Ir al contenido principal

Margreth Jiménez Marín (Costa Rica)



La poesía de Margreth es un bálsamo lleno de amor. Sus letras son como una voz de corazón joven y desnudo que se aferra a la vida sin soltarse.  La esencia de Jiménez  está conformada por mil palabras que se nutren de placeres y deseos, que emanan un aroma lleno de pensamientos de diversos colores, a veces fantásticos a veces martillan. Su palabra es la receta para vencer cualquier adversidad. 


Espera

Mira las tinieblas
espera que su amado
la agarre sin soltarse
jamás de su lado.

De espalda está
lo espera ahora mismo
porque como no lo ha visto
no sabe cómo será
quien la abrazará.

Cubierta está
por fuera
porque él ha visto
su corazón desnudo.

Mil palabras
vuelan alrededor
pensando qué le dirá
cuando se acerque más.

Preguntas
que no tienen respuesta
porque su voz
no ha conocido.

Ha visto su esencia
se ha dejado llevar
como las gotas de rocío
que refrescan las plantas
alrededor.

Allí está
sintiéndose hermosa
en su corazón.

Aunque cuando la miran
ven sus trajes antiguos
pero su corazón es joven
para dar su amor
porque nunca
lo han sentido.

Autoría propia.
Derechos reservados.

 

Amor dulce amor

Tus letras son como una voz, que me atrapa, me encanta su aroma, me deja perpleja.

Tu cariño expresado, un bálsamo lleno de amor, del bueno, dulce y sereno, en el desierto.

Dulce al paladar sin haberlo tocado, aunque con palabras, te he besado.

He tomado tus brazos, me han rodeado, por tu dulce amor, apasionado.

Mis mejillas has acariciado, cuando risas me has sacado, sin siquiera pensarlo.

Lágrimas de ternura, porque eres el único, que me ha entendido, en este mundo absurdo.

Dulzura e ingenuidad me atrapan el alma, el corazón late, aún más.

Por más que me pidas, que no te ame, lo hago, cada día más.

Autoría propia.
Derechos reservados.

 

Sensación aromática

La mayor fantasía
ha cumplido,
como una rosa
la ha tratado.

Con su aroma
se ha cautivado
y le ha hecho
un castillo.

La ha protegido
como tallo delicado,
con besos tiernos
la ha adornado.

Con pequeñas travesuras
la ha animado,
por la sensación
que le ha provocado.

Placeres y deseos
se había negado,
hizo caso al corazón,
su mente ha volado.

Encontró la tentación
al principio vio pecado,
realmente ha descubierto
que se ha enamorado.

Su aroma
lo ha cautivado,
ha cumplido
con el ser deseado.

Toda fantasía ha tenido,
y con ella ha gozado,
ha llegado a amar
por lo puro de sus labios.

Su corazón dispuesto
que de amor ha rebasado,
descubriendo con todo eso
que ni cuenta se ha dado.

Enamorado ha quedado
de su aroma demasiado,
con pétalos de rosa
su piel ha bañado.

La vistió de reina
donde la habían lastimado,
ganando con todo esto
el amor más puro y sano.

Llegando al universo
con solo haberla besado,
deseando ser solo suyo
con sus brazos amado.

Porque su corazón ganó
sin buscarle para eso,
la mayor fantasía
por su aroma atrapado.

Autoría propia.
Derechos reservados.

 

Empatía en acción

Observar una rosa de diversos colores es fantástico.

Observar una persona de diversas maneras es terrorífico.

Ja, ja, ja.

Cuando se ve la naturaleza con su diversidad, todos desean tomar fotos y capturar esa belleza, más si despliega en un mismo día diferentes tonos.
¡Qué maravilla!

Cuando se ve una persona que cambia constantemente, la gente opina:

- Loca.
- Deprimida.
- Enojona.
- Desquiciada.
- Peleona.
- Bipolar.
- Aburrida.
- Extraña.
- Rara.

Pero si se medita, las personas son parte de la naturaleza.

Las circunstancias o enfermedades agobian.

No todos actuamos igual, ante una misma situación.

Si se disfruta de una maravillosa flor, puesta de sol con diferentes tonos, el bello arcoíris, las diversas mareas del mar, las estaciones en algunos países, la lluvia y el verano, podemos considerar que nada es igual.

Si lo fuera, sería aburrido, cansado y deprimente.

Así, que antes de catalogar a las personas, debemos pensar con lo que luchan esas personas, de esta manera igual que las rosas, recuerden que ellas también espinas, tienen para protegerse, por muchas razones será.

Observar una rosa de diferentes colores es fantástico.

Considerar una persona de diversas maneras es empático.

Así, el mundo será mucho mejor.

Autoría propia.
Derechos reservados.

 

Pensamientos

Ya no aguanto más las miradas, esas que hacen que muchos se alejen, al verme.

Ni siquiera sabía que pasaría, lo que dijo el médico, no era ninguna mentira.

Que duro es mirarme, sintiéndome derrotada y perdida.

Pero esas miradas me lastiman, preferiría que preguntaran, de mi vida.

Han dicho de todo, dando explicaciones que causan, más heridas.

Mis pensamientos me martillan, como deseara acabar ya, con mi vida.

Dicen lo siento, con palabras, pero sus miradas son de lástima.

Sé qué es lo que piensan, en su ignorancia, se alejan.

Me siento sola y herida, no quiero más, esta vida.

Porque la muerte no me lleva, dejo de sufrir esta condena.

El mundo se equivoca, no es un castigo, por algo que ni siquiera, he cometido.

Basta de torturas, son más crueles los pensamientos, desmedidos.

Otros han surgido, si ellas pueden, significa que puedo hacer lo mismo.

Quizás imponga una nueva moda, se quiten sus cabellos y no me sienta sola.

Saldré adelante, venciendo todo, lo que ahora me ahoga.

Ahora saldré a la calle y si alguien me mira para alejarse, lo haré primero.

Tomaré la iniciativa y los sacaré de mi vida.

Primero soy yo y no lo que otros digan.

Autoría propia.
Derechos reservados.

 

Biografía:

Margreth Jiménez Marín.
Nacida en Cartago, Costa Rica.
Reside en Puntarenas, Costa Rica.
Docente de primaria y comerciante.
Multifacética: arte, teatro, artesanías.
*Participaciones en recitales y proyectos poéticos Nacionales e Internacionales.
*Escuchada en radios internacionales.
*Forma parte de Antologías Nacional e Internacional.
*Participación en certámenes Internacionales siendo primer lugar.
*Miembro de grupos poéticos Internacionales.
*Poesía: Intensa, versátil, nostálgica, introvertida. "Escribe con el Alma".
*Canal en YouTube y página Poética.

* Actualmente:

EMBAJADORA DE: ARTE POÉTICA LATINOAMERICANA
 DE COSTA RICA.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t