Ir al contenido principal

Ángel Cóndor Gordon (Ecuador)


La poesía de Ángel es su confesión. En sus versos existen tantas marcas aprisionadas para siempre en su vaivén. Para lo que han nacido sin un camino la palabra se torna como esencia de la vida, la guía que marchita cualquier silencio lento. 
Cuando el poema de Cóndor asoma, el aroma de todas las cosas se transforma.


Criptas

De rodillas sobre el confesionario, en tu mano mezquina, has de portar un rosario,

escucha pues bien mi confesión, indigno ser que pretende manejar el poder de la religión. Hipócrita será aquel que pretenda hacer acto de sabiduría,

balbuceando en sus discursos grotescas palabras consolidadas en llanuras de habladuría;

has de intentar ser pulcra imagen de pureza y sabiduría,

más no sabes cuánto mi ser ansía, que de entre la oscuridad, infernal y sombría,

despierten los fantasmas de tus promesas vacías;

pues tanto la rosa de inmenso aroma, llena grandiosa la catedral de antigüedad rocosa;

tanto la misma, con espinas ensangrentadas de la sangre de los feligreses;

recordarán que tanto el bien y el mal, también han de reposar, en todo cuanto rodea a este mundo carnal.


Escamas

He sangrado de rodillas siempre al nacer, siempre, siempre, pero esta vez volaré;

en las noches espira ladas, con la escarcha que cubre al maldito en su cénit,

deseando soñar entre los restos de mí, esta vez miré caer las rocas en el mar.

 

Sumergido había anhelado recorrer las aguas que te entierran,

soñando nuevamente entre corales de almidón, caminando descalzo,

empujado por la inmensidad de tus años y del tiempo.

 

Con la sombra eterna tras de mí, recogí tus escamas de colores,

sintiendo el contacto de sus palmas; tentáculos que aprisionaban lo que jamás debió ser,

entre aguas congeladas, aprisionadas para siempre en su vaivén.

 

Silencio

Ellas corren mientras vuestros pasos avanzan; mirándonos desde el manto triste y lloroso,

nacen y mueren con las gotas de lluvia y el sol calcinante; mientras nosotros seguimos caminando.

 

Ellos miran sin mirar, la línea recta del camino trazado, cerrando los ojos de la mente y el alma,

mientras nos observan desde el cielo, más allá del oscuro y frío firmamento.

 

Ellas crecen y se funden, derramando la esencia de la vida, en su danza,

mientras caminamos, sin descansar, sin respirar, sin observar, sin sentir, sin pensar.

 

Ellos jamás las han de recordar, aunque dentro estén de sus cuerpos, dentro de la piel, dentro de sus huesos,

cantan y vibran impotentes, temblando ante su ignorancia, mientras ellas se marchitan, palpitando en silencio.


Tú y yo

Existen personas como aquellas, que nacen con una guía, nacen con una estrella,

pero tú y yo, hemos nacido sin un camino, separados por un inmenso y oscuro abismo.

Existen sobre la tierra tantas marcas, dejadas por quienes temían a la sombra del olvido,

pero quienes solamente escribimos cartas, perseguimos un simple y único motivo.

Existen tantos y tantos caminos, pero tú y yo jamás los hemos recorrido,

caminos que para tantos son necesarios, para nosotros son tan relativos.

Porque en la caótica inmensidad hemos sabido encontrar, los pasos que tanto tiempo duraron en llegar,

a los destinos que ellos jamás podrán aceptar, pero que, para nosotros, fueron un inicio, y serán nuestro final.

 

Cierre

Es imposible que en esta tierra pueda crecer, algo más que odio y rencor

esta vida que, impulsada en mí, no da más bajo la sombra del horror,

volará transmutando ante los ojos de los astros, disfrutando del aíre puro,

irremediable, los pasos de la envidia marchitarán el suelo bajo nuestros pies,

imposibilitando la voluntad de la inmundicia que nos ha dejado sin rastros de una fe.

Lucharía entonces, peleando por rescatar la poca vida que queda en mis entrañas,

más resuena en mi pecho, el silencio lento del cierre que ha tomado a mi ser.


Biografía

Jaens Gordon (Ángel Cóndor); es un comunicador social, editor, escritor, productor audiovisual, músico y director del medio digital Carabela TV, nacido en la ciudad de Quito el 23 de diciembre de 1995; sus primeros acercamientos al mundo artístico fueron impulsados por la escritura, el dibujo y finalmente la música, pues al perder totalmente la visión en el año 2011, comienza un recorrido por el mundo de las letras, escribiendo diversos textos dentro de la narrativa, el micro relato, y la poesía; sin embargo y debido a diversos factores, sus obras han sido publicadas únicamente en sus redes sociales y hasta la fecha no existe ningún registro oficial de sus trabajos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t