Ir al contenido principal

Pamela Mendieta (Ecuador)


En la poesía de Pamela se construye el amor y el desamor. En sus versos terminaremos con una sensación desmedida de sentimientos encontrados que dará una revuelta a la memoria y nos dejaremos caer para levantarnos más fuerte. Mendieta nos llenará de inspiración y podremos admirar la belleza del viento aunque el mundo parezca color de rosa las palabras también ahogan y causan dolor. La lectura será nuestro refugio.
Así siente un corazón
Como si no hubiera inspiración,
un mundo que no tiene color;
como si fuera imposible encontrar amor
en ese lugar desolador.
Estar sentada y querer salir corriendo
solo pensar en huir en ese momento,
mirar la puerta como la salida
para terminar con esa sensación
Así se siente un corazón
que no encuentra paz ni oye razón,
que en un vaso de agua se ahoga,
y siente que por dentro se desmorona.

Donde estoy
Toco, toco, sigo tocando
nadie contesta
no obtengo respuesta.
Toco más fuerte
el aire se rompe,
cierro los ojos
no encuentro el cerrojo.
El aire me asfixia
no encuentro salida,
lugar pequeño
profundo y sin sueños.
Las palabras se ahogan
en la revuelta memoria,
los gritos no salen
las lágrimas no valen.
Respiro profundo
y en la oscuridad me hundo,
no hay luz, ni claridad
solo absoluta oscuridad.

Las palabras
Las palabras matan
y la ilusión arrebatan
las palabras hieren
mientras los sueños mueren.
Las palabras también son negras
y a las metas desintegran
son espadas refinadas
que de ti nunca se apiadan.
Las letras construyen amor
pero cuidado...
que también causan dolor.
Tienen dos caras
una buena y otra mala
con una te da vida
y con otra te la quita.

No... !Si¡
No, no quiero hablar
si lo hago, me verás llorar;
no, no quiero mirar
si lo hago, no lo podré soportar.

No, no quiero llorar
si lo hago, no podré parar;
no, no quiero colapsar
si lo hago, no habrá vuelta atrás.

***
Si, ¡Si!, quiero hablar
no quiero llorar, sino gritar;
si, si, ¡si quiero mirar!
que sean ellos quienes mi mirada no puedan aguantar.

Si, si quiero llorar
y que las lágrimas salgan sin parar;
quiero caer...
para nuevamente fuerte poder ser.


Y quién

Y quién soy yo...
para no admirar la belleza del viento,
para no sentir el baile del cielo,
perdida en tristes pensamientos
que le quitan la vida al tiempo.
Y quién es él...
que sabe quitar la alegría
y tortura noche y día.
Y quién es...
que quita la calma
y entristece el alma.

Biografía

Pamela Mendieta (Santo Domingo, Ecuador). Desde hace poco más de dos años comenzó a utilizar el seudónimo Mar al escribir algunos poemas, relatos, reflexiones y cuentos en la plataforma de wattpad.
La escritura es para ella una forma de catarsis; donde puede derramar sus lágrimas, sus tristezas, alegrías o emociones; pero también es la manera donde puede crear mundos que vienen en forma de sueños o momentos inesperados; y, en el que intenta plasmar ciertos aspectos que van más allá de la metáfora de sus escritos.
Instagram @fluyemar

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t