Ir al contenido principal

Hugo Orlando Ramírez (Argentina)


 La poesía de Hugo nace para trascender. En sus versos habitan los pequeños milagros, nos muestra el camino que tiene claridad en la madrugada, rompen las cadenas del silencio. Aun cuando todo están incierto y soplen los vientos repentinos, sus letras nos acercarán al destello vivo con el que nos cobijan unos ojos que le sonríen al mundo. Ramírez es un generador de poemas que esparce por la tierra con el afán de nutrir una vida agradecida.


Amo saberte luz

Aún en tiempo de la espera,

cuando todo parece tan incierto,

floreces, aunque no lo sepas.

 

Aunque los días

se vean inútiles a veces.

Las hojas por los aires

cuando soplan los vientos repentinos,

floreces.

 

Floreces,

y es tu esencia el florecer.

Mujer que siembra luz

y va dejando huella

aún en el desorden

de un mundo nunca dócil.

 

Aún cuando traiciona el pensamiento

y te acosan las preguntas,

habrá un destello vivo

en el rincón de tu alma.

 

Floreces y das vida floreciendo.

Iluminas y consuelas,

comprendes y repartes

la sonrisa que espiritualiza el mundo.

 

Cultivas perdón y gratitud,

ofrendas los saberes trasmitidos

por generaciones.

No dejarás de florecer,

ángel, musa, horizonte,

guía del huérfano presente,

corazón que resplandece.

 

Verso a pesar de todo

Al amparo de los corazones

que alumbran los caminos,

nacen los versos,

que rompen las cadenas

del silencio.

Precisan los latidos,

los colores del alma viva

para vibrar con calor humano.

Toman los vuelos de esas vidas

que le dieron su aliento.

Y las palabras de todos nosotros

como regalo generoso.

Porque es un abrazo el verso

que opone el sol

a los inviernos.

Tiene el milagro

de levantarnos de caídas.

Nace para trascender

y derretir todos los hielos.  

 

Esta sed que no claudica

Ni el pozo en el que caes,

ni la selva que se esconde en la penumbra,

ni el presagio,

borrarán la sed que no se quita.

 

De las aguas tranquilas yo no vengo,

de los lechos de rosas,

de las cómodas horas.

Aún preso de la noche,

lejos del hogar,

yo estaba ahí al cobijo de tus ojos.

 

Batallaste en mi trinchera

con la paz como bandera;

y entonces sentí

que ninguna soledad

llega a ser cierta.

 

Adonde me lleve el camino

irán conmigo las guerras que libré,

las derrotas que me hicieron fuerte,

los extravíos.

Hasta que la noche llegue,

mis pies en el camino irán,

al cobijo de tus ojos

con esta sed que no claudica.

 

Redes

Por hacer brotar la lluvia

siembro mi verso cada día.

 

Mi afán es tallar cada colina;

internarme monte adentro

entre chañares verde ceniciento

donde reinan los sonidos

de los pájaros

y el aroma es de los frutos.

 

Por calmar esta sed

de la palabra viva

le busco nombre

a la música del río,

y me hermano entre los peces

que pintan el color de los silencios

y saltan decididos en la noche

por acercarse unos segundos a la luna.

 

Y en cada sol lanzo mis redes

y espero en la calma de la arena

que por fin al alma de la tarde

le comience a brotar una poesía.

 

 

Ternura

Después de la última estrella

de la noche,

todo empieza a despertar.

La tenue luz precede a los colores.

Una ciudad se instala

en las retinas.

 

Hay que comenzar, me digo,

y tu ternura me deja una sonrisa

para que alegre mi alma.

 

Miro los árboles, como siempre.

Están allí los pequeños milagros.

En los trinos, en los vuelos,

en ese otro mundo que se ve

con los ojos de los pájaros.

 

A mi madre

Andan girasoles luminosos

por tu corazón,

madre del sueño.

 

Sales a velar el devenir

de quienes

nunca terminarán de ser tus hijos.

 

Isla en este océano

donde a menudo nos perdemos.

Colmena en primavera,

no voy a renunciar a esta luz

de encontrarte todas las mañanas

en el fresco de la tierra regada.

 

Madre del sueño

de los pájaros errantes que me habitan.

Tuyo es el huerto que cultivo

con las manos que un día modelaras.

Generadora de trigales que esparces por la tierra,

nunca se cortó el mágico cordón

que aún nutre mi vida agradecida.

 

¿Sabes madre? Ya no cumplimos años.

El camino tiene claridad de madrugada.

Mi vida crece en tu oración de madre

y mis ojos recuperaron el asombro de los niños.

Digo perdón

desde mi vida peregrina

y desde mis ojos, madre,

te bendigo.

 

Biografía 

Hugo Orlando Ramírez. Poeta, escritor, profesor de Lengua y Literatura y fotógrafo nacido en Santiago del Estero, Argentina. Publicó los libros: "Tus ojos en las calles", "Sueños como aullidos", "Poemas que avanzan retroceden", "Mitre, historia y pasión" y, en imprenta, el nuevo libro “El umbral donde tu voz resuena". Obtuvo numerosos premios y distinciones, como el Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores por su libro "Sueños como aullidos". Fundó y dirigió la revista cultural Ventana abierta a la vida. Coordinó talleres literarios y participó en diversos Encuentros de Escritores, recitales poéticos y antologías.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Isabel Salas Domínguez (Venezuela)

La poesía de Isabel desnuda el verso sabio. Salas nos acaricia con cada texto y nos invita a fantasear con sus poemas eróticos. Sus letras nos cortaran la respiración, acelerará nuestra cadencia hasta ser cómplice de tanta desnudez porque su lírica nos llega encendida. El olor a carne, el fruto complaciente, todos los verbos gozando, nos liberarán de la sumisión hasta conocer esos mares prolongados del deseo. Abro la boca en gloria bendita para ti abro la boca acumulada desnudo el verso sabio verso jugoso que llena mi verbo aflorado verbo lamido que moja tu garganta fruto meloso complaciente mieles queridas que trepan a la boca por los dedos al pasearlos por la flor caliente al bañarlos de brío dedos rendidos entre los pliegues mieles sostenidas en las puntas mieles que abren las bocas bocas saciadas de mieles abro la boca en gozo deleitado para ti busco el bocado fuerte abro el sexo prendado en tu boca acomodo el verbo servido poso en tu boca