Ir al contenido principal

Jennifer Ordóñez Urgilés (Ecuador)


La poesía de Jennifer nos permitirá descubrir los sueños más secretos. En noches de pluma al vuelo sus versos entre rimas y desnudez nos nutren. Sus letras son los placeres entre tinta y papeles para leerla entre silencios y risas distantes. Mientras nos embarcamos al desafío de amar, los colores del corazón llevan la furia imparable de la poeta Ordóñez, donde su texto será la guía para imaginarla y dejaremos que el aroma de sus palabras eleve nuestros sentidos a otro nivel.

Permite
Permite que el amor
crezca como la flor en rosal
no te niegues a relucir los colores de tu corazón.

Permite que el aroma de mis besos eleve tus sentidos
deja que la tierra fecunde nuestros encuentros
déjate conquistar…

Sus labios incandescentes sobre los míos,
revivieron aquella luz dejada en el olvido
mis años primaverales despertaron de su letargo,
con un solo beso me he doblegado a sus encantos.

Espero con ansias el día de nuestro encuentro,
el poder descubrir tus sueños más secretos,
el conocer si fuiste solo parte de un momento
o compartirás a mi lado los lazos de un te quiero. 

Todo está bien
El mismo lugar al mismo tiempo
sin embargo, momentos distintos.

Él en su refugio de cosas tangibles
ella, entre rimas y desnudez se nutre.

Silencio que aturde,
al mismo tiempo y el mismo lugar… todo está bien.

Miradas van y vienen,
un bloqueo mental se apodera de ellos.

Lanzas directas son sus encuentros,
mientras se junten los caminos… todo está bien.

Afuera es mejor, sin ellos, con ellos.
Todo está bien.

En el mismo sendero se encuentran perdidos
presentes tan solo en cuerpos y olvido.

Diálogos ausentes masacran sus sueños,
entre la ausencia y el miedo siguen creyendo
que todo estará bien.

Quisiera estuvieras aquí
Verte y no tenerte
me llena de deseos
leerte entre silencios y risas distantes
¡Qué ironía frustrante!

No son tus ojos, ni tu sonrisa
lo que no quiero ver
ni tu perfecta dialéctica
la que no quiero escuchar
solo quisiera estuvieras aquí.

Aunque el destino está echado
y mis sueños marcados
desafío a la suerte, buscando encontrarte
y quisiera pensaras en mí.

Cuento segundos del tiempo perdido,
exclamo a los cielos
¿Por qué este designio?
Solo mirarte provoca disturbios,
besarte sería un diluvio
y aun así… quisiera estuvieras aquí.

¿Y si perdernos fuera posible?
¿Cuántos sueños podrían cumplirse?
¿Tocando tus labios cesaría mi duelo?
quizás sería más que solo un deseo
y aun así… quisiera estuvieras aquí.

Alma espejo
Te vi en mis sueños alma espejo
me reflejé en tus linderos
sentí tus miedos.

Noches de plumas al vuelo
y amaneceres intensos de estilo
fueron los paisajes de este destino.

Qué más pedir que tu talento y mi inspiración
qué más pedir que tinta y papeles
vino y tertulias de grafemas son mis placeres.

Vive en mi lecho, inspírate en mis besos
en mi furia imparable, en mis manías sinceras
alma espejo, en ti me reflejo.

Alma intensa que me domina y perfila
que me estimula y limita
entrégate sólo a sentir y refleja mi alma sin fin.

Muñeca de trapo
Inician tus dedos construyendo el perfil de esta muñeca
marcando y trazando sus cortes, sus costuras, sus brillos.
No puede hablar, pero sabes que grita por dentro.

Se elevan sus sentidos y despiertan sus sueños
mientras vas imaginándola, armándola y dejándola ser
Echa sus partes en un sólo rincón, sólo vida puedes ver. 

Ella sabe que tú la has creado, que te pertenece en ese ático
que sólo un creador pudo diseñar tales vestidos,
esos que la cubren y la transforman, aquellos que te provocan.

El sudor de tu trabajo se combina con su vestuario color piel
puntadas intensas y su atuendo sangra también, no puedes asustarte
el dolor es parte de la creación y perfección que observas en ella.

Vas casi terminando su hechura, tus dedos llegan a extenuarse
pero tus ojos le transmiten deseo y gozo al verla completa
tú que la confeccionas, das todo por complacerla, ella completa al fin.

¡Grita, gime de vida! Ha sentido el gozo completo mientras la cosías
no puede aún descifrar sus emociones, ni sus reacciones físicas,
su cuerpo no responde, va descubriendo esta nueva armadura.

Sensaciones inexplicables, el hedonismo se apodera de su cuerpo
Brotan risas, llantos, temblores, ahora muñeca de trapo puedes vivir
volver a la vida desde un cofre en el ático, qué poesía sin fin.

Muñeca de trapo, entrégate a mis manos, yo te daré vida
cumpliré tus sueños de gritar al mundo tus verdades y lamentos
el cofre ya no es para ti, ahora debes correr a vivir.

Muñeca de trapo, grita, gime… ¡estás llena de vida! 

Biografía
Jennifer Andrea Ordóñez Urgilés desde pequeña siempre se sintió atraída por las artes. Inventaba canciones, historias, diálogos; fantaseaba en un mundo de ilusiones. A los 11 años escribió su primer poema, descubriendo que tenía talento para crear y rimar. Posteriormente quiso rimar y con la música en sus venas un repertorio de canciones pudo crear.
A los 14, el mundo del teatro toca su puerta para completar su universo de expresiones y desde entonces la acompaña en su vida, igual que las letras y la música. Escritos inspirados más que nada en los desatinos amorosos, anhelos, ilusiones, pasiones, alegrías y experiencias de vida.
Docente universitaria, especializada en la enseñanza de la lengua francesa y en Primera Infancia. Estos poemas son parte de un compendio de poesías de su primera y próxima publicación
Agradecida con Eduardo por permitir un compartir de sus más profundos anhelos.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Isabel Salas Domínguez (Venezuela)

La poesía de Isabel desnuda el verso sabio. Salas nos acaricia con cada texto y nos invita a fantasear con sus poemas eróticos. Sus letras nos cortaran la respiración, acelerará nuestra cadencia hasta ser cómplice de tanta desnudez porque su lírica nos llega encendida. El olor a carne, el fruto complaciente, todos los verbos gozando, nos liberarán de la sumisión hasta conocer esos mares prolongados del deseo. Abro la boca en gloria bendita para ti abro la boca acumulada desnudo el verso sabio verso jugoso que llena mi verbo aflorado verbo lamido que moja tu garganta fruto meloso complaciente mieles queridas que trepan a la boca por los dedos al pasearlos por la flor caliente al bañarlos de brío dedos rendidos entre los pliegues mieles sostenidas en las puntas mieles que abren las bocas bocas saciadas de mieles abro la boca en gozo deleitado para ti busco el bocado fuerte abro el sexo prendado en tu boca acomodo el verbo servido poso en tu boca