Ir al contenido principal

Elena Méndez Castillo (Costa Rica)

 


La poesía de Elena esta escrita en espacios y tiempos que son infinitos.  Sus versos son la abundancia de la vida, la esperanza que corre por los océanos del encanto. No hay cabida para las sombras cuando su luz ilumina nuestra lectura.


Pinceles de amor

Entre la Serena belleza
del día,
pone Dios su esencia,
dejándola correr por
el agua de los Océanos
imponentes y celestiales.
Entre el tiempo que corre de prisa,
se desvanece la niebla.
Ese paisaje descubierto,
lo ha pintado el creador
con sus crayolas de
encanto.
Se asoma el arcoiris
con toda su tinta,
sonríe y te saluda,
dejando caer sus cintas
hasta la tierra que espera.

⚘⚘⚘⚘⚘⚘⚘⚘⚘⚘⚘⚘

Eres

Eres soplo de vida,

abundancia.

Agua que vierte
una catarata.

Nubes que se juntan
y cumplen su misión.

Estrellas que inspiran
a llegar mas lejos.

Montaña que al subirla
te sostiene arriba.

Abruptos y escalones
que te obligan a mirar abajo.

Limbo que te espera
con esperanza.

Miedos y tormentas
vencidas con coraje.

Palabras que son puentes con énfasis
de amor.

Eres esa fuente inagotable donde
Dios depositó su sabiduría.

⚘⚘⚘⚘⚘⚘⚘⚘⚘⚘

Sombras

Respiración agitada.

Murmullo en la penumbra.


Gatos diabólicos
preluden la muerte.

Espacios y tiempos
que son infinitos.

Muecas de dolor
que vienen y van.

Retumbos de truenos.
Rayos que hieren.

Secuaces,
ávidos de desprecios.

Hambrientos de sangre.
Tumbas cerradas que
guardan despojos.

Destino fatal oculto
en la sombra.

Biografía

Elena Méndez Castillo nace en Esparza, Puntarenas, Costa Rica. Actualmente reside en Marañonal de Esparza. Es estudiante de la Univerdad Estatal a Distancia. Se ha presentado en certámenes y ganado en el género de la  declamación poética. Sus escritos aparecen en Antología Poética de Escritores Costarricenses, de la Editorial Hispana; así como en la Antología Puntarenenses del Ministerio de Cultura. Le escribe al amor, naturaleza, historia de pueblos y peronajes, al misterio.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t