Ir al contenido principal

Herlinda Elizabeth Terán Rojas (Ecuador)


La poesía de Herlinda desviste lo oculto. Sus versos golpean al pecho porque algunos han apagado la luz de sus ojos. En cada inspiración de Terán su palabra baila libre, hasta volvernos adictos a su inspiración. Su sombra felina increpa con elegancia, evolucionamos y nos merecemos sus poemas, para danzar sobre la verdad. 


De girasoles

  

Alguien adivine ¿por qué reparto girasoles?

Porque algunos han apagado la luz de sus ojos

otros han dejado caer sus semillas

entre las piedras

y el viento se las ha llevado a otros destinos

¿y para dónde ha girado el sol?

-me pregunto una y otra vez-

Aún repartiré girasoles

hasta despertar a los desconsolados

  

 

Tabaco

 

Varias tardes danzaron

                                         tu cigarrillo y mi pluma

tejieron versos

                           sobre carillas manchadas de café tinto

Tu humo cada vez

                               más extinto

desaparecía en cenizas

                                           tu presencia

 

Me ha bastado

                                tu narcótico aliento

para volverme adicta

                                            a ti

entre cada bocanada

                                                         y escritura

 

Aún

                                  humeas

el bálsamo simulado de tabaco

                                           en cada inspiración

 

 

Entre sombras

  

A lo lejos

                   la arboleda

a mi lado

                   una sombra felina

 

Vigilante

                   

-en suspenso-

                                  me maulla

me mira

 

                      y en mis miedos

 

                     habita

 

 

Carta del adiós

 

He amado a quien en verdad

lo merecía

Me amó en su tiempo

volvió a otro nido

-es ahí donde debe estar-

El tiempo pasa

                              la gente da vuelta

en algo habré evolucionado

                                                   y él también

 


Magia sin álgebra

Ojalá Baldor pudiera deducir

a la poesía

sin números

Equis al cubo (x3)

es la nada…

la palabra baila libre

rebelde

sin estructuras

ella resta y suma

golpea al pecho

aniquila al Alzheimer

increpa con elegancia

enamora sin preámbulos

desviste lo oculto

pincela cuerpos

a puño y letra

filma la existencia

se eterniza

es épica

Baldor

…¿para qué entenderla?


Biografía 

Herlinda Elizabeth Terán Rojas nació el 02 de diciembre de 1979 en Quito (Ecuador). Realizó sus estudios primarios en la Escuela Jaime Roldós Aguilera (hoy IPED Manuela Cañizares).

Comunicadora social, graduada en la Universidad Central del Ecuador. Poeta y escritora. Dedica al periodismo público y privado más de 10 años.

Diplomada en Comunicación Corporativa. Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL).

En el 2015 publicó su primer libro de poemas “Piel de espejo”, con la editorial El Ángel editor.

En el 2016 su poesía formó parte de la antología de poesía internacional Paralelo Cero.

En el 2017 integró en la antología “Actuales voces de la poesía hispanoamericana”, en homenaje al poeta guatemalteco Ingleberto Salvador, editorial argentina Literarte. En el mismo año formó parte de la antología ecuatoriana de poesía femenina “Vuelo de mujer”, de la editorial El Ángel Editor.

Su poesía está incluida en antologías ecuatorianas: “Vuelo de mujer” (2017) y “Voz Poética” (2018).

En el 2018 su poesía se incluye en la antología “Actuales voces de la poesía hispanoamericana”, en homenaje a Alma del Campo.

Ha participado en talleres literarios de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, de la Universidad Central del Ecuador, la Universidad Andina Simón Bolívar y editorial El Conejo.

Participó en el certamen internacional de poesía Paralelo Cero 2016.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t