Ir al contenido principal

Ender Rodríguez (Venezuela)


La poesía de Ender nos abre los átomos para devorar galaxias. El poeta Rodríguez es un obrero cultural de lo real e imaginario. Nos embriaga con sus letras porque el verso es un wiskie en un orgasmo. Nos pinta bosques y al final del arco iris el único tesoro que encontraremos será el de sus palabras.  

Ars poética
A Wafi Salih
Un poeta es un obrero del absurdo
a veces
otras un ser rascándose el espíritu

Mis poemas solo me dan hambre
en el caos más sagrado
los poemas no me dan dinero ni poder

Mis poemas son tan inútiles
que abren mis átomos
como si me dieran a devorar galaxias

Un poeta es alguien invisible para lo real
es un verso raro al inframundo
un incendio en las tripas

Un poeta no es un dios ni un demonio
ni ambos asesinándose con una selfie
un poeta es un versero en un pajonal
un óvulo blanco que habla
otras veces no es nada
aliento a verrugas púrpura

Un escritor se dedica a gastarse la vida con palabras
como un niño torpe y trabalenguas
o un tipo que juega con soles
en un hielo

Un poeta ojalá fuera un wiskie en un orgasmo

No todos los poetas pueden serlo

Solo a veces
e incluso algunos
lo son

Morir
                                                                      A Jesús Montoya y a Yanis Díaz
Cuando muera
danzarán sobre mis huesos
perros locos y hermosos
y los sepultureros dulzones
harán el amor con espantos y uvas
y el caos estará vivo
y apocalíptico de nuevo


Cuando muera veré a mi padre
el “cara pálida”
y nos embriagaremos
de nuevo
como cien años atrás 
cuando éramos unos decrépitos ancianos
y amábamos el desvivir

Notas i )4(3)1)U/$ i
                                                                                   A Stephani Rodríguez
En suspensión me elevo sobre los roedores
que crujen dentro de mariposas
mientras levitan agujas
y dejo de reír en una ciudad
sin hombres ni autos
y donde la lluvia funciona al revés


No es muy posible hacer poemas dentro del refrigerador del infierno


Ya sé que dirán que era gatillo fácil
pero grullada desnudista
y que además vendería a mi madre
por dos cigarros y un mal ron

Ya sé que lo dirán


UES volantes
                                                                                                  A Javier Eli
Detrás del arco iris 
no hay nirvanas de cereal
o autopistas de oro

Detrás del arco iris
solo hay agujeros blancos
para no morir jamás

Cosas de letras
                                                                  A Lizzie, la poeta del refrigerador
Ser cosmólogo a domicilio
y por sesiones
podría ser más rentable
que ser poeta


La “bolsa de valores literarias”
ha bajado mucho
de valores
y hasta de poesía


Me apunta con un dedo un poema
enroscado en alquitrán,
se burla
y se hace de la vista gorda
el muy genial
y desgraciado


Pinta un bosque consonántico
y piérdete en él como verbo extranjero
me dijeron


El muy “Premio Nacional Las Letras”
no ha comido hoy
ni mañana
qué caso tiene
letrarse tanto
el ayer
                 

Biografía
Ender Rodríguez (San Cristóbal - Venezuela. 1972)
Escritor y artista multidisciplinario. Licenciado en Educación Integral.
Ha publicado: Cantos del origen (2001, CONAC); El sofá de Beatrice (2006, CENAL); Primavera cero (IPASME, 2007); Creactivo I (BARIQUÍA , 2007); Rabo de Pez Nuevos idiomas en la creación formato e-book (FEUNET, 2014), Entrecruzamientos (EAE Editorial Académica Española, 2015), Ex sesos y asa res Borrones para textos no tan perversos (CENAL, 2016), El Blues de la Parca -  cuentos grotescos (AMAZON, 2017), Creactivo II (AMAZON, 2017), Poemas Absurdos (LP5 Chile, 2020), y VISO Poesía visual, objetual y collages en Venezuela (SABERULA, 2020), entre otros libros publicados en internet, y en físico como coautor. http://enderodrigueznomeempoeme.blogspot.com/

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t