Mary Ely Marrero-Pérez (Puerto Rico)



La poesía de Mary es el latir de la esperanza. Sus versos son el escape a vivir el sueño con afán y compás gustoso. La bondad en sus palabras colorea la vida hasta hacer que los días tengan memoria. Sus letras danzan por la noche, con un puñado de gratitudes, que se transforman en partículas de un libro que desvanece el silencio, el vacío. 


Nostalgia de danza nocturna

Mis pasos no son más que un baile

al compás de la soledad que se hace

música a sollozos y a lamentos bajo estrellas.

La danza nocturna de la inmovilidad se apodera

de mi caminar, utopía de un camino por-venir, 

y me siembra en la nostalgia

a un compañero de piruetas...

que en la noche, me invita a cabriolas;

que bajo la luna, hace levitar mis pies.


Domingo de lluvias

Un domingo en que se descansa

sobre el pecho propio adolorido 

por el llanto y lo perecedero 

no es un día más; es uno menos. 

Un domingo de arrumacos 

sobre el latir de la esperanza pareada 

es un día más que la memoria 

activa como referencia de bondad. 

Un domingo de espejismos

bajo la frazada del desamor tanteado

es un día menos que el alma ansía 

tachar en el vacío del calendario. 

 

Un domingo de lluvia que golpea 

ventanas, ojos, suelos y pasados, 

es un domingo del desamparo hecho,

de los peores versos escritos,

dedicados a quien, aunque los lea, 

solo dirá que la lluvia no ha dejado

de lloverse sobre cualquier lugar.


Cafuné

Tengo el recuerdo de tus dedos 

enredados con afán y compás gustoso 

en mis cabellos de mar e idilio.

 

Me hago de cuerdas para tus dedos.

Me hago de espuma que estuvo,

aunque se escape a vivir el sueño

en que le susurra el viento para izarse.

 

Mis raíces trascienden entre tus dedos

cuando empuñas mi pelo a caricias.

La memoria musita Saudade

y la piel grita Lembre de mim.

 

Tengo, me hago, trasciendo.

El juego reinicia en la sesera.

Me respiras y suspiras

la dulzura que activas a dedos.

 

Abro los ojos de ritmo; cesa el trance. 

Abres la puerta de arena; no hay nada.

No hay mar, no hay viento,

no hay melodía, no hay palabras,

no hay más que recuerdo…

Tus dedos ya no encaracolan 

el cabello que sufre nostalgia. 

Solo quedan tempos y fantasías viejos.


Vaticinio escrito

Me pulverizaré adherida a la tristeza,

almohada leída a sollozos de labios que,

febriles, medirán ninguna sílaba.

Me pulverizaré, repleta la sesera,

sola y sin abrazo, fría la pisada. 

Recordaré que me hice, a partículas,

de mentiras solapadas bajo sábanas,

de techos solo para pernoctar usados. 

Hecha de tintalágrima, paso páginas 

de libros al suspiro que nadie escribirá.

 

¿Te salvas?

Existes de a poco.

Te reduces como lágrima evaporada,

te sumerges en los brazos de piedra

de quienes aprueban por conveniencia

tu niño interior arrastrado 

por la estampa del maltrato. 

Te acurrucas con la manipulación 

que te grita te amos que coartan 

la verdad que tanto te interesa ocultar. 

Escondes tu rostro bajo la almohada 

y vociferas que eres poco 

para escuchar lo contrario

de quienes ni siquiera te conocen. 

Coloreas tus errores con azules 

para que tu yo interesante 

haga eco de tus amoríos imposibles. 

Versas tus miedos con rojos

para que tu yo lamentable 

haga sintonía con tu silencio selectivo. 

Ruges para defenderte 

de quien te protege.

Accedes para defender

a quienes te calan apostando tu felicidad 

para que tus semillas no broten.

Te alegras sin sonrisa

porque ser tierra yerma

no te compromete a florecer. 

Le cuestionas a la vida que crees tuya

por qué nadie te abona. 

Regresas al encierro

hecho rechazo, abandono, sollozo,

hecho mentiras, secretos, desamor,

sustrato valdío, raíz inexistente 

y te enredas con la conformidad

para luego llamarla traicionera. 

 

Existes de a poco,

buscas en tu memoria trastocada

las escenas más hirientes

que te flagelaron la crecida

hasta minimizarla y hacerte río seco. 

Añoras beber, te desvaneces,

pero los recuerdos más húmedos

te parecen inmerecidos 

y arremetes contra las manos 

que se hacen cóncavas

para calmar tu sed.

 

Existes de a poco.

Los pies sucios que duermen a tu lado 

te acarician, ocultos de los pies

que te mecieron la esperanza

de ser feliz, de ser leal. 

Cambias los cabellos traviesos

que se te enredaban

en fragancias oníricas,

por un puñado de gratitudes

que se te hace soledad y pena

entre los dedos señaladores.

 

Existes de a poco.

Niegas lo que haces, lo que dices,

lo que piensas, lo que muestras.

Gritas que eres víctima 

de tu sesera paleada.

Mutilas a quien exclama basta

a los ladrones de tu serenidad.

Besas a quien musita 

que taciturno eres tu propia paz.

 

Existes de a poco,

y ese de a poco

te salva de salvarte.


Biografía

Es cuentista, dramaturga, novelista, guionista, ensayista, poeta, tallerista, ilustradora, editora y correctora de textos. Tiene estudios graduados en Literatura del programa de maestría y doctorado de Estudios Hispánicos de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. También cursó la Maestría en Creación Literaria con concentración en Narrativa de la Universidad del Sagrado Corazón de Santurce, Puerto Rico. Como parte del programa de intercambio lingüístico y cultural del centro universitario Ramapo College of New Jersey, estudió en la Università degli Studi di Urbino Carlo Bo en Urbino, Italia.

Es educadora de profesión. Ha enseñado cursos de Español e Italiano desde el 1999 y de Teatro, Historia, Salud y Educación Especial esporádicamente. Ofrece talleres de Creación Literaria, Estrategias Pedagógicas, Teoría Literaria y Teatro.

Desde el 2014 hasta el 2017, dirigió Plaza de la Cultura, un espacio educativo de presentaciones culturales diversas. En el 2015 fundó Lamaruca, Gesta Cultural Vitrata, una institución sin fines de lucro dedicada a las bellas artes en general, a la educación en las artes de la escritura creativa y a la edición y producción de textos literarios.

Sus obras de teatro han sido montadas en los principales teatros de Puerto Rico. En los años 2005, 2009 y 2010, llegó a las tablas una fábula alegórica del Grito de Lares: Martín (escrita en colaboración con Eric Rodríguez), obra musical infantil ganadora del Premio Alejandro Tapia y Rivera en su categoría bajo la producción de la compañía de folclor Gíbaro de Puerto Rico. Como una producción de 10 Entretenimiento Teatral, Historia de un zapato, una de sus obras musicales infantiles, formó parte del Festival Coribantín del Teatro Coribantes en el 2011. Dicha obra es una fábula que explora los conceptos de la libertad, la individualidad y la pertinencia de cada cual en la existencia. En los años 2011, 2014 y 2015, ¿Te cuento un cuento?, otra obra infantil, formó parte de las producciones de 10 Entretenimiento Teatral. Esa pieza teatral deconstruye los conceptos de la fantasía y de la lectura como fuentes ineludibles de la realidad. En el 2012, la misma compañía produjo Terapia frente al espejo bajo el título Las mamas están revueltas, una comedia de corte psicológico sobre la identidad, la práctica de la psicoterapia y la vulnerabilidad de los pacientes. La compañía Laboratorio Teatral Sobre Ruedas produjo en el 2013 su obra teatral Juegos en el tiempo, una puesta en escena surrealista acerca del Alzheimer, el amor y la complicidad. Como escritora y directora teatral, formó parte de dos proyectos artísticos. En el Festival de Teatro de Terror en Puerto Rico del 2016, participó con la pieza de microteatro titulada Bajo Tierra, una obra surrealista sobre un ritual religioso, la consciencia y la muerte. Esa obra se publica en forma de libro por primera vez en el 2018 por Lamaruca bajo la Colección Estadio. Como parte del Festival de Teatro Al Fresco en Puerto Rico del 2017, llevó a escena su obra Cuando la memoria toma vacaciones, una pieza de microteatro sobre el Alzheimer, la poesía, el amor y el tiempo como metáforas de supervivencia. En el 2018, su obra teatral Te amo a morir formó parte del Festival de Microteatro Leyendas Urbanas. Es una pieza que reflexiona sobre el cáncer y el sufrimiento que de una paciente. Personifica y animaliza la muerte para confrontarla con el enamoramiento entre ambos personajes. Se publicó en forma de libro en el 2019 por Lamaruca bajo la Colección Estadio.

En el 2011 convirtió su cuento Despasión en un guion cinematográfico que produjo un cortometraje con el mismo título y que formó parte del Primer Festival de Cortometrajes de la Academia Daniela@Droz celebrado en el Museo de Arte de Puerto Rico. En otros géneros perfilan entre sus publicaciones los siguientes textos: como gesta cultural de Lamaruca de la Colección Neoptera en el 2014, publicó El abraso: una memoria que no debía tener, una novela de realismo mágico que problematiza la misoginia y otros de los tantos cánones sociales deplorables. En el 2015, bajo la Colección Imago, surgió Hambre: que solo puede tragarse a palabras, un libro de cuentos de corte psicológico guiados por un poema sobre diversas temáticas y metáforas respecto al hambre.

En el 2016, bajo la Colección Saturnia, nos brindó su poemario Diez bocados, selección de escritos de diez versos en que se hacen protagonistas la poesía, la mujer, el erotismo, los mandamientos y los pecados. Inamable es su segundo poemario publicado por primera vez en el 2017 como parte de la Colección Saturnia de Lamaruca. En el mismo, se plantea a la poesía como única aliada para la mujer, la amante y la poeta y como única fuente de amor. Ese año, también participó del 1er Proyecto A Coro: Humo de la Colección Argema de Lamaruca, antología poética en que perfilan seis de sus poemas bajo la sección El humo versado: sobre la poesía hecha poema.

En el 2018, fue parte del 2do Proyecto A Coro: Fuego de esa Colección con su selección de poemas titulado La mujer es fuego. Muchos otros de sus textos ensayísticos, poéticos y narrativos han sido publicados en antologías y revistas puertorriqueñas e internacionales.

Ojos de niña, publicada por Lamaruca bajo la Colección Probóscide en el 2020, es su primer novelette. Es una novela corta y psicológica sobre el drama que vive una familia al confrontar diariamente los traumas de la niñez, y cómo la violencia doméstica es la consecuencia de lo irresoluto. Mediante retrospecciones angustiosas, se nos presenta un personaje víctima que se ha convertido en victimario. 

Comentarios

  1. Gran escritora y educadora. Orgullo boricua. Att. Eduardo Pedreira

    ResponderEliminar

Publicar un comentario