Ir al contenido principal

Izaskun Gracia Quintana (España)


Con la poesía de Izaskun sentiremos el calor en la garganta. Antes de aventurarnos en sus versos coronaremos el silencio y nos volveremos creyentes en aras de otro abrazo. Lo que deseaba era esto, lo soñado, donde nadie pierde, donde sus letras nos rescatarán de la muerte y reviviremos para reconstruir la realidad, el momento del cambio. Los monstruos sin almas se volverán una falacia y será tentador un hábitat de buenos sentimientos que reposen en nuestro pecho mientras vamos recorriendo sus poemas.

Poema 1
nos quedamos sin creyentes
sin almas puras que sacrifiquen a sus hijos y ganen el cielo
para quienes no lo merecemos
y la ética se pierde devorando la esperanza

quizá nos quisieron demasiado
quizá nos quisimos demasiado
y erramos
             ciegos por convicción
mientras la vida nos arrebataba lo que era nuestro

Poema 2
lo que deseaba era esto

lo soñado
                   y sus imperfecciones
                   y los caminos por allanar antes del todo desnudo y del gris eterno
el calor en la garganta
y
        por fin
                   el silencio
aun la reverberación del grito como costumbre y guía que a nada conduce
donde los monstruos duermen hasta el momento del cambio
antes de aventurarse
                                      fantasmas
                                                        en lo desconocido innato
como si supieran
como sabemos
que ya nada importa

Poema 3
me resisto a buscarme en lo que nunca fue
a arañar el pasado en un intento de reconstruir la realidad
que a mi yo más se acomode
y
    sin embargo
qué fácil es perderse
qué tentador imbuirse de nosotros como nunca fuimos
y huir entre falacias hacia delante
hasta que el próximo giro nos devuelva
                                           sangrantes
                                                        a nuestro lugar

Poema 4
repaso citas y quehaceres
ordeno mis piedras
construyo un hábitat a escala de superviviente
y encierro en él a quien de mí me sobra
y vuelvo por un momento
a coronar el silencio
a economizar instantes compartidos donde se espera
aun ausente
aun en mayor medida
cumpliendo el castigo que yo misma
a través de otros
me impongo
a volver a casa y a encontrar un monstruo habitando mis enseres
tan temporal como indómito marcando territorio a través de la enfermedad

Poema 5
yo no quise caer y me defenestraron
fallecí y me revivieron
y me empapuzaron el pecho de buenos sentimientos mientras empalaban mi cuerpo
sólo para poder fingir que intentaban curarme
acaso se trata de un juego simple y complicado
                                   organizador de miedos
                                   reestructurador de lo que nos tiembla
que así aprendamos a comportarnos
a ser uno y perderlo todo en aras de otro abrazo
a lamentar en invierno lo que no supimos defender otrora
cuando aún podíamos a la sombra de otros árboles
destrozado este sonar los días arrecian horas al cielo que de azul se tiñe bajo unos 
        montes que no más se yerguen sobre nuestras cabezas


Biografía
Izaskun Gracia Quintana (Bilbao, 1977) es licenciada en Filología Vasca. Fue editora y cofundadora
de la editorial de poesía Masmédula, y actualmente trabaja como diseñadora gráfica editorial y
traductora, escribe artículos e imparte talleres de escritura.
Es autora de los poemarios Ohe hutsetan (2018), despertar lloviendo (2017), vacuus (2016),
ártica/artikoa (2012), saco de humos (XIX Premio de Poesía Villa de Aranda, 2010), eleak eta beleak
(XVII Premio de Poesía Ernestina de Champourcín, 2007) y fuegos fatuos (2003), y del libro de
relatos Crónicas del encierro (2016).
Sus textos han aparecido en numerosas antologías y revistas, ha participado en varios festivales
poéticos y ha colaborado con artistas plásticos como Anabel Lorca, Zigor Barayazarra, Delphine
Salvi y Leire Urveltz. Vive en Berlín desde 2011.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t