Ir al contenido principal

Katherine Mera Pereira (Ecuador)


La poesía de Kathe llega como tinto de verano. Sus versos rasgan el cielo sin pudor hasta desplumar el plexo solar. Nos abraza fuerte en cada poema, como si el amor fuera perfecto. En sus letras nace la emoción, el susurro galante, la identidad, la sinfonía.


25, julio de 2018

Una tarde hablábamos del amor,

filosofía barata condimentada con humor oscuro

la palabra amor debería escribirse con “H

amamos con el hígado y acabamos

esterilizados o envenenados.

 

Amor con “H” que hiere y repara

durante la conquista hilvanamos

dulcemente a la presa,

hasta que caiga rendida o hundida,

nos hurta la razón y nos quita el piso

y cuando las alas nacen en el omóplato,

nos glorifica al paraíso,

o nos pesan por lo que no dejamos ir.

 

Amor se debería escribir con “H

porque se hace o se deshace

huele a jazmines o a riesgo de huir en estampida

amor con “H”, porque cuando escasea

duele hasta los huevos.

 

De cualquier forma, o color

el disconforme amor es hermoso.

 

Epístolas de Amor al Cielo – 2019

 

 

30, junio de 2018

Una triste mañana le pregunté a Dios si fue tu relojero,

quien detuvo el tic-tac de tu corazón,

y me respondió que la tristeza paralizó tu latido.

Volví a preguntar,

sí era cardiólogo, por un santiamén,

que cicatrice tu tórax y te devuelva un nuevo corazón,

que reponga la armonía sistólica armonizada de tu sentir

 

y la diastólica que desprendía ternura con un gigantesco

amor por todo aquel que tocó tu existencia.

Dios respondió:

que estaba encantado de filosofar contigo y reír sin parar,

que por el momento se encuentra ocupado en traumatología,

reparando un millón de fracturas, suturando heridas…

 …las que tu ausencia nos dejó.

 

 Epístolas de Amor al Cielo – 2019

 

Perlas para un funeral

Desgárrese las venas, a gritos

rasgue el cielo sin pudor

demándele a Dios por la angina de cuerpo

y, si no es religioso,

por la fibromialgia de su alma.

 

No se aterre por la falta el aire

pareciera que los pulmones son dos globos inflados

amenazados por un alfiler.

Y el corazón es una bomba anatómica

fracturando los segundos, el aire

es como un contador de monedas:

factura lágrimas al chulco.

 

Vístase con el traje más oscuro,

más negro que su aura,

que navegan borrascas

en sus córneas de sauce.

 

Tómese un café sombrío,

échele fardos de azúcar, igual le sabrá amargo.

Ni un chinchorro arañará su garganta,

no hay emoción que supere estar roto por dentro.

 

Recuerde, no hay muerto inicuo:

a ellos les brota, como por arte de magia, aureola y alas

ya muerto nadie calumnia al cuerpo inerte,

¡love is in the air!

 

Camine despacio, que tampoco las piernas le dan para brincar.

Respire profundo, que las gafas oscuras disimulen las puñaladas.

Las perlas de Mallorca

no pueden faltar en su cuello, estrangulando su memoria.

 

No olvide los cigarrillos,

fúmelos como si fueran retazos de memorias.

Esa condena es solo suya.

 

Sinfonía Para Tres Cuerdas - 2021

 


Carta para siete voces y para todas las demás que callaron

Desde el aislamiento disonante, año en que dimitiste.

A vos, que nevaste antes de que llegue el otoño:

A vos, que tienes miedo a la oscuridad. Unges con cruces las ventanas, perfumas con sahumerios las habitaciones y cierras puertas con sal en grano para que ellos no ocupen tus pesadillas, para que no te arranquen el núcleo con sus garras. A vos que tienes pánico a lo que te conoce, pero los años que cumples te hacen negar aquello.

Zapatos rotos, colgados en la memoria, en esa penumbra que no se alimenta de leyendas, se desvanece. Allí, donde los sueños se derraman en el silencio fracturado de criaturas sombrías…

… la noche

Manos mullidas tratando de extirpar esa araña negra que se enquistó en tu miocardio y que hace llorar a tu padre por las noches. Gusanos perforando cada arteria para robar energía. Infelices los Cronopios de Cortázar brincando en tus dendritas, haciendo en tu sinapsis un susurro insufrible, como campanas ahogadas intentando atrapar almas.

La ambivalencia de tu montaña rusa, espera paciente el boleto del destierro. El abismo no es sitio para quien deambula por la calle de lo que te dure respirar sin habitarla.

La realidad te da la espalda ante la siniestra hermosura de las criaturas de las sombras. Has perdido el terror al sueño: paralizada y adormecida en medio de la nada. No respiras. No gritas. Los ojos permanecen abiertos. Los muertos aparecen y se desbordan hasta que logras tomar aire y rezas, no porque lo creas.

Pinta tus cabellos rojos de negro, antes que tus nervios entren en el falso olvido y los copos de nieve los cristalicen. A vos, que le temías a la tenebrosidad, ahora es tu compañera, levitando reclinada sobre tu tímpano, pulsando en tu máquina de contar horas, hasta que un rayo de luz entre por tus grietas.

A vos que extraviaste el miedo de llegar a la cornisa y desgarraste las tinieblas.

Pd: Tal vez me faltó abrazarte más fuerte…

Kathe

 

Sinfonía Para Tres Cuerdas - 2021

 

Él es poema

Él es galanamente etéreo,

lo leo imperfecto,

algo desastroso,

lo veo en la soledad de mis grietas.

 

Él, sonrisa mandarina,

perturba mi ordenadísimo yo,

llega como tinto de verano

como bocanada de café quemado

espabilando mis neuronas,

desnuda sus miedos en mis piernas

y muero en respiraciones gastadas.

 

Su rostro no es típico

ojos de luna estrellada,

va desgastando mi vacío,

dos guiños fueron suficientes

para tender la ropa en el piso,

para desplumar mi plexo solar.

 

Él, tímido por patología

y yo, tan cobarde

tan ermitaña como él,

tan domesticada como él.

 

¿Qué voy con rostro de cuarto menguante?

Lo que no sospechan es que en mis labios

nacen las hojas de sus letras

y me preguntan si hago poesía,

el poema es él, me hace a mí…

   

Sinfonía Para Tres Cuerdas - 2021


Biografía

Katherine Mera Pereira, Cuenca el 3 de marzo de 1974, licenciada en Ciencias de la Educación especializada en Comunicación Lengua y Literatura.

Premios: “Cuento Navideño”- Cuenca – 1991. “Construyendo Identidad”- Quito - 2015 “Cuentiembre”- Random House – Barcelona - 2018.

Publicaciones: “Epístolas de amor al cielo”, (2019). Cuaderno “Sinfonía para Tres Cuerdas” – Con Ciertas Palabras (2021) 

Editora de la revista digital “Atmosferas”, editora de “Marketing Snacks”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t