Ir al contenido principal

Mercedes Roffé (Argentina)


La poesía de Mercedes es la vibración que se expande, el jazmín abierto y entregado. Sus versos los pétalos sutiles que le susurran a la memoria mientras nos llevan a sobrevolar el hilo de la vida. En su palabra habita la luz suntuosa que nos bendice sin origen ni fin que nos invita abrirnos y caer en el verde metálico del atardecer. No es sólo la belleza del poema, en sus letras atesoraremos el suspiro que nos convierte en la materia radiante que siempre deberíamos ser.

 

Mercedes Roffé

Selección de poemas

Tres de La ópera fantasma,

(Bs.As, Bajo la luna, 2005;

España/México, Vaso Roto, 2012)


Loto

Iluminados

se llama

a aquellos que

los párpados        [cosidos]

entreabiertos

los labios

cuentan    /     ven

abrirse    /      caer

los pétalos

de una mentida flor

s u n t u o s a

en el incierto paraje

que

lo por venir

le guarda

a la memoria


       Plegaria

Llámese vida

o mártir

o dejo

o tejido

o piélago

o ruinas

o ciérrase

o cuna

o lo

desesperado / oscuro

o trenzas

o pampa

o acabarse


            O

Llámese

grietas

lajas

 

carmesí

cirio o cardumen

susurro o crimen

o hace

o día             danza o sima

sueño o combate

 

PROVEEDME

PROVEEDME


no es sólo    la belleza


se aquieta

se aquieta

la tarde


se arrodilla


Ghost Opera

(Tan Dun)


agua

trémolo

redoble de timbal y

agua

trémolo

gota

GONG

en el seno / cuenco del

agua

trémolo

GONG

vibración que se expande

en el espejo / cuenco / timbal del

agua

trémolo

GONG

 

Entonces vienen Shakespeare

y Bach

y hablan

sentados frente a frente

frente al cuenco / timbal / del agua

y la luz

como dos Budas

solemnes

hablan

y Shakespeare dice: "De la materia del sueño / somos."

"Fuga / Fuga de muerte" —dice Bach.


Mercedes Roffé

2 poemas

de Las linternas flotantes,

(Bs.As, Bajo la luna, 2009)


V.

 

Porque el Ángel vigila.

Vela.

Alerta está sobre un costado del hombre.

Ángel-lechuza.

Sutil está.

Ve sin ser visto.

Trabaja.

Los ángeles trabajan.

A veces

una bala perdida los hiere

—primero a ellos—

luego se abre camino y mata.

 

 

Ángel dormido.

Desvaneciente.

Ala herida.

Gotas de sangre-alma.

 

 

Vigila.

Vela.

Alerta.

Sutil está

sin ser visto.

Sobrevolando el hilo de la vida.

Sutil el hilo

el ala.

Transparencias.

Nervaduras de aliento-vida

Sombra blanca sobre tierra blanca

contra blanco muro de agua transparente.

 

 

Crece el jazmín y se abre

en su blanco bienoliente.

Vida sutil  el Ángel se corona

de blanco bienoliente y se abre

jazmín alado a un costado de tu hombro.

Vida sutil.

Susurro

         de aguas transparentes.

 

 

Música es

aquello que bendice.

Silencio bendecido y coronado

de gotas bienolientes.

 

 

Cristal del mundo

Cristal-aleph que encierra –libre—

todo lo que debía haber sido

todo lo que, en algún lugar, (se) es.

Lugar otro, devenir de lo exacto-destinado.

La vida es el sueño de un ángel

herido en su costado;

en su ala

transparente y perfecta.

 

 

Un desvío fatal: interferencias

de un susurro-silencio transparente y perfecto

un jazmín abierto y entregado.

 

 

Las flores son infinitas. No en número.

Cada una.

Cada una un roce de lo otro en esta vida.

De una orilla en la otra.

Reminiscencia.

Emanación primera de la Primera

Emanación

                   —transparente y perfecta.

 

 

Cada cual a su flor.

Cada cual a su aliento.

El Ángel vela

herido en su costado.

 

 

¿A qué herida atender

primero?

¿a qué llaga, a qué laceración

para parar la sangría

de un mundo herido

en todos sus costados?

 

 

¿En qué estrella de cristal radiante

atesorar su suspiro, su sangre

blanca-transparente sobre la tierra-muro blanca

herida

de esta sombra blanca diferida siempre

siempre en otro lado

moribundo siempre

herido siempre y entregado?


VI.

 

La luz se hizo.

¿Quién ha de dudarlo?

Y los pastos y los cielos y los mares.

 

 

Sutil aquel que separó

el azul del azul

el día de la noche

el verde metálico del atardecer

del verde-vida del prado.

 

 

Vida sutil.

El Ángel vela

herido en su costado.

 

 

Brutal.

Brutal también.

¿Quién podría negarlo? ¿Quién

dudará que hay

                            sangre

mucha

sangre

murano derramado

por la tierra-muro blanca sombra

oh muro-mundo siempre

herido

siempre

perfecto     henchido

en el cristal-aleph de un devenir

silencioso y perfecto

                            siempre

en otro lado?

 

 

El Ángel-Número.

Cifra perfecta, infinita, feliz

concatenación

de aleatoriedades

—sin origen ni fin—.

Ochocientos billones de blancos

pétalos bienolientes tiene

el jazmín de lo real

—abierto y entregado.

emanación del loto originario

partícula

         de blanca fe

 

 

Jazmín-noúmeno.

Sinergético loto

de ocho y tantos billones

de pétalos bienolientes,

heridos y entregados.

 

 

¿Qué fue antes:

el loto o el jazmín?

¿Por qué caminos vamos

si hay camino    

—tiempo herido en su costado?

¿Hay antes y después?

¿Sendero hay?

Hay un aleph-cristal perfecto

ensangrentado.

Completud de tallas convergentes hay

y en el centro el vacío.


Biografía

MERCEDES ROFFÉ Poeta y editora argentina. Desde 1995 vive en la ciudad de Nueva York. Originalmente publicados en España y Latinoamérica, varios de sus libros se publicaron en traducción en Italia, Quebec, Rumania, Francia, Brasil, Inglaterra y Estados Unidos. Su poemario La ópera fantasma (Madrid/México, Vaso Roto, 2012) fue elegido uno de los mejores libros del año por dos prestigiosos periódicos mexicanos. El suplemento Babelia del diario El País, de Madrid, incluyó en 2016 sus Definiciones mayas (1998) entre los 100 mejores libros publicados  en español en los últimos 25 años. En 2017 salen a la luz las antologías El Michaux (tintas) y otros poemas (Puebla, BUAP), Todo alumbra (Quito, El Ángel), Antología poética (San Juan de Puerto Rico, Editorial Trabalis) y El desierto y el oro (Sgo. de Chile, RIL/Aérea). La editorial Monte Ávila publica en 2018 la antología Mansión nocturna. Ese mismo año la Editorial Excursiones publica en Buenos Aires Glosa continua. Ensayos de poética. En 2019 Palabrava Ediciones, de Santa Fe, Argentina, incluye en su colección Anamnesis el libro Otras lenguas, con fotografías de Roffé y poemas de Inés Aráoz. Desde 1998 dirige el sello Ediciones Pen Press (www.edicionespenpress.com). Desde el 2018 dirige el ciclo de retrospectivas de poesía y artes visuales Talking Poetics / Hablando de Poética, en la New York Public Library. En 2020 la III Global Conference of University Researchers on Hispanic Issues dedicó un panel de homenaje a su trayectoria. Ha recibido las becas John Simon Guggenheim (2001) y Civitella Ranieri (2012).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t