Ir al contenido principal

Luis Alexis Fallas Blanco (Costa Rica)





La poesía de Luis Alexis es el deleite de los sentimientos nobles. Sus versos son la pluma intrigada de enigmas que sostienen una amena charla. En fin, acabaremos poseídos por los malabares del destino y las casualidades de la vida.

Enigma muerte

Dormiré contigo en la tumba saldré al llamado de la muerte, me acaricie entre sus sombras sostener una amena charla en medio de la reyerta.

Jugar a los dados sin numerales adivinar quien es el muerto, si me matas ya estaba muerto y si mueres irás a la gloria.

Etiquetada de Santa sobre ladridos de perros, cabalgando sobre súcubos adentrada en las tinieblas.

Inmortal inerte en el sarcófago asesinada por la pluma intrigada de enigmas, angustiados por velar tu muerte cuando te gozas la puta vida.

 

Tristezas

Hunden en el deleite los sentimientos nobles, saltando al vacío atados a esqueletos de mentes inertes.

Tuercen y retuercen mientras fallecen, sobre gigantescos rodines de desazón convencidos por tristezas.

Buscan con urgencia remiendos en raíces de aflicción, brotada de penas la árida y la mirada caída.

Las arrugas jinetean el ceño, se vuelve lento el andar, al volante van los miedos aconsejados por inseguridades.

Vuelan las razones de autodestrucción abordadas que aumentan los daños y terminan con humanos.


Malabares del destino

Águila arpía que distorsionas las líneas de la vida, llevando entre garras para soltar al vacío y descifrar nudos antes de caer al infortunio.

Pudiera escapar de profecías, en un hilo rojo deslizarme colgado de la luna a mi meñique unido.

En las aguas de las casualidades doy saltos aferrado a naufragios mentales, con la creencia de que construyó con tesón el destino.

Camino por líneas obtusas marcadas por sobrenaturales, imposible de doblar al rumbo, mismo que yo no he trazado.

Intentó vencer las fuerzas sobre predecibles pensados, para acabar poseído por los malabares del destino.


Biografía

Luis Alexis Fallas Blanco nace un 4 de octubre de 1961 en Panica de Tambor de Cubano, Costa Rica. Actualmente reside en Quepos, Costa Rica. Se desempeña como gestor Sociocultural y Técnico en Gestión Local de la Universidad Estatal a Distancia. Tiene habilidades en la lectura y escritura, las cuales comparte con su afición al teatro, la actuación y al baile de salón. Servidor Comunal y cuentero. Publicó en el Certamen de tradiciones costarricenses, Quepos 2016, con la historia de vida, la Doctora X, donde obtiene una mención honorífica y en la Antología Poética Puntarenense 2019. Le escribe a la vida, a la desmitificación de la muerte, al suicidio, a lo paranormal, al campo, a las abuelas y madres, al amor, al desamor, al mar y los personajes del pueblo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t