Ir al contenido principal

Lourdes López de Turcios (El Salvador)


Cerremos por un momento los ojos. La poesía de Lourdes abraza con la mirada y el cuerpo entra en calor. El verso arde en llamas cuando sus palabras nos tocan. López nos invita a recorrer los rincones que estaban en el olvido, mientras el fuego nos consume para finalmente volvernos cenizas en el océano del deseo.


Desde que te vi

Desde que te vi, ya no soy la misma,

era ruinas y hoy jardín con flores sin espinas.

 

Desde que te vi, la mente fue transformada,

con paciencia y sobretodo amada.

 

Desde que te vi, mi cuerpo sintió tu ansiedad,

que después cumplimos sin tenernos piedad.

 

Desde que te vi, sabía que serias para mí,

y me entregaría completamente a ti.

 

Desde que te vi, la mirada habló por nuestra boca,

ahora hablamos con las manos cuando me tocas.

 

Desde que te vi, la alegría volvió,

de la mano con la esperanza y todo lo malo borró.

 

Mente inquieta

Mi mente amaneció inquieta,
está pensando como quitar su careta.
Al tenerte cerca quiero cumplir mi anhelo,
porque ella sólo quiere desnudarte y cogerte en el suelo.

Cómo besarte,
cómo quitarte la ropa,
cómo ver que te despojas,
cómo sentir tu erección
cómo besarte con pasión.

¡Te desea! 
Te come con la mirada,
te quiere ver en mi cama
te imagina haciendo travesuras,
y mi cuerpo arder en llamas.

Llevarte a la culminación
con mis labios de seda,
sentir tu corazón
como tambor sacando buen son.

Déjame sentirte,
déjame hacerte mío
déjame complacerte
ya siento escalofrío.

 

Mapa preferido

Cerré por un momento mis ojos,
mi mente recorrió tu piel, observé como te despojo.

Eres mi mapa,
ando perdida recorriendo los rincones que estaban en el olvido.


Sigo mi instinto, la brújula me guía,
mis pasos aseguro al escuchar tu agonía.

Escucho una canción,
¡Espera! ..... ¡Más bien es tu corazón!

Veo el cielo juntándose con el mar,
son nuestros cuerpos enlazados en alta mar.

Los volcanes se encienden,
tiembla la tierra, expulsan fuego,
ahora está satisfecho nuestro ego.

Llegué por fin a mi destino,
te veo y sonrío, mí mapa preferido,
por ti vagabundo empedernido

 

Acto de amor

Abrázame con tu mirada,
desnúdame con tu mente,
indícame la postura,
que me hará sentirme tuya.

Vulnerable a tu presencia,
mi piel grita tu ausencia,
mi boca destilando miel,
quiero recorrer tu piel.

El cuerpo entra en calor,
solo con ver tu expresión.
Mi pecho explota,
me siento como una gaviota

Libre como el viento,
suspiro mientras llegas dentro.
El cuello no encuentra sosiego,
bésame mientras me entrego.

Tus manos en mi espalda
estremece mis entrañas.
Háblame al oído,
haremos todo lo prohibido.

Susurra un ¡TE AMO!
y llegaré al clímax,
para convertirte en mi amo.

 

Soy la mejor

Con tu mirada de reojo
me sonrojo,
tu sonrisa picaresca
me inquieta.

Tus deseos como fuego me consume,
tu cuerpo me debilita
mi alma ansía tus caricias.

Es tortura esperarte,
mi ser se desespera por besarte.
Rozar tus labios, palpar tu piel,
entre los dos destilar la dulce miel.

Con los ojos hablamos, con la mirada nos guiamos,
y somos uno! 
Mi cuerpo y el tuyo disfrutan
yéndonos hasta Neptuno.

Háblame palabras de amor,
yo te daré placer sin control,
susúrrame al oído que soy tu flor,
entre mil colores soy la mejor.

Bailemos  al compás del corazón,
derrochemos todo nuestro amor,
aunque para el mundo no tengamos la razón.


Biografía 

Lourdes López de Turcios nace en San Miguel, El Salvador.

Ha participado en el Recital de Poesía Latinoamericano y en el Reto del día internacional de la No Violencia de Género, convocado por Utopía Poética Universal, El Salvador.

Actualmente se encuentra inmersa en la concepción de su primer poemario.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t