Ir al contenido principal

Jhensy Lucena Castillo (Venezuela)

 

La poesía de Jhensy atraviesa el aire, atraviesa la vida. Sus versos se extienden despejados y serenos, para avivar a otras bocas a no silenciar los días que se marchitan. Sus letras rememoran desequilibrios y lamentos, pero también el sueño soleado de una esperanza que no se apaga. Su trabajo visual es el rugido del alma, impacta y deja su huella para siempre.


Los actores saqueadores

Círculos plomo

atraviesan el aire,

en el asfalto, puntos rojos

Crece el hambre

extendiéndose,

un silencio en llamaradas

 

No hay un solo trozo de tierra

liberado

de la patria incertidumbre

¿Volverá la claridad?

En esta ciudad el sol ya no enrojece,

enrojecen mangos, el merey

 

En las calles y avenidas

montañas de basura encienden,

En sus casas, resecándose

las tripas de inocentes

esperando elevado azul país

prometido por actores saqueadores,

que jugando con el tiempo ciudadano,

en cadena nacional van culpando a otros

por los muertos,

Y se ríen,                           Y nos ríen

sacándole pepitas de oro a los ríos amazónicos 

mientras perros ratas rompen la basura,

secándonos de risas y de aliento,

sumiéndonos en un transitar fortuito

para tejer el día con lamentos,

para tejer el día marchitándose

en mis dedos.  


Las calles se están quedando solas 

También te vas

también te fuiste

también te hirieron.

 

Más las colas

para sacar “el carnet de la patria”

en domingos soleados

que parecen despejados

y serenos.

Han sabido bien cómo simularlo

he optado

por no hablar con nadie.

Aquí ya todos carecen

de pasivas entrañas,

uñas limpias,

rostros felices

o voz.

Mientras tanto,

en avenidas principales

niños perros buscan entre desechos,

algo que sirva

para silenciarse las tripas.

 

Solo logran silenciar

sus bocas

con gusanos.

 

Con los pantalones rasgados

me marcho

todas las tardes

de mi casa,

con los pantalones rasgados

todas las noches

l   l        e        g       o

e x h o r t a

en acontecimientos locales

Causantes, en gran medida

de mis desequilibrios

internos.

 

Las calles se están quedando solas

                                                                               So-la

 

También te vas

también te irías

también te hirieron.











Biografía

Jhensy Lucena Castillo (Venezuela, 1992). Licenciada en Educación Integral. Cantautora. Escritora y artista visual. Su proyecto de poesía visual, Verso Lidio, busca enhebrar la magnífica pluralidad de Versos, ideas, elementos de la naturaleza e imágenes como la forma más sublime de lo visible. Actualmente se encuentra trabajando en su proyecto musical en paralelo a su obra literaria.

Lleva un blog llamado “Café de las Seis” donde promueve el trabajo artístico contemporáneo mediante conversaciones y entrevistas abarcando temas desde literatura, dibujo e ilustración y medios mixtos-audiovisuales: https://cafedelasseis.blogspot.com/.

Publicada en la edición impresa #2 - Prints de Errr Magazine, México 2015, las antologías “Fin de ciclo” por Dossier Galeria, 2016, la edición Especial III Aniversario “Horas de extravío”, el Número X de artes visuales y literatura “Perecedero” de la Revista Awen, y la II edición de “Ant[rop]ología del fuego” por Ediciones Palindromus, 2020. Obtuvo 1 mención honorífica en el V Concurso Nacional de Poesía Joven Rafael Cadenas, Venezuela 2020.

 

Redes / medios de contacto:

Instagram Personal: @sydoreis

Collages en Verso: @verso.lidio

Email: verso.lidio@gmail.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t