Ir al contenido principal

Patricio Vega Arrobo (Ecuador)



La poesía de Patricio es un homenaje a la imperfección. Sus versos son un incendio constante que arde en cualquier mano. De la memoria de Vega desemboca cierta alegría y muros de penuria. Su palabra construye un puente sobre la horizontalidad de nuestros ojos y devoramos la libertad porque nos desprendemos de ropajes innecesarios ante la ausencia de sensaciones. Corremos porque en sus poemas somos frágiles…


Segunda estancia

Era cierta la alegría

inocente la ofensa

a veces suspicaz  el alago del profesor

 

ha crecido la segunda casa

apenas queda el patio enorme

donde corrimos escapando de los policías

del lobo, del gato ladrón

hoy corremos

para que no nos alcance la penuria

para que ese feroz lince  de la crisis

no se alimente de nuestra aorta invisible

entiéndase alma

//el alma puede ser arteria, órgano, sistema

músculo, caja de huesos

vestido bajo el vestido

incorpórea

impalpable//

 

esta es la memoria que se desemboca

frente a un muro extraño

e imposibilita ver el aula

donde aprendí la terca matemática

la déspota ciencia, la anómala literatura

 

hay un muro

un muro en mi mente

que no deja ver el rostro ya longevo

ya desaparecido de mis maestros

mas su sorda voz todavía reta y aconseja

si aún camino

si aún no estoy en el fondo

es porque cada palabra suya armó un puente

y pese a ir ciego a veces de razón

un zumbido

destrona mi estado sonámbulo

y puedo llegar a poner los pies

en plataforma infranqueable

 

olvidar no podría

ni en la decapitación

la segunda estancia

donde frágil y mago

creaba lazos de amistad verdaderos

reliquias que guardo en la alcoba de mi ser

 

años bala

atávicos recuerdos

trasegar la imagen de la niñez a un baúl seguro

antes que la mordaza clausure la respiración

 

un niño de azul marino y blanco

persigue a niños de azul marino y blanco

en una cancha amarillenta

un niño dibuja rostros de héroes

que llama maestros

un adulto hace un poema

a su segunda estancia

 

es cierta la alegría

es cierta la nostalgia

 

 

Presidiario

No ve vean

estoy llorando

a esta edad en la que debería ser lápida

 

estoy recordando

lo que no viví

lo que jamás tuve

sigo pensando en el rostro de papá

en los ojos de mamá

en la voz de ellos contándome fábulas

 

no me vean

estoy golpeando la pared

con estos dedos deplorables

 

/proterva celda me estoy apolillando/

 

medio siglo en este vientre frío

cadencia de mi ser bruñido de congoja

medio siglo de encierro en esta fuente/averno

cincuenta años de vísceras hambrientas

cinco décadas de sueños drogalados

diez lustros de sexo fétido

tela promiscua de tatuajes y cisuras

manos que segaron y ya no sirven para nada

 

ha devorado el reloj

a los niños del orfanato que jugaron conmigo

duermen el sueño infinito

las abadesas que me criaron

la ciudad es más corrupta me imagino

debe odiarme el hijo que no reconocí

estoy seguro no llora por mí en cambio me maldice

 

/lépera prisión me estoy yendo

no de vos

de la vida estoy desertando

de esta treta existencia

que ha malogrado mi quicio/

 

no me vean estoy agonizando

y escribiendo con lágrimas

este preso poema

 

 

Desnudez

Viene bien

ante la ausencia de sensaciones

de abrazos

de luz

acariciarme con alfileres

desprenderme de ropajes

caer rojo

 

por ti me desnudo

y mi desnudez es homenaje a la imperfección

por ti sangro

y esta sangre es ofensa a mi linaje

 

mi cuerpo oscuro

iluminará tu camino de regreso a la salvación

 

por ti me desnudo de esta dermis lacrada

por ti me ato a la cruz invertida del amor

me arrojo sin piel a tus ojos

para que contemples la hecatombe de un animal

injustamente introducido en hábitat amorfo

indefenso animal

encarcelado a un hogar construido por error

 

contempla cariño mi desnudez lóbrega

y dispara.

 

 

Alquitrán

Mastico brea de patéticos recuerdos

asilo en mis manos corazones azules

y no puedo llorar

 

una cruz por joroba

 

la vida de un jumento

con los huesos rotos

 

labios partidos de sol/edad

 

intento soportar el peso de los muertos que soy

 

                                        

ebrio avanzo en el alquitrán zigzagueante

sin  cadenas

desmorono mi decadente efigie

en la planicie de asfalto incandescente

y grito ¡ilberdat!... mas la palabra no se entiende

es un remedo de fonemas

escupitajo rojo

que brota de mi boca

incinerada

hoy que estoy libre

 

mi niño

otra vez mi niño

intenta escapar

de esta sangre dipsómana

mi sangre

su sangre

nuestra sangre hierve

burbujea

en el pavimento

dibuja un rostro selenita

 

 

tambaleo

y me aferro a la botella de licor

una camiseta rockera por bandera

un nombre de mujer

doliendo en todos los órganos

 

mastico brea de patéticos recuerdos

asilo en mis hombros  alas azules

pero no puedo volar.

 

Incendio

Fuego   e     x     t     e     n     d     i      d     o 

en la horizontalidad de mis ojos

 

fuego donde crece un bosque blanco

 

incendio constante

en la vértebra de mis pupilas

 

el fuego

envuelve mi casa de papel

y un licántropo humea entre cabezas devastadas

 

estallan  mis pupilas

frente al bosque

que arde en mis manos

donde hombres

y mujeres

rugen entre líneas

 

los incendios ocurren en LOCAS cabezas y sin cielo

como la mía

los incendios acontecen en rostros no inmaculados

como mi rostro

los incendios crecen en bosques blancos

como los bosques

que sostenemos en las manos

 

lobos de fuego muerden mis  pupilas

 mi cabeza arde en la oscuridad del mundo.

 

 

Biografía

Patricio Vega Arrobo. Cariamanga- Ecuador, 1987

Se declara un pirómano escritor provocando incendios en bosques de cabezas.  Poeta y Gestor Cultural. Fundador de Viz-k-cha Editorial Independiente, administrador del Blog CROMOSOMA LUNÁTICO, Miembro de número de la CCE “Benjamín Carrión” Núcleo de Loja. Fue el Coordinador del Colectivo de Arte y Cultura LETRA FUEGO periodo 2014-2019. Publicó las plaquetas de poesía  “DESARRAIGO” (Muestra poética, 2016), “naceré en el VACÌO con un cuerpo de AGUA contenido en un GRITO” y “CABEZA INTRODUCIDA EN UN SACO” (2017).  Consta en varias antologías como: Wiwasapa, y Sensaciones Oníricas (Ecuador), Horror Bizarro cuento y poesía (Editorial Cthulhu, Perú) y Antología de Poesía Hispanoamericana (Editorial Casa Verde, México). Sus textos aparecen  en revistas impresas como digitales de Argentina, Colombia, Chile, España, México, Perú, Venezuela y Ecuador. Sus pasiones adicionales son el rock, la pintura y el fútbol. Amante del Arte por los siglos de los siglos.


 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t