Silvia Favaretto (Italia)


La poesía de Silvia desata los ríos y mares. Sus versos nos recuerdan que el tiempo pasa rápido, por eso Favaretto multiplica los minutos para ser feliz. La poeta nos mira y enseña el camino para realizar un sueño, y nos ayuda a entender cuál no debemos tomar porque ahí se ahoga la esperanza. Sus palabras son el reflejo del asombro y las esquinas sin nombre rememoran los poemas que valen la pena recordar.


Alicia en el país de lo ya visto
Alicia da pocos pasos
En la ciudad gris,
Se aburre y tiene frío,
El conejo descuerado la mira triste
Del escaparate de la carnicería,
No hay tazas de té́ para su sed,
Ni setas mágicas para su hambre,
Pero lo peor fue espejarse
En el sucio charco de la vereda
Y ver a la reina de corazones
Mirándola asombrada en el reflejo.

Alice nel paese delle quotidianitá
Alice muove pochi passi
Nella città grigia,
S’annoia ed ha freddo,
Il coniglio scuoiato la guarda triste
Dalla vetrina della macelleria,
Non ci sono tazze di tè per la sua sete,
Né funghi magici per la sua fame,
Ma la cosa peggiore è specchiarsi
Nella lurida pozzanghera del marciapiede
E vedere la regina di cuori
Guardandola stupita dal riflesso.

Alicia el día siguiente al hongo
Se despertó́ con una terrible resaca
el dolor de cabeza le daba vértigo y olía
a puta, a tabaco y sudor.
Y por lo pronto el reloj del conejo
estaba anclado en su muñeca
acordándole que el tiempo pasa rápido
dejando todas sus maravillas atrás.

Alice il giorno dopo del fungo
Si svegliò con un terribile post-sbornia
il mal di testa le dava le vertigini e puzzava
di puttana, tabacco e sudore.
E oltretutto l’orologio del coniglio
era allacciato al suo polso
ricordandole che il tempo passa velocemente
lasciando dietro tutte le sue meraviglie.

La sabiduría de Alicia
Qué clase de país de maravillas fue

este que me tocó?
Un camino para realizar un sueño
perseguida por mellizos que quieren detenerme en el bosque
marinos que quieren prenderme fuego
Tantas fueron las puertas cerradas que encontré́
y ni llorar mares me valió́ la salida
“Nunca debes enojarte” me dijo el BrucaliFo.
Letreros equivocados que apuntaban a confundirme
gatos-brujos despiadados
y nadie nadie que pudiera darme indicaciones
sino sólo joderme joderme joderme
y fastidiarme.
Ese loco del gorro
no me dio tecito, hongos ni galletitas
más bien me enseñó́ a ser feliz
todos los días del año
y a mandar al carajo la oruga
pues si quiero enojarme
voy a enojarme
los que nunca se enojan
terminan teniendo enfermedades psicosomáticas.
Dicho esto
renuncio a las maravillas
y me quedo con mi bronca.
Atentamente, Alicia.

La saggezza di Alice
Che genere di paese delle meraviglie
mi è toccato?
Un percorso per realizzare un sogno
perseguitata da gemelli che vogliono sequestrarmi nel bosco
marinai che vogliono darmi fuoco
tante porte chiuse che ho trovato
che nemmeno piangere a fiotti mi è servito per uscire
“Non devi mai arrabbiarti” mi ha detto il Brucaliffo.
Cartelli sbagliati destinati a confondermi
gatti-stregoni spietati
e nessuno nessuno che potesse darmi indicazioni
ma solo fregarmi fregarmi fregarmi
e darmi fastidio.
Quel pazzo col cappello
non mi ha dato tè, funghi o biscottini
piuttosto mi ha insegnato ad essere felice
tutti i giorni dell’anno
e a mandare a fanculo il bruco
perchè se voglio arrabbiarmi
lo farò
quelli che non si arrabbiano mai
finiscono per avere malattie psicosomatiche.
Detto ciò,
rinuncio alle meraviglie
e mi tengo la mia rabbia.
Distinti saluti, Alice.


(tomados de ESTE CUENTO NO SE HA ACABADO, Silvia Favaretto, Morgana ediciones, México, 2019)



Canto de la quemada

He tenido muchos amores –dije- pero el más hermoso fue mi amor por los espejos.
Alejandra Pizarnik

He tenido muchos años
volcados en esquinas sin nombre
o de nombre innombrable.
He multiplicado minutos
y razones para morir
viviendo
hasta que encontré́ el reloj
que es la otra cara del espejo
en el que me miro
sin reconocerme.


Deseo de no ver nada


Pero a ti quiero mirarte hasta que tu rostro se aleje de mi miedo
Alejandra Pizarnik

Pero a ti
quiero mirarte hasta los huesos,
ayudarte a sobrellevar la carga de la carne,
a reanudar y desatar los ríos y sus cauces polvorientos
a entender que donde los sueños se ahogan
el agua también siente dolor.
Soy
una niña hecha de pan y agua
demasiado blanca
con demasiadas manchas.
Hablo
porque tengo miedo de olvidar las palabras.
Hablo
tan sólo para no perder la voz
y sé que tú
estarás esperándome en
algún lugar que todavía desconozco,
hombre de carne
que desatas los ríos y los mares.

 

Biografía

Silvia Favaretto (Venecia, 1977). Graduada en Lengua y Literatura Extranjera por la Universidad Ca Foscari, 1997. Escritora, docente y traductora. Ha obtenido numerosos premios literarios a lo largo de 25 años, en poesía, narrativa y teatro, entre ellos Premio Literario Avis La torre (prosa) - Venecia, 1995; Premio Inves (poesía) - Palermo,  Valle Senio (cuento infantil) - Riolo Terme, 1998; Premio Il diritto e il Rovescio (teatro) - Bologna, 2003; Premio Ibiskos di A. Risolo (poesía) - Empoli, 2007; Premio Internazionale Scrittura attraverso le scienze (prosa) - Mestre, 2011; Premio Il Paese delle donne segnalazione di merito, 2019 y Premio Il presepe oggi del Centro Studi e Ricerche Bartolommeo Capasso di Sorrento (2020).


    Ha publicado los libros La carne del tiempo, Artificios, Colombia, 2002; 2da. edición en Argentina, 2004; Parole d’acqua - Palabras de agua, edición bilingüe, 2007; Entre la carne y las palabras, antología personal, Atemporia, México, 2008. Jardín Ardiente, Costa Rica, 2011. De 2014 son los libros Sacrobosco  y La noche de los cuerpos (El Salvador, Proyecto Editorial La Chifurnia) dedicado a Alejandra Pizarnik. En los últimos años destaca el libro compartido con Silvia Longhoni Sil Vías Poéticas (La luna que, Argentina, 2015), el libro digital Desde la mirilla del ombligo (Ed. El Humo, México, 2015) y Quiero tanto a Julio (Poetazos, México, 2015) con prosas dedicadas a Cortázar. En 2018 publicó Minotaura (Ediciones Malpaso, Honduras), y en 2019 Este cuento no se ha acabado (Morgana ediciones, México) y La sirena feíta (Festival de los confines, Honduras). Además ha grabado Cds poéticos como Veneziaires Multiverso con Silvia Longhoni (Ed. Federico Meier, Argentina, 2004), Mudo destino del poeta con el grupo de música sicodélica mexicano 1973 (2008) y El sacrificio de la mar (MET, Venezia, 2006).


    Incluida en varias antologías y revistas literarias en Europa, Latinoamérica y Estados Unidos; ha participado en importantes festivales literarios como el Festival Internacional de Poesía de Medellín (2000) y la Feria del libro de Bogotá (2002) en Colombia; Festival de poesía de El Salvador (2003).


Ha traducido los poemas de alrededor de 200 poetas hispanoamericanos y ha protagonizado cortometrajes y documentales poéticos. Desde 2014 es presidenta de la Asociación Cultural Progetto 7LUNE que difunde la cultura hispanoamericana contemporánea en Italia.

Comentarios