Ir al contenido principal

Charol Gualteros Bolaños (Colombia)


La poesía de Charol encenderá un poco de fuego en la espesura de los árboles. Con sus versos levantaremos vuelo y borrará el sabor amargo que dejo una huella con el pasar del tiempo. Sus letras calarán en el tejido blando de nuestro pecho y aunque el amor no existe igual amaremos sus poemas. Hospedaremos nuestros sueños y delitos mientras la leemos en su texto Todo se está quemando bajo la lluvia.

El hueco del corazón
I
Nada hará que nos odiemos menos.
¿Tu poder contra el abandono borrará las huellas de
un tejido de años?
Nos han crecido espinas, alambres,
mis lágrimas se oxidan,
sus púas calan el tejido blando de mi pecho,
se hace un agujero en mi costado izquierdo.
Presiento que si pasa el tiempo
Nada hará que nos odiemos menos.

II
Sé que el amor no existe
y sé también que te amo.
Darío Jaramillo Agudelo


Me dedicarás este poema
porque anidé mis senos en tu boca
puse un retrato de los dos en tu habitación
removí las cosas viejas y descubrí tu primer amor.

Arrancarás de los libros mis dedicatorias
y encenderás un poco de fuego para tus manos que hoy
se hielan con mi huida.
He participado de los delitos del abandono
y me juzgarán por asesinato
nadie me defenderá...
Tú harás de abogado del diablo.

Símil del hombre
Despedirnos y sentir el peso de la existencia como mi cara después de ser sumergida en la alberca
Los hombres son muy parecidos
   hacen el amor similar
   tienden la cama
   regalan flores y gorjeos
a veces siento que me objetivan
¿O seré yo quien ha puesto el precio?
En mi versión decir todos es injusto
He conocido uno finamente delgado
su rostro sabe a frio después del calor
hace el amor como un demonio vengándose de cada odio en la miserable ciudad en que hospedamos nuestros sueños
eyacula, eyacula y eyacula
está roto como yo
huye como yo

Montaña
I
Urdimbre de árboles
II
Espesura de gramíneas



Vuelo
la hoja es un pájaro aprendiendo a caer 

Epitafio
Si el muerto pudiese hablar
Mencionaría el susurro inevitable de los vivos
Abrazaría tres o cuatro aromas
Respondería la última carta
Tendería la ropa.

Biografía
Charol Gualteros Bolaños (Bogotá, Colombia, 1995) Licenciada en psicología y pedagogía de la Universidad Pedagógica Nacional. Hace parte de la Antología de poesía Ríos Paralelos III (2018). Todo se está quemando bajo la lluvia (2020) es su primer poemario. Es integrante del colectivo Casa Desnuda.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t