Ir al contenido principal

Mijail Alvarado (Ecuador)


La cosecha de lo que siembra la poesía de Mijail es majestuosa. En sus rimas los besos son posibles, la caricia es húmeda y pagana, dirán que nos hacen falta tuercas. En el entorno de Alvarado muere lo efímero, sus letras son manos tangibles que consiguen el descenso hacia el escote de la provocación por leer un verso más.

Del siete al siete
Del siete de junio al siete de septiembre
hay dos décadas con yapa de tres años.
Lo que coseche será lo que siembre,
dijo el buen pastor de los malos rebaños.

Rogando a la cabeza que no remembre
está siempre el corazón juntando engaños.
Aguardo dormido el treinta y dos de diciembre
en la sala de espera junto a los baños.

En el calendario de mis penas movedizas
están marcadas con tinta roja
los dolores, las tristezas, las cenizas.

En el reloj cucú de mi memoria
hay un segundero que se moja
con el lodo del chiquero de la historia.

Mentira piadosa
En mis horas más paganas
ovejas negras saltan cercas
y las blancas por ser tercas
las miran desde las ventanas.

Por mis rimas más villanas
dicen que me faltan tuercas.
Ahora cuando te acercas
ya no pierdo, ya no ganas.

En mis noches de domingo
tú renaces majestuosa,
yo en mi caverna me extingo.

En esta mentira piadosa
que de la verdad no distingo
da lo mismo espina que rosa.
(da lo mismo lunes que domingo)

Ni tan vivo ni tan muerto
Con el alma en condena a este infierno.
Con la pena de ver morir lo eterno.

Con el rocío impreso en la ventana.
Con la resignación de una campana.
Con la caricia húmeda y pagana.
Con el deseo oculto, vil persiana.

Con los males que arriban a buen puerto.
Con las visiones de un vidente tuerto.

Sin hogar, ni horizonte, ni gobierno.
Sin patria, ni pasado, ni mañana.
Sin usted, ni tan vivo, ni tan muerto.

Allá
Allá, donde mi mente nos recuerda.
Allá, donde la diestra es a la izquierda.

Allá, donde tus besos son posibles.
Allá, donde tus manos son tangibles.
Allá, donde tus curvas son visibles.
Allá, donde tus pechos imbatibles.

Allá, donde no existen perdedores.
Allá, donde comulgan pecadores.

Allá, donde yo un loco y tú la cuerda.
Allá, donde mis miedos son vencibles.
Allá, donde no existen desamores.

Iscariote
Ingenioso, hidalgo y don quijote
quien consiga el descenso hacia el escote

de una dama amorosa, cenicienta,
inocente, ardorosa, penitenta,
desalmada pasión, cuplé y tormenta.
Malísima fortuna tan mugrienta

de parecer solo un Sancho con panza,
un adefesio, sin perdón ni fianza.

Ya no ruego caricias, Iscariote,
tampoco besos de eucalipto y menta.
Desangraste mi agónica esperanza.

Biografía
Soy Mijail Alvarado Almeida. Nací en la ciudad de Guayaquil el domingo 3 de junio de 1990.
Estudié durante cuatro años la carrera de Contabilidad, sin embargo, al encontrar mi verdadera vocación y luego de experimentar el maravilloso placer de la paternidad, retorné a las aulas, esta vez, tras la licenciatura en Literatura en la Universidad de las Artes (Guayaquil – Ecuador). He escrito y publicado en plataformas digitales mi novela corta Cuando los buenos callan y mi poemario Habitación 36.

Premios
  • Texto seleccionado para formar parte del libro antológico del IX Concurso de poesía “Versos en el aire" (2019).
  • Mención por la obra "Ni tan vivo ni tan muerto". II Concurso Internacional de Poesía en Rima Jotabé Jotabeando USA (2020).
  • Ganador del concurso Textos de la peste (Anales del Covid-19), organizado por la Casa de la Cultura Ecuatoriana– Núcleo del Guayas (2020).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t