Ir al contenido principal

Constanza Henríquez Araya (Chile)


 La poesía de Constanza convertirá nuestros brazos en alas. Nos revolcaremos en sus versos de locura, donde se extingue el eco de nuestra voz. Henríquez desnuda la palabra, nos besa los relieves libres del alma. En sus letras seremos prisioneros de las sábanas, seremos el comienzo y el fin, seremos las olas y el mar.  Sus poemas son la entrega, el roce secreto que respira y desarma, el silencio del movimiento cálido que lleva nuestro nombre.


LAS OLAS Y EL MAR


Tengo miedo.

Temo despegar mis labios
para pronunciar tu nombre
y que no llegues,
que no estés aquí para salvarme
cuando mi mano sea
lo último en sumergirse.

Temo que una noche cualquiera
de sombras y cuervos
me faltes,
que se enfríe tu lado de la cama
y desaparezcas
llevando contigo
los besos en el cuello
en el comienzo y fin de mi espalda.

Me aterra pensar.

Me paralizo de pies a cabeza
al descubrir que a veces,
solo a veces,
no recuerdo tu sonrisa,
que me abasteces
con una mueca de dolor,
que vas y vienes,
que me atrapas y me entregas
como las olas al mar.


PRIMERO EL ROCE, DESPUÉS LA CARICIA

 

Lo que no sabes de mí,

lo que no conoces

es lo que ocurre

cuando me someto a un mal sueño

y me quedo por ahí vagando

en una mancha de la pared

hasta que el silencio

me resulta insoportable

y me giro,

doy vueltas de un lado a otro

sobre el colchón gastado,

y me quedo así

boca abajo.

 

La noche se parte en dos

formando un abismo

entre tu espalda y la mía,

una ferviente separación,

una distancia irreparable,

asfixiante,

porque tú callas,

porque yo cierro los ojos

como creyendo que desaparecerás,

pero estás aquí

a un movimiento de mis piernas cálidas

y prisioneras de las sábanas,

a un roce de mi secreto,

a dos palabras

para respirarme y desarmarme.


LAS HORAS

 

En esta noche de manos frías

podría abrir las ventanas

de par en par,

convertir mis brazos en alas

y lanzarme,

remover el pegamento gastado

de las fotografías de viejos arrugados

en el papel, en la piel,

dejar de enderezar el cuadro chueco

aferrado a la pared

y despojarme de los recuerdos,

del paso de los años,

del tiempo olvidado.

 

En estas horas de cielo muerto

podría cerrar las cortinas

y sentarme a esperar el último baile

sobre las hojas secas de árboles caídos,

saltando de calle en calle

sin pisar las curvas del suelo agrietado,

recorrer un camino desconocido,

un paisaje en blanco y negro,

y asumir que mis piernas

ya no soportan el peso de otros años,

desierto del silencio,

tiempo rasgado.

 

En esta noche de soledad acabada

podría reposar mi cabeza en el mar

y flotar,

flotar hasta llegar a algún lugar

donde se pierda la sombra,

donde se extinga el eco de mi voz

y sentirme más liviana

en la calidez de tus labios,

en el refugio de tu abrazo,

por ejemplo.


DESNUDA

 

Desnuda frente a ti

el pelo en punta

la mano húmeda

mi ropa desparramada

en un rincón de la habitación.

 

Desnuda en la palabra

desnuda ante tus ojos

expuesta de dos maneras:

en la medida en que me miras

y en el universo que descubres

(entre mis piernas).

 

Desnuda en el silencio.

 

Desnuda boca abajo

tendida en la cama

paciencia de ti, delirio de mí,

delirio de espanto

si tus labios llegan a besar los relieves

que dibujan mis cicatrices.

 

Desnuda en el grito.

 

Desnuda boca arriba

desorbitada en el gemido

labios empapados

desnudo el cuerpo

libre el alma.


ESTACIONES DE LOCURA Y AMOR

 

Dime

cuánto más tardarás en volver

para borrarte de mi mente

y quitarte la corona de intrusa,

porque revuelves mis pensamientos

dejándome agotada,

irreversiblemente sumisa.

 

Y ahora que vuelves

me desplomo en el suelo

juntando cada pedacito de ti,

llenándome de tierra

seca y amarga,

revolcándome en la locura

levantando polvo de recuerdos.

 

Dime

cómo hago para olvidarte,

para desprenderte de mis entrañas,

cremar tus miembros

y retocarme con tus cenizas,

quitar el peso de los hombros

y clavar de una vez la estaca.

 

Y ahora que te vas

(otra vez)

me acurruco en el mismo suelo,

abrazo el camino de hojas secas

buscando las piezas de tu cuerpo

bajo la luz de un rayo de sol,

hasta que el frío se cuela entre mis piernas

y comienza a llover.


Biografía

Constanza Henríquez Araya nació en el año 1992 en la ciudad de Ovalle, Chile. Es Licenciada en Literatura y Magíster en Creación del Guion Cinematográfico de la Universidad Finis Terrae (Santiago). Ha incursionado en diversos géneros literarios, colaborando principalmente con sus escritos en publicaciones independientes.

“Desnuda” (Taller del Libro, Concepción, 2020) es su primera obra, un poemario que aborda las relaciones de pareja en sus dos extremos: el amor cuando se contempla virtuoso y, sobre todo, cuando se descubre vicioso. En él reúne sus creaciones poéticas escritas a lo largo de cuatro años y que destacan por la permanente necesidad de la autora de explorar y sumergirse en la profundidad de sus sentimientos a partir de una relación entre dos mujeres amándose en la bruma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Isabel Salas Domínguez (Venezuela)

La poesía de Isabel desnuda el verso sabio. Salas nos acaricia con cada texto y nos invita a fantasear con sus poemas eróticos. Sus letras nos cortaran la respiración, acelerará nuestra cadencia hasta ser cómplice de tanta desnudez porque su lírica nos llega encendida. El olor a carne, el fruto complaciente, todos los verbos gozando, nos liberarán de la sumisión hasta conocer esos mares prolongados del deseo. Abro la boca en gloria bendita para ti abro la boca acumulada desnudo el verso sabio verso jugoso que llena mi verbo aflorado verbo lamido que moja tu garganta fruto meloso complaciente mieles queridas que trepan a la boca por los dedos al pasearlos por la flor caliente al bañarlos de brío dedos rendidos entre los pliegues mieles sostenidas en las puntas mieles que abren las bocas bocas saciadas de mieles abro la boca en gozo deleitado para ti busco el bocado fuerte abro el sexo prendado en tu boca acomodo el verbo servido poso en tu boca