Ir al contenido principal

Lucas Margarit (Argentina)


 La poesía de Lucas es el milagro del movimiento que le da sentido al resto de las cosas. Me levanto, el mar se mueve con el sonido de mi cuerpo, son sus versos con pétalos y hojas secas refugio de los pájaros. Sus letras son como atravesar el fuego santo de la ciudad, mientras el campo se incendia como los frutos prohibidos y aunque mi mirada se contiene, extiendo como un suspiro mi lectura hacia la palabra de Margarit. Entre dos orillas la teoría de la distancia se muestra con un rostro que viene del sur donde se juntan las pantallas de la candela frente al mar y la última ola desaparece.


De Lazlo y Alvis (Buenos Aires: Siesta, 2001)

                                     

a Gloria

 

con tus huesos creíste deificar

algo

herrumbre

pasto o solidificación

 

deificar

con esos huesos que ya no pertenecen

 

 

de El libro de los elementos (Buenos Aires, tsétsé, 2007)

 

levántate lázaro

y como un suspiro

verás la muerte de los otros

de los que abren la puerta de un sepulcro

de los que hieren jabalíes en la montaña

de aquellos que juntan frutos de los olivos antes de la pascua

de los mercaderes echados de tu templo

de un cristo y de los leprosos que aquel cristo sanó

de las meretrices blancas y negras de una ciudad arrasada

aún de los pájaros que supieron atravesar el fuego santo de esa ciudad

quita las vendas de tu cuerpo

y verás morir a los gusanos que nacían de tu cuerpo

 

puedes extender con tus manos

los extremos de una cartografía

de tierra y arena

cuando el frío se apropie de otros contrastes

 

sentado

como jerónimo

en un desierto poblado de bestias

bellas como la sal

 

y estarás lázaro

tentado de cubrir

la piedra

con pétalos y hojas secas

de un otoño corroído

 

De Bernat Metge (Buenos Aires, Buenos Aires Poetry, 2016)

 

Recuerdos de Bernat antes de morir

 

uno las pantallas de fuego frente al mar

los líquenes de aire y de savia

el fuego frente a dios

y el mismo refugio de los pájaros.

 

ofrezco tu cuerpo en sacrificio

mis uñas atadas al mismo otoño del pasto y de la noche

uno las rodillas para recordar el mismo color de mi carne

mi carne vacía

y el milagro del movimiento

 

el mar se mueve con el sonido de mi cuerpo

con el sonido de mis manos que caen

y se mueven sobre el fuego

 

en el fuego mi cuerpo de pájaro se atreve a envejecer

 

¿has oído el lamento de las abandonadas?

¿has podido huir como las ratas moribundas a otra orilla?

¿quién errará sobre mis huesos cuando mis lágrimas de niño se oscurezcan?

 

de Elis o Teoría de la distancia (Buenos Aires, Suri Porfiado, 2020)

 

V

 

te ahogaste

como quien recurre al agua

para celebrar un nuevo bautismo

 

entre dos orillas

con los ojos cerrados

los peces

comían lo que abandonabas

 

***

 

Naturaleza muerta (siglo XVI)

 

elis describe mientras espera:

 

botella

agua sucia del río

 

cuenco de barro

con sangre de ternero

 

florero de vidrio oscuro

con tallos y hojas

 

dos naranjas

la mano sucia de un hombre viejo

que da sentido al resto de las cosas


Inédito

 

un pájaro ciego se adelanta

hacia las últimas olas de un mar que desaparece

un gusano se estira y encoge entre las ruinas de una ciudad blanca

mi mirada se contiene

para permanecer inmóvil entre los huesos horadados

un cristo de nácar se sumerge en ese mar inacabado

y el campo sembrado se incendia como los frutos prohibidos

de un paraíso de mármol

una mujer cierra los ojos

porque no hay herederos ni jazmines para las tumbas

y no hay jinetes que anuncien las nuevas imágenes

en la vía láctea


Biografía

Lucas Margarit (Buenos Aires, 1966) es Doctor en Letras por la Universidad de Buenos Aires, su tesis de doctorado trató acerca de la poesía de Samuel Beckett. Ha realizado su post-doctorado sobre la traducción y la autotraducción en la poesía de este mismo autor. Es poeta y profesor e investigador en la Universidad de Buenos Aires. Ha colaborado con numerosas publicaciones y dictó cursos, seminarios y conferencias tanto en Argentina como en el exterior (México, España, Polonia, Eslovaquia, etc.).

Publicó los siguientes libros de poesía, Círculos y piedras, Lazlo y Alvis, El libro de los elementos y Bernat Metge y los de ensayo Samuel Beckett. Las huellas en el vacío, Leer a Shakespeare: notas sobre la ambigüedad. Ha traducido obras de William Shakespeare, Sir Philip Sidney, Henry Neville, W. H. Auden, Samuel Beckett, entre otros autores. Asimismo, ha publicado y editado con el grupo de investigación que dirige tres tomos de textos utópicos ingleses (dos volúmenes con textos del siglo XVII y un tercer volumen con Utopías del siglo XVIII). En este momento está terminando de editar una compilación de Poéticas Inglesas del Renacimiento y también una edición y traducción de los Atomic Poems (1653) de Margaret Cavendish (Duquesa de Newcastle) para Chile y España. Actualmente dirige un proyecto de investigación “Ruinas, vestigios, restos: hacia una definición de una estética de la degradación en la literatura y cultura inglesas”. Es director de la revista Beckettiana (UBA) y miembro del comité académico de las revistas, Inter Litteras (UBA), Buenos Aires Poetry, Estudio Teatro (Lima), Escenológicas (Polonia), entre otras. Es miembro de la Samuel Beckett Society y de la Asociación Argentina de Teatro Comparado. Sus poemas han sido traducidos al inglés, al portugués, al catalán y al italiano. En breve será publicado Elis o teoría de la distancia (poesía) y está preparando dos libros de poemas que serán uno: Brevissimo tratado sobre el asombro y Telesio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t