Ir al contenido principal

Gabriela Ponce Guevara (Ecuador)


La poesía de Gabriela no pide permiso, es el calor del beso en la frente, un grito en el borde de esos instantes para acompañarla en sus vuelos. Sus versos son para ser leídos en voz alta, avivan la metáfora en noches de acordes improvisados. Cuando aflora su palabra, sus letras caminan descalzas y brindamos con botella de coñac que ella y toda su esencia es el poema.

Big Bang
Afloran precipicios, en el despertar de los espejos
Alicia cosecha instantes
tras una procesión de corsarios de mar
avatares, que transponen metáforas.

Mañanas silenciosas, con espejos rotos
que pasan a ser un reducto de sílice,
en el borde de esos instantes
cuando el corazón se triza
y las manos se vacían.

Alicia,
busca su sombra,
en una minúscula partícula de arena,
que contiene,
su corazón roto
y toda la historia de la humanidad.

(Poema Inédito. Agosto 2020)



Ganas
Salgo,
camino descalza,
por esta vereda sorda
las palabras gritan,
metáfora en grietas,
palabras perras
ciudad de zombies. 

Salgo,
el poema es peatón
en guerrera pedalera
las palabras se tropiezan
en esta calle de reojo.
Salgo
soy,
soy  poema,
soy  palabra,
Aviento este nudo
atravesado en la garganta.
Mi voz,
que no pretende ser aprobada.
Mi verso,
no pide permiso.
Los pongo en la mesa
y la palabra
es, en el poema que existe.
Salgo,
con el poema peatón
en guerrera pedalera.

           Para exorcizar el Invierno. 
Colección Lima Lee, Perú 2020 

Resguardo de semilla
Rondar el cementerio,
donde quedaron los resquicios de la infancia,
la arqueología de lo que somos.
Efemérides, que engullen
los últimos gajos de recuerdos,
con sabor abrazos tiernos
y olor a mandarina.

Cuesta decir adiós
a todo eso que queremos,
cuesta decir adiós
a ese pasado lleno de páginas
encriptadas  imágenes,
retratos lúdicos
y desencuentros.

De todo esto,
¿Qué nos queda?
Qué nos queda
de la cicatriz en la rodilla,
del calor del beso en la frente,
del resguardo del regazo

De todo esto,
tan solo nos queda,
una semilla.

Para exorcizar el Invierno. 
Colección Lima Lee, Perú 2020

Pesadilla, antes que llegue el invierno
Eduardo Manos de Tijera -no Johnny Depp- Eduardo Manos de Tijera
con su cara triste en lo alto del muro de piedra,
en una ciudad perdida y recurrente de mis extrañas pesadillas.

Corro por el muro,
hacia sus puntiagudas manos
antes de llegar,
caigo.
Se escucha:
un grito,
Se siente:
el vacío,
Se mira:
la sangre,
Duele:
la herida,
su cara triste,
la espera del impacto
y mi abrazo, en sus cuchillas.

Para exorcizar el Invierno. 
Colección Lima Lee, Perú 2020

Postales

“…Quise esconder mi alma
pero se me ve.
Ya no hay misterio,
ya el misterio
se me fue...”
Noel Nicola, Son Oscuro

…Y fue el día de Sachiel, el elegido para invocar recuerdos en sorbos de café,
de eso queda,
una evocación del sepia
 con el que se matizaban mis pasos por tu calle.
Quedan, además,  
los poemas leídos en voz alta
como reto intelectual, las noches de acordes improvisados
sobre todo en los días de lluvia
y los armónicos de tu vieja guitarra, para acompañar mis vuelos.
 También queda, como una postal en la pared 
el aroma de la cocina de la casa de hacienda
contraste de esa estrepitosa cuidad que padecía complejo de metrópoli,
el adobe y la madera
nos salvaba del monstruo cotidiano y rutinario
que se lo come todo.

En blanco y negro queda la cafetera, el pastel de manzana con nuez
las horas con mucho que contar  y dos vidas en fuga.
Como un recuerdo a color,
 guardo la esquina que me atesoraba,
 la botella de coñac -el más antiguo del mundo-
lo brindamos, el día de Sachiel
cuando conjuramos nuestra despedida
y cerramos con aldabas el corazón.

(Poema Inédito. Agosto 2020)

Biografía
Gabriela Ponce Guevara nace en Otavalo, Ecuador. Ingeniera Ambiental, feminista y poeta. Actualmente cursa el Máster de Historia de América Latina y Mundos Indígenas en la Pablo de Olavide en Sevilla.
En el 2005 publica su primer poemario Clave de sol; en el 2010 Poemas en Azul (Colección Carlos Tobar. CCE de Imbabura), su tercer poemario acaba de ser publicado en la Colección Lima Lee, para el Festival Internacional Primavera Poética que se celebrará en Perú en el mes de septiembre del 2020.  Premio 2006, por testimonio escrito Última Parada, Publicación libro del encuentro: Mujer, imagen y Testimonio. Cuenca, Ecuador.
Ha trabajado en el área cultural, gestión de proyectos y en acciones poéticas con varios colectivos: Página Cero 2001- 2005, Ibarra;  Ideando Colectivo de Arte. 2009-2012, Ibarra; Palabras Nómadas 2012 (Colectiva poética para la toma de espacios públicos), Astrolabio Taller de poesía.  2013, Otavalo. 
Ha participado en varios encuentros de poesía nacionales  e internacionales.  

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Isabel Salas Domínguez (Venezuela)

La poesía de Isabel desnuda el verso sabio. Salas nos acaricia con cada texto y nos invita a fantasear con sus poemas eróticos. Sus letras nos cortaran la respiración, acelerará nuestra cadencia hasta ser cómplice de tanta desnudez porque su lírica nos llega encendida. El olor a carne, el fruto complaciente, todos los verbos gozando, nos liberarán de la sumisión hasta conocer esos mares prolongados del deseo. Abro la boca en gloria bendita para ti abro la boca acumulada desnudo el verso sabio verso jugoso que llena mi verbo aflorado verbo lamido que moja tu garganta fruto meloso complaciente mieles queridas que trepan a la boca por los dedos al pasearlos por la flor caliente al bañarlos de brío dedos rendidos entre los pliegues mieles sostenidas en las puntas mieles que abren las bocas bocas saciadas de mieles abro la boca en gozo deleitado para ti busco el bocado fuerte abro el sexo prendado en tu boca acomodo el verbo servido poso en tu boca