Ir al contenido principal

Sulma Montero (Bolivia)


La poesía de Sulma son los pasos que quedan grabados en la memoria de los días. Sus versos visten y desvisten, llevan el ritmo, abren los caminos y su travesía alcanza una nube de seda. La poeta Montero recorre los confines sigilosos con pensamientos agitados, la faena se vuelve dura y pensativa pero el corazón resiste tomando la forma de una rosa en el ojal.
 

1. 

Los pasos se quedan grabados

en la memoria de los días.

A veces se aproximan sigilosos

o se pierden como ecos en la distancia.

Otras se deslizan bañados

por la energía que brota del universo.

Se despiden

marcados por el desamparo.

Tiemblan sin dar la vuelta

o transcurren incompletos y perturbados.

 

Seguirlos es estar alerta

a sus desvaríos

es acercarse a su agitado rumbo

es entrar en su cómoda manera

o en su coqueto andar.

 

Como escribir las letras

que faltan a las palabras

acomodando su enigma

a un sentido

a una señal

completando

su correspondencia

con el destino.

 

                  2.

Hay pasos que nunca se repiten

pasos que vigilan minuto a minuto sus secretos.

Pasos como palabras escritas en el viento

o gotas de lluvia en el desierto.

Pasos cortos y pasos largos

apresurados o lentos.

Pasos de los que vienen y se van.

Pasos como cometas o frutos que ruedan.

Pasos que se quedan que dan vueltas.

Pasos que esperan ser alcanzados

por otros pasos.

Pasos que sueñan con que los quieran.


3.

Hay pasos que duelen

como punzadas en el corazón.

Pasos que me encuentran

en el tiempo depurándome.

Pasos que aguardan el devenir

de otros pasos.

 

Son casi un murmullo

cuando me sorprenden pensativa

examinando su complicidad interna

como un movimiento

entre las estaciones y los sueños.

 

Hay pasos que van

por el mismo rumbo

y otros que dejan de paso

a un ser querido.

Algunos llevan idéntico ritmo

otros siguen juntos

aunque caminen separados.

 

Breves y continuos pasos

los que no se rinden en la dura faena

los que no se detienen

los que llevan su estigma.

 

4.

Mis pasos son la escritura

 de mis pies.

Mis pies tándem

en el que descansa mi cuerpo.

Hay entre mis pasos

sendas femeninas y nocturnas.

Travesías que abren caminos

para cruzar el firmamento de los días.

 

Mis pasos danzan

se suspenden levitan.

Planean y me inician

en la perspectiva.

Con ellos contemplo

lo recóndito.

 

Mis pasos miran amanecer

detrás de la ventana

sienten el nuevo día

y se acicalan para conquistarlo.

Luego se diluyen

en las aceras de la tarde

vuelven a la puerta que se abre

entran contentos

se visten y desvisten

absortos frente a la llegada

de la noche

como regalos de flores abiertas

detenidos

en lo más preciado del aire.

 

5.

También son

los que resuenan

por los caminos

recordando deudas

o reclamando justicia.

 

Los que se hunden

en pensamientos que los llevan

a recorrer los confines.

Los que se corresponden

con el misterio de las vísperas.

Los que cruzan

los campos minados.

Los que ignoran dónde

terminarán sus días.

 

Silenciosos en la floresta

y de colores en las montañas

siguen la línea imaginaria

de los puentes colgantes del mundo

alcanzando una nube de seda

o llevando una rosa en el ojal.

 

Son pasos negros

pasos blancos

amarillos

y morenos.

Pasos de pies desnudos

y de barro humano.

Al igual que las letras

y poco después las palabras. 


Biografía

Sulma Montero nace en La Paz - Bolivia, con estudios superiores en Literatura, Diseño y Artes, publicó: Mujer con muñecas, 2007. Infancia, 2008. Tania en flor, 2013. Capricho, 2017. Adenda (antología íntima), 2019. (poesía). Estuche original, 2011 (relatos) y Serena, 2015 (novela) destacada en el Premio Internacional de Literatura Independiente Dino Buzzati, Italia, 2015.

Recibió la Beca de fomento a la Cultura Herrmann y el Premio Plurinacional a las artes y la cultura Eduardo Abaroa.

Nombrada Visitante Distinguida Del Poder Legislativo de la Provincia de Córdoba, Argentina en 2019, en 2020 fue una de las ganadoras del Primer Concurso Mundial de Poesía organizado por la Asociación de Periodistas en Beijin – China.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t