Ir al contenido principal

Sebastián Chávez (Ecuador)


La poesía de Sebastián se siente, son los relámpagos en nuestras pupilas. En sus versos caminaremos contra la brisa, buscando el amor que juramos a los vientos.  Sus letras no son más que otra excusa para abrir la afluente en la mente y volver a las páginas que nos escribimos hasta llegar a ese final que en realidad es el inicio del lado bueno que tienen los círculos viciosos.

Apertura
En sus brazos se siente,
a esta terrible altura
y fatal caída, el
tirón del paracaídas.

De la rémora
No podemos vernos,
es imposible pensar en esa confluencia
ahora que el reojo es nuestro aliado
y nuestros tratos son solo distancias.

Si nos vemos podemos morir,
el corazón despedido en llamas puede salir.
Lo noto por los relámpagos en nuestras pupilas
y el sudor en nuestros pómulos de solo pensar.

Vernos sería un crimen terrible,
romperíamos las bases de este tabuco
o volveríamos a las páginas que nos escribimos
y nunca vamos a leer por no vernos.

Nos odiamos porque no podemos vernos,
por haber jurado a los vientos un amor
que había nacido de unas suelas y remiendos,
y por las rosas de unas putas asesinas.

Vivimos odiándonos sin amainar
por el resultado de amarnos tanto, y
no podemos vernos ni un solo día
qué mejor.

Un poema al final del mar
Caminar contra la brisa
en el terror de las olas que gritan
una advertencia y la condescendencia.

Y luego encontrar una flor,
con un talante lleno de nervios,
he llegado al final que es el inicio.

Contemplar con medios ojos
todos los colores del acercamiento que
se me ha quedado agarrado al subconsciente.

Y luego abrir la afluente en la mente,
con una sonrisa ladeada,
escondiendo la euforia azul estrella.

Y luego buscar tres temas
con un recuerdo que me ha quedado
en un cuento que me resulta prohibido.

Y este poema no es más que otra excusa
que se compone con el actual tiempo
de imaginarme ver
esa sonrisa vestida de puesta de sol
tan grande como el horizonte.

Las peripecias del agua
Florecimiento amarillo,
de los días azules
en que tu cabello,
como corteza de árbol,
se arrebata en los vientos
de finales de abril,
donde espero encontrarte
de cara a la imaginación.
En las montañas,
fieles madres de las ciudades,
que han traído al viento,
que han traído a las almas,
que han traído a los dioses
a comer de este pan perfecto,
creado de tus manos con la tierra
de esta húmeda primavera.
Y tú corres por los canales,
que llegan a las ollas,
que caes en gotas,
en hielo.

El dulce ronroneo
cuando has caído sobre mí,
sobre la selva virgen.
Llegas a las raíces,
donde te pones de cabeza,
y vuelves a elevarte,
como savia dulce
dentro de los árboles cantantes,
de los pájaros silenciosos.

Y recorres la piel
de los jaguares,
mojas el pelaje de los humanos,
te quedas pequeña en pétalos,
te sonríen las plumas,
te saludan las más altas hojas
y dañas las puntas
de las lanzas de guerra,
para traer paz,
canto, alegría
y vida.

Ya no hay huesos
Qué mal tan necesario y gustoso
este que nos aqueja los placeres.

No hay por ahí una sandía, ni unos melones,
ni una cosecha de cartas
                            de esas que solo
son espacio ocupado en un cajón.

Hay que llorar sobre el té derramado
                   sobre los esferos, en la mesa de noche
donde se duerme uno
cansado de buscar los versos

o acostumbrado al insomnio que regala tiempo

porque hay que verle
                   los buenos lados a los círculos viciosos.

Y de las hojas logramos dibujar manos o pies,
que revientan a cachetadas las ideas,
reclaman que hace meses que no decimos nada,
nunca hemos dicho nada
                                 tampoco.

Si no son estos versos, son otros huesos,

son otros tabacos, son otros besos.


Biografía
Sebastián Chávez es un escritor, poeta, músico y chef ecuatoriano. Apasionado lector y escritor desde temprana edad. Creció en Quito donde entrega su libro “Por Todos Lados” en 2018 bajo el sello editorial El Ángel Editor. Realiza enlaces y vinculaciones con la gastronomía, la música y la literatura, potenciando el valor cultural de estas tres áreas y fortificando el proceso creativo de cada una. Ha publicado cuentos y poemas en distintas plataformas y realizado trabajos como letrista. Terminó sus estudios en la Universidad de las Américas en la ciudad de Quito. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t