delirio de amor
se torna cenizas en el mar opaco
IV
soy la mano que no conozco
esa que asesina toda la oración

si pudiese llorar...
inundaría el mundo

Biografía
Blanca Salcedo: de Formosa, Argentina - Escritora y videasta, ha publicado 14  libros de cuentos, 1 de dramaturgia,  7 de poesía y 1 novela, además de figurar en antologías nacionales e internacionales; cuenta con publicaciones en diversos periódicos, fue convocada por el Diario Clarín como referente cultural en la colección Argentina Pueblo a Pueblo y por el Consejo Federal de Inversiones (CFI) como exponente de la poesía del nordeste argentino Ha recibido premios nacionales e internacionales, entre ellos el Gran Premio Nacional Leopoldo Marechal (1995), uno de sus libros mereció Faja de Honor de la Asociación de Escritores Argentinos- ADEA (2000), 1er. Premio  en Poesía – Poetry Contest – PEN CLUB PRAHA – World Congress of Poets. (2016). 1er Premio Microrrelatos – 3er Certamen Internacional de Micro Literatura – Editorial Mis Escritos – Buenos Aires – Argentina (2017) y 1er. Premio en Poesía Cen Ediciones – Córdoba -Argentina (2019). Presentó su libro Sol de Cobre con el padrinazgo de José María Castiñeira de Dios y su libro Cuentos con Bronca con el de Augusto Roa Bastos. Ha sido traducida al portugués, inglés, chino, mixteco, mongol y bahasa malaysia. Ha conducido y realizado programas de radio y televisión. Es productora ejecutiva de teatro, integrando el Grupo Koembá. Como videasta fue premiada por el Instituto Nacional de Cine (INCAA) y reconocida por la crítica.

Libros publicados:
1994 – Breviario (cuentos)
1995 – Proyecciones Peligrosas (cuentos fantásticos)
1996 – Azul Profundo (cuentos)
1997 – Sol de Cobre (cuentos)
1999 – Cuentos con Bronca (cuentos)
2004 – Lunas Heridas (poesía)
2006. – En picada (cuentos) 
2008 – Micrón (cuentos)
2009 – Yo, universo (poesía)
2009 – Oquedades (poesía)
2012 - Entretejido (poesía)
2012 – Hasta Acá (cuentos)
2013 – Hasta acá (2da. ed.)
2014 – Entretejido (2da ed.)
2016 – Todas las Anas (teatro) (edición bilingüe castellano/portugués)
2017 – Cuentos en Orfandad (cuentos)
2018 – Amores Secos (poesía)
2018 – Paralelas / Paralle (poesía) (edición bilingüe castellano/inglés)
2018 – Selva Oscura / Selva Fermosa (cuentos / poesía)
2019 - Sin ángeles (novela)
……. – Perfil F (cuentos) inédito
.......  -  Michimí (microcuentos) inédito
.......    ESPEJISMOS SINTAGMÁTICOS (poemas) inédito
…… - Tales in Orphanhood (inglés- cuentos) inédito
….. - Emilia (literatura infantil- en imprenta)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t