Ir al contenido principal

Freddy Peñafiel Larrea (Ecuador)


 La poesía de Freddy está impresa como puerto de llegada. Sus versos llevan todos los secretos de la ciudad. Peñafiel, el pirata solitario, lleva botellas que guardan poemas que dejan correr el agua para ver un mundo acariciándose bajo las alas. En su camarote de sirenas atrapadas, construye el mapa del futuro para fugarnos de la vida sedentaria.  


11 de julio

te fugaste de la vida

rompiendo pico a pico los barrotes

acariciándote bajo las alas

un par pequeño de ojos

teniendo en la nariz

un candado

                           oloroso a algodón de azúcar

 

la vida te quedó estrecha

un día

            por la mañana

te cortaste

             los brazos

                         la barba

                                      el pelo

 

no alcanzaste a recibir tu propio abrazo

esa mañana

qué rico olías…

 

( Del amar, de la mar 1995)

 

Declaración de amor con pata de palo

yo

pirata solitario

con pocos pelos en la lengua

y luenga barba

con cabellos enredados

una pata de palo

lentes para ver un mundo que no me gusta,

esta mañana

bajo un eclipse de luna

declaro :

que a la bodega de vinos de mi barco mayor de pirata

le faltan botellas que guarden tus besos

durante la noche

que a la bodega donde están los tesoros robados

a otros piratas más despistados

le faltan tus abrazos

una mirada atrevida

tu sonrisa

que a la bodega donde guardo mi corazón

le falta el pedazo que te llevaste

jugando a las escondidas

dentro de tu oreja

que a la bodega de la música

le falta la que bailé contigo

que en la bodega donde tengo

junto a la proa

el mapa del futuro

estás impresa como puerto de llegada

con mis miedos por testigos

pongo en esta hoguera de silencio

mi pata de palo

el único ojo de vidrio que me queda

mi luenga barba

cabellos enredados

para hacerte señales de humo enamorado

y que vengas a dormir

en mi camarote de sirenas atrapadas

donde siempre el mejor lugar

es para ti....

 

(Del asombro de las sombras, 1997)

 

Radio

de todas las voces, elijo la del locutor de radio a la madrugada,

cansado

amanecido

acompañante

sabiendo que más allá

es el único que acompaña

es el único que sabe todos los secretos de toda la ciudad

el único que, entre canción y canción,

llamada y llamada,

va al baño, solo,

deja correr el agua

y llora…

 

(transitares, 2013)

 

Nacimiento

llenar un frasco de vidrio con piedrecitas

darle a cada piedra el nombre de una palabra

agitar

escuchar

traducir

nace un poema

 

(dentro y fuera de las casas, 2018)

 

Epitafios

¿qué decir de uno después de la muerte?

fue una buena persona, dirán quienes no te conocieron y solo oyeron de ti.

era un desastre, dirán quienes te pidieron favores, que no pudiste cumplir.

era un poeta, dirán tus editores, imprimiendo tus textos póstumos.

era un señor que saludaba, dirán quienes trabajaron contigo.

a veces hacía reír a todos, dirán quienes nunca se rieron contigo.

era una buena persona, dirá tu familia ( o casi toda tu familia).

sabía amar, olvidar y amar dirían en los callejones sin salida.

pero nadie dirá que tenía un buen corazón,

que a veces, (solo a veces),

se ponía intenso y amenazaba con estallar dentro del pecho…

ese corazón que nos lleva cada segundo a la vida

y puede llevarnos de la vida

hará una linda sombra en el parque, dirán el sol

las semillas

y los pájaros.

 

(dentro y fuera de las casas, 2018)



Biografía

Freddy Peñafiel Larrea, profesor, periodista y poeta. Tiene un programa de radio dedicado a la literatura que se llama "Rompecabezas" y que se transmite los jueves por www.radiolacalle.com

Ha publicado varios libros dentro y fuera del país. Le encanta leer sus poemas donde lo inviten,  se divierte mucho, así que asomen para conversar.

Twitter: @rompecabezas24

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo