Ir al contenido principal

Juan Salazar Montalvo (Ecuador)



La poesía de Juan nos hará sentir seguro por la ruta prohibida. En sus versos nos convertiremos en aire y transitaremos por nuevas vías. Su texto son fragmentos de algo que viví y me invade la brisa de la soledad, los murmullos son tan claros hasta que la ficción se vuelve habitual. Pero sus letras nos tomaran de la mano, daremos pasos gigantes que irán marcando los días y sus poemas inéditos serán la dulzura en la que habitaremos de ahora en adelante. 

Tus elementos
A veces quisiera convertirme en aire
para rodearte y abrazarte aunque no
me veas, besarte suavemente cuando
sientas la brisa en tus labios.

Convertirme en agua para que me
bebas y ser parte vital para ti,
ser tu calma cuando te invada la sed.

Quisiera pero no puedo ser aire ni
agua, lo que sí puedo ser es tu
compañero eterno y aunque no vuele,
llevarte a dar una vuelta por el cielo,
mientras te bese y convertirnos en
agua con un abrazo para ser vitales
el uno para el otro.

Si algún día la soledad te invade,
recuerda que en el viento están mis
besos y en el agua que te da vida,
estarán mis abrazos.

Pero creo que yo soy tu aire y agua,
porque creo que respiras mi amor y
bebes mi cariño.

Piloto
Conduje por las vías de mi memoria,
subido en mis recuerdos, recorriendo el
pasado que creía olvidado y veo como
viejas historias, se quedaron solo ahí
en fragmentos de algo que viví.

 Así que avance y vi el recuerdo del que
ya no quiero armar los pedazos que rompí.
mi viaje termina, cuando abro los ojos
y veo que puedo transitar por nuevas
vías, aunque una prohibida sea mi tentación;
pero gracias al pasado se que correr un
riesgo trae daño colateral, quizá deba
dejar que esa ruta se aleje, aunque si quiere
que la transite, pues lo haré.

Aunque dicha ruta eres tu mujer inalcanzable
que deja en mis días el recuerdo de tus ojos
y labios que transitan por mi memoria,
recordándome que aunque no te diga nada,
te acercas, pero no sé si deba
tomarte de la mano para viajar
seguro por la ruta prohibida.

Sirena varada
Camina la sirena por el espacio
saltando de estrella en estrella
sin poder creer lo muerto de su
planeta; solo continentes llenos
de basura y océanos muertos
es lo que mira y la tierra
devastada ya esta.

Y no encuentra un lugar en
este muerto astro que la cautive
y se resigna a seguir esperando
que dejemos de contaminar y le
demos un mejor lugar

Pero su viaje espacial será
eterno ya que no comprendemos
el mal que le hacemos a nuestro
hogar.

Asilo
El silencio ahora recorre los pasillos del edificio,
la penumbra agota al día y el frío genera olvido,
que no existes más me han dicho los doctores...
La ficción se ha vuelto mi habitual condición,
en qué punto perdí mi cordura?
a que momento mi mente se ha fugado?
desde cuando estoy asilado…?
locura etérea, te has vuelto mi compañera,
hay gracia en este estado,
pero será insano o no, jamás lo sabré,
así como sé que por ahora, solo en sueños puedo verte y
no sé si estoy despierto o loco,
el loquero me ha sugerido medicarme,
 pero y si te olvido con los efectos de los narcóticos….
No quiero hacerlo,
prefiero la ficción donde puedo ver los recuerdos de lo que tanto me diste
y sonreír así sea en mi dormitar...

Tribulaciones
No puedo vivir asumiendo que todo es un sueño,
me dije y me di cuenta
de que estuve despierto
y fue lo mejor que jamás soñé…
El triste caminar de mis pasos,
marca en los días las miradas del mundo
y sus murmullos son tan claros,
dicen a lo lejos, ahí va un hombre roto,
que le pasa al pobre, se quiere perder,
Porque no cruza la calle bien,
se quiere morir acaso,
la tristeza está ahora cobijándome
y la triste obsesión
es ahora la forma de aceptar
las tribulaciones diarias que en mi mente habitan…
Que lo entregué todo dirán algunos,
que hice mal me repetirán,
que debí ser cauto me aconsejarán,
me han dicho que sanaré,
pero ésta herida es única como único fue el sentir a tu lado,
despojado de todo me he dicho…
Pero la verdad no di todo lo que debí
y solo se vio lo que el momento dejó surgir,
pasos tristes, letras melancólicas,
y un dolor que se arraiga, se irán y serán otros los sentimientos,
pero serás tú a quien se los entregue
y eso me hará crecer,
mientras la agónica dulzura de la soledad
será mi castigo hasta que despierte de este letargo de pesadilla...

Biografía
Juan Pablo Salazar Montalvo, ecuatoriano, 1985.
Docente de Biología y Química en la Unidad Particular a Distancia "José Martí", desde octubre del 2012 a la actualidad.
·      Sus libros inéditos: Relaciones efímeras y Vestigios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t