Ir al contenido principal

Mario Zúñiga Fallas (Costa Rica)

 



La poesía de Mario ilumina el presente. Cuando nos hagan falta las palabras Zúñiga surcará los aires desafiando el viento llenando de paz nuestras almas y sus versos le sonrieran al alba hasta llenarnos de dicha.


¿Águila o colibrí?

Surcando los aires, ágil y salvaje,
el águila rauda admira el paisaje,
observa el follaje, con su ojo atento,
con sus fuertes alas, desafía el viento.

Abajo entre flores vuela el colibrí,
con bello plumaje lo vemos venir,
besando las flores de intenso carmín.

En el cielo claro, el águila acecha,
desde las alturas ha visto su presa,
se lanza en picada, con gracia y destreza, western
con sus fuertes garras su trofeo apresa,
de nuevo alzó vuelo y a su nido llega,
en donde descansa y retoma fuerzas.
Extiende sus alas y al aire se apresta,
se lanza al vacío con gran sutileza.

Libando las mieles de flores silvestres
pasa el colibrí que no se detiene,
todas por igual las visita alegre,
no existe una flor que al bello secuestre,
va de una en una probando su suerte.


Olvido

Todo está desierto, ya no crece nada,
la aridiez cobija lo que ha pasado
el frío inhóspito de la tierra helada
ha cubierto todo (lo ha congelado)
ni un solo recuerdo ha sido heredado.

Un límpido cielo de dicha colmado
ha dado sentido al rumbo tomado,
el sol ilumina ahora el presente,
la angustia sufrida, es la gran ausente,
ya no atribula mi lúcida mente,
no existe nada donde te encontré
todo,
         todo lo pasado,

             ya lo olvidé.


Despiértame

No dudes en despertarme
si el insomnio te atrapa,
no dudes en despertarme
que yo encontraré palabras
para conciliar tu sueño
y arrullarte en tu cama.

No importa que sean la una
o tres de la madrugada
encontraré un par de versos
para calmarte las ansias,
te haré una almohada de besos,
que son mejor que palabras
para que duermas tranquila
hasta que sonría el alba.

No importa que me despiertes,
que yo encontraré palabras
que calmen tu corazón
y llenen de paz tu alma.

Biografía

Mario Zúñiga Fallas nace el 21 de agosto de 1952 en San José, Costa Rica. Médico jubilado, estudió medicina en la URSS. Ha publicado algunos dde sus poemas en la Antología dde poesía puntarenenese Letras de Arena, y en una Revista internacional. Representante de Arte Poética Latinoamericana capítulo ded Puntarenas. Soñador.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t