Ir al contenido principal

Nathalia Paola Cruz Hernández (Colombia)


Nathalia no invita a su encuentro. Su poesía nos cuenta historias de amor y desamor.  Al leer sus versos sentiremos la necesidad de abrazarnos, y nos abriremos para expresar nuestros sentimientos. Cruz trae un mensaje que nos deja con un nudo en la garganta, nos calienta el alma y no damos cuenta de lo efímero que puede ser el amor. 

Amigo
Años a tu lado he pasado, contándonos historias de amor, has estado para mí, aun cuando mi vida parecía caer a pedazos.

Estás cada vez que necesito consejo, eres un ser maravilloso. Me haces crecer, me acompañas, me recuerdas mi camino, me animas.

Doy gracias al destino porque te ha puesto en mi camino, porque cada vez que se oscurecía mi vida tú eras esa luz en aquella penumbra.

Y hoy he decidido expresar mi sentimiento... aunque no seas mi hermano te amo, que, aunque lejos, estoy a tu lado y sin hablar mucho soy tu confidente.

Ocupas un lugar muy importante en mi vida y quiero seguir compartiendo junto a ti todas nuestras experiencias: las felices y las no tan alegres.

Reconstruirnos, cumplir tantos sueños y decir un día lo logramos. Te amo mi amigo, mi confidente, mi compañero de aventuras.

Encuentro
Te veo allí sentado, esperándome. Siento la necesidad de abrazarte, tenerte cerca hace que mis latidos aumenten.

Me miras y sonrió, me sonrojo, me besas. Que sentimiento más puro, a veces siento que es irreal, vuelo entre nubes cuando me tomas de la mano.

Y en el momento de la despedida quiero que me lleves en tus labios, quiero tu compañía permanentemente.  Pero recuerdo que eres ajeno y que tal vez este amor es efímero, fugaz.

Este amor que hoy me deleita, mañana desaparecerá. Te convertirás en aquel sueño que tanto ansié, ese amor que ayer disfruté y hoy se esfuma. Me dicen que eres prohibido, pero quién entiende este loco sentimiento.

Me pregunto si tendré otro día para compartir contigo, no me importa el mañana, o el qué dirán. Solo importa el hoy, nuestro pequeño mundo, nuestra burbuja.

Te vas dejándome un vacío, me despido y te llevas lo mejor de mí. Siempre te lo he entregado y siempre lo haré, ¿me prometes que pronto estarás conmigo? ...

Añoro tanto ese momento, pero sé que al final la única que dejará tu vida soy yo.

Efímero amor es el que me das...

Adiós...
Día soleado, sonrió y recuerdo que alguna vez estuve tan destrozada que ignoraba inmisericorde a la maravillosa creación.

Las aves y sus cantares, los árboles llevando un mensaje entre sus ramas, una melodía tan dulce que susurra felicidad.

Entre tanta tristeza que me consumía, traté de ocuparme, conocer nuevas personas, nuevos mundos. Entre ellos conocí maravillosas personas y ahí estabas tú.

Eras esa alma con la cual podía expresar mis sentimientos sin reproches, no tenía que fingir. Por qué tu vivías una situación similar, nos entendíamos tan bien...

Te volviste ese amigo, te apreciaba, te veía como mi hermano, pero tu...no.

Tú me veías como mujer, aviste tu cambio de ánimo cuando me veías sonreír con alguien más, me peleabas por no contestar un mensaje, me controlabas.

Yo te aclare, eres mi amigo, pero tu decías que no me veías como amiga, me reprochabas, me reclamabas. me asusté y me alejé.

Me buscabas, me preguntabas si ya compartía con alguien más mi vida, me insultabas con tus comentarios, herias mi alma.

Y aun me pregunto ¿que hice? ¿qué te dije? para que cambiaras tus intenciones conmigo, te aclare tantas veces mis deseos de estar sola y tu no entendiste, ahora me culpas por tu sufrimiento, por ser la razón para no creer en el amor.

Perdóname, dueles. Nunca pensé que doliera tanto no poder corresponder a este sentimiento.

Nunca pensé...

Un adiós fugaz...
Observó cómo te alejas de mi vida, como cada te amo se ha esfumado, como tanto sentimiento se ha perdido con el transcurre del tiempo.

Amaba tus abrazos y hoy solo queda un adiós, me miras no se si es decepción o si acaso un poco de amor.

Te llamo, vienes hacia mí, no tengo palabras pero tengo un nudo en la garganta por tu partida, no quiero que te vayas de mi lado te quiero aquí junto a mí.

Preguntas que me pasa, yo simplemente te abrazo, y con aquel abrazo siento como Nuestras almas se unen de Nuevo, me siento confundida pues no se si este sentimiento es mutuo, me alejo de ti, y tu sales corriendo.

Destrozada en mil. Pedazos me refugio en tus recuerdos, pasan los días y a punto de perder mi esperanza de que volvieras, te veo, siento una alegría la cual no. Puedo expresar en mi rostro, ya que es más mi miedo a verte partir de nuevo.

Me tomas de la. Mano y me abrazas me calienta el alma, me llenas de energías, proclamamos nuestro amor, un amor que por culpa de nuestra monotonía se perdía, pero que ahora renace y se fortalece.

Amor, me amo...
Día nublado, tranquilo. Así se encuentra mi alma desde el momento en que entendí que tu partida era un nuevo comienzo en mi vida.

Al fin comprendí que tu adiós era la tan anhelada tranquilidad que busque por meses.

Intenté cambiar mis pensamientos, mi actuar, tan solo para que tu siguieras en mi vida, - que equivocada estaba! - no debía cambiar yo, solo debía dejarte ir.

Pasaron meses preguntándome el ¿por qué? de tu adiós, y al fin la tan anhelada respuesta. Ya no éramos el Uno para el otro, el amor que nos unió un día, se acabó y solo existía la costumbre.

Nos destruimos mutuamente estando juntos. Ahora te veo de lejos florecer, sonreír y siento tranquilidad. Una pequeña felicidad por ti, por verte nuevamente contento.

Y yo feliz, porque ahora siento esa tranquilidad que buscaba a tu lado y que al final entendí que estaba en mí, agradezco el amor que me brindaste, pero...

Ahora en compañía de mi soledad sonrío y me amo. Ese nuevo ser que ilumina cada rincón de mi alma y da luz a mis días. Me amo.

La noche
En la noche oscura, fría en tu ausencia. Un recuerdo alumbra mi sombría habitación, tu nombre calienta mi ser, mi deseo alivia el dolor de que no estés. Tortura que aumenta con el paso de los días.

Él no verte entristece mi alma, pero el dulce recuerdo de tus besos, me motiva a seguir luchando por una vida juntos, sin obstáculos. Solamente tú y yo disfrutando el idilio de un amor eterno.

Mi amor, te espero con ansias cada noche, el recuerdo de tus caricias y al escuchar el viento proclamando tu nombre me llenan de fuerzas para esperar el día en que nuestras vidas se unan en un cantar eterno, de infinitas noches juntos.

Biografía
Nathalia Paola Cruz Hernández, nació el 02 de septiembre 1994, en la ciudad de Facatativá (Colombia). Escribe en sus tiempos libres, su libro favorito es cobro de sangre de Mario Mendoza. Por otro lado, escribe ocasionalmente en un grupo literario llamado blog Letrologias Poemiando Ando y en Facebook Pandemia Literaria.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo