Ir al contenido principal

Carla Pravisani (Argentina)


La poesía de Carla será nuestro refugio, nuestro llanto, nuestro destino. Sus palabras se ajustaran al ritual de la belleza, listas para el festejo, cerraremos los ojos y miraremos más allá de la línea infinita. Pravisani es volcánica, también viento huracanado, sus versos son una pintura, un paisaje abierto donde todo es posible. Nos dejaremos llevar por sus letras, no hay plegaria que nos salve.

Reflexión de lunes
Es misterioso esto de la poesía.
Las palabras se escriben a sí mismas.
Como si no hiciera falta otra cosa.
Se hilan y se acompañan y ahí van... solas
Y uno detrás. Siempre detrás.
Una sombra. Al costado con suerte.
Intentando acaso descubrirse en ese panal
En esas mieles. Y solo a veces, sucede
Esa angustia hecha bombillo
Mejor aún, ese aguijonazo de luz
Que nos deja ausentes y esperanzados.

El vació de las palabras
¡Estar tan vacía me asusta!
Adentro de mí arrasa un viento huracanado
y se lo ha llevado todo y me ha dejado en silencio,
sin palabras.

¡Las palabras que son mi entretenimiento
mi refugio, mi llanto, mi destino!
¿Quién sabe adónde se habrán ido?
¿A cantar a qué coro? ¿A reír con qué nombre?
¿A sufrir sobre cuál espejo?

Se las ha llevado la confusión
el atolondramiento cotidiano
el ir y venir de los días y su insaciable afán
por vaciarme de sentido.

No sé ni cuando comenzó esta fogata
este incendio atroz, este desquicio.
pero se ha llevado mi tesoro más preciado
mi joya predilecta.

Y aquí estoy desvalijada y atontada
desnuda, estupidizada,
sin ganas de ser ésta.
La que espera. O la que escribe.

Oscuridad
No hay palabras que se ajusten
al ritual de la belleza, solo aparecen
con sus túnicas siempre listas para el festejo.
y así las recibo, luego de cerrar los ojos
atenta a la plegaria.

Los cantos cuando llegan son oscuros
unicornios hechos para sobrevolar
las tormentas y los fuegos de la desesperanza
para arribar al cielo como estrellas
como luces incondicionales del azar

Hay que tener fe, cerrar los ojos
como si chocáramos con la muerte
como si la ausencia llegara
a mostrarnos su daga
hay que mirar más allá de la línea infinita
más allá de la paciencia y esperar
porque el amor a veces llega
disfrazado de invierno. 

La ventana del cafetal
Los pájaros chocan contra
el vidrio. Suena el golpe 
de la certeza:
La de pagar con el cuerpo
la fe en un espejismo.

Pueblo
Mi corazón se convirtió en un mapa
que observo a la distancia.
Sobrevuelo la tierra que habité hace tiempo,
hoy no es más que un punto.

Fabrico aquel pueblo como me sale.
Vale decir que mi labor es mejor
que la de cualquier político que por allí ha pasado.

Ninguno le dedicó tantas horas
al oficio de reconstruir sus calles; y mucho menos
a querer las chicharras del paisaje, o al sol
que se te pega al cuello como un novio adolescente.

A menudo soy un Dios Creador un poco aprendiz.
Los olores son más precisos que los números de las casas.
Los nombres a cada rato cambian de cara.

Pero en mi recuerdo de arcilla todo es posible:
hasta escuchar a los muertos cuando me hablan de infancia.

Tierrero
Es mucha tierra
la que se acumula debajo de mis pies.
Capaz de teñirlo todo
con solo pasar el dedo o la memoria.

Esa tierra es pintura, un paisaje abierto
donde corren todavía indios muertos.
Tierra con alma de montaña.
Tierra en la que uno se desliza
como una sombra hacia atrás:
Hacia un paisaje verde y sudoroso
porque las hojas sudan y suda el viento,
o peor aún, no hay viento,
es ausencia de viento la que suda.
Suda la tarde también que cae plomiza
sobre la tierra. Dicen que es así
porque es volcánica,
porque escupir es prodigioso.
Dicen que es el hierro,
que por eso los niños la chupan
como a un helado.
Dicen muchas cosas
de esa tierra abrillantada.
Mientras yo cada día
digo menos. Quizás
porque prefiero el agua.

En cambio esa tierra pica,
pican los pies cuando se vuelven hojas,
y no hay jabón que borre
el tatuaje de la pobreza.
Y pica la vida porque esa tierra
es un mal designio:
Obliga siempre a volver a ella
como un náufrago de puertos.

Biografía
Carla Pravisani es escritora y consultora en estrategia y creatividad. Realizó el Master en Creación Literaria en la Universidad Pompeu Fabra, y el posgrado en Literatura Digital en la Universidad de Barcelona. Dirige los proyectos Casa de Escritura y Escuela de la Nada donde da talleres de escritura creativa.  Ha publicado 8 libros, entre ellos, La piel no miente (Premio Nacional Aquileo Echeverría 2012) y la novela Mierda (Premio Nacional Aquileo Echeverría, Uruk 2018).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t