Ir al contenido principal

Pablo Aurelio Jara (Ecuador)


La poesía de Pablo Aurelio es el puro instinto de perseguir lo divino. Sus versos de fuego vienen acompañados de ese optimismo desmedido por perderse, con la intención de entender el universo que uno puede ver en los ojos del otro. Sus letras pueden llevarnos por el camino de la incertidumbre, donde los celos se convierten en la electricidad que corre desde el interior; pero que finalmente si tienes diez motivos para estar triste, sus poemas encontrarán cien razones para hacernos sonreír. 


Para ti querido soñador

Sé del fuego, de las ganas, de la electricidad que corre desde tu interior y sobre tu piel por ese sueño que te brilla dentro. •

Sé de tus planes de cambiar el mundo, de ese optimismo desmedido, de tus noches sin dormir por andar soñando con los ojos abiertos cuando todas las luces de tu casa se apagan. •
Sé que quieres que tus padres se sientan orgullosos, demostrarles a todos que lo intentaste y lo lograste. Sé que te imaginas grande, exitoso y sobre todo entiendo tu desesperación por salir a comerte al mundo. •
Mi querido soñador, antes de que saltes al vacío sin abrir las alas a perseguir tu sueño quiero decirte un par de cosas para que cuando estés cayendo en picada tus alas no se cierren sino estén listas para soportar las ráfagas.

 

Hasta que vuelva a verte

Te veré media sonrisa al terminar cada cerveza, diré “No he sabido nada” cuando todos me pregunten por ti. •

Evitaré las canciones en las que vivíamos y seré más de pedazos que de poemas.•
Me perderé en otras bocas con la intención de que nadie me encuentre y te guardaré una lengua tibia que se negará a bailar con otra que no sea la tuya.•
Bailaré los sábados y sentiré que todos los pies son torpes porque simplemente no saben pisarme con ternura como los tuyos. •
Sentiré el peso de tu falta los domingos y estaré a media respiración de gritar que todo es un desastre si no se te ve a diario.

 

Cuando mi piel ya no te provoque

Cuando ya no te nazca enviarme el mensaje al despertar, cuando durante tu día ya no pienses en dónde estaré. •

Cuando ya no te den ganas de pasarle tu lengua a mi helado, cuando mis manos te toquen y solo sean eso, manos tocando. •
Cuando no sientas la necesidad de tenerme cerca y enviar las dudas lejos, cuando en la cabeza ya no te suene bonito cada vez que digo “nosotros”.•
Cuando mis mensajes ya no sean motivo de alegría sino tengan más bien tinte de molestia.•
Cuando tengas ganas de comer algo rico y ya no pienses que yo sería el mejor invitado para acompañarte, cuando las canciones nuevas que escuchas te gusten pero no me veas ni un poquito en ellas.

 

Me olvidarás mañana

Vos, la chica que si tiene diez motivos para estar triste encuentra cien razones para sonreír. 

 Vos, que en tus ojos se ve que has entendido al universo y me haces sentir que para entenderlo hay que entenderte primero. •

Vos, la que entre más duele más baila, vos que me enseñaste que en tu planeta al dolor se le llora un día y al siguiente la vida sigue. 
Vos, que cargas el equilibro en el alma y en el cuerpo, la todo terreno, la 10/10, la ¨superstar¨, la del alma libre y el fluir.•
Debes disculparme por entrar tan bruscamente a tu órbita, por invadirte así, por confundirte los chakras, por mis pasos en gravedad cero sobre la superficie de tu piel. 
Es la torpeza de un terrícola que se dejó llevar, no ha sido más que puro instinto de perseguir lo divino, de enamorarme de un planeta del que me separan años luz pero solo tardé dos días en llegar.

 

Te lo dejo a ti 

Si mañana otra boca te provoca, salta  

no pienses en mí. 

Si una noche otra piel roza la tuya y te la eriza, piérdete en esos poros, no pienses en mí. 
Si un viernes te dan ganas de sujetar otra mano para calentar la tuya, hazlo, hazlo mi vida no pienses en mí. 
No te quiero aquí si no tienes ganas de quedarte, no quiero tus besos si cuando me los das podrías estar pensando en alguien más.
No quiero estos pensamientos en mi cabeza, no quiero estos celos, esta incertidumbre y este dudarte tanto. 

Biografía

Pablo Aurelio Jara nació en Ecuador en 1991. Chef de profesión, fanático de creer posible lo imposible. Desde los once años ha soñado con cantar sobre un escenario tras asistir a un concierto que le cambio la vida y marco sus sueños. Arrancó su carrera musical en enero del 2017 y, hasta ahora, ha presentado tres canciones con las cuales siente que ha transmitido parte de su esencia, convirtiendo así su sueño en realidad.

Inició su incursión en la poesía tras encontrar el primer libro de Miguel Gane, durante una etapa difícil de su vida. Esta obra le hizo entender la gran importancia de expresar lo sentimientos que muchas veces la gente calla. Así fue que un día, decidió compartir sus pensamientos en redes sociales, sin imaginar que sería el inicio de una aventura llamada <<Todas mis flecas>>.

Tras recibir una gran cantidad de mensajes en los cuales diferentes personas le preguntaban dónde podían encontrar su libro, él se sintió con el deber de escribir uno.

Para esto, buscó rodearse de personas increíblemente mágicas que se sumaran a este proyecto que bautizó <<Poesía, magia y verso>>.

Pablo lleva como mensaje <<Sueña, canta y ama>>.

Una de las frases más populares y que más ha calado dentro de sus seguidores es:

<<Hoy ponte drástica porque fantástica ya eres>>. 

Comentarios

  1. Pablo un poeta realmente mágico, y una persona extraordinaria. Sin duda sus poemas se han convertido muchas veces en mi voz, ya que escribe lo que quisiera expresar, soltar, lo que me ha estado ahogando. Y como él lo dice, ahí en su hogar, hay cien razones para sonreír :)

    ResponderEliminar
  2. Pablito, gran persona y artista!! 👏👏👏🤩 Les felicito por este artículo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t