Ir al contenido principal

Pedro Licona (Colombia)


La poesía de Pedro agita las comparsas. Sus versos se zambullen en nuestros oídos con historias alegres y otras que cambian de color. El poeta Licona inquieta los cuerpos con sus letras de luz, quienes reclaman redención por sus buenos recuerdos. El placer no contempla engaño, por eso en los textos del poeta su encantamiento no se interrumpe 


Se estremece la piel de la dama

Hermosa hija de la ciudad desamparada

Donde las puertas de la noche cambian de color.

 

 Los  hombres le retiran la máscara

luego del temblor del pasado verano.

Los citadinos saben de los delitos que rondan la oscuridad

De los cuerpos antes inquietos

Ahora congelados por el frío

Con un extraño dolor sonoro que se empeña en recorrer las calles

Cuando la soledad hace un brindis, se  desnuda

Y  corre luego en busca de su luctuoso abrigo.

 

Bajo el toldo de la noche se viste la dama

Allá afuera se agitan las comparsas

Zumban  las llantas de los carros

Agobiados por esta singular borrasca de tristeza.

 

La luz del carnaval  es historia alegre

Rasca la espalda de los dolientes

Y duele en  la cabeza donde se perdió un golpe de verdad.

Quién aguanta esta nube de misterio

Cuando el mundo se niega a erguir la cabeza

Y Se esconde en la mano de los delirantes

A la hora en que se ven lágrimas rodar mejillas abajo?

 

Nadie  ha caído sobre el lecho de las calles

aunque algunas ondas desconocidas insisten

en zambullirse oídos adentro

como si buscasen respuestas en las paredes de un desierto.

Si el fulano

Con la mirada perdida

Exige se terminen las sacudidas del dolor

Arrópalo con el sagrado manto de la oscuridad

Luego dale a beber cuotas instantáneas de luz.

No interrumpas la cuerda de la alegría

Hija de la magia encorvada

 entre una y otra descarga de incredulidad.

 

No dividas las ondas del sonido

Levanta el  rostro de angustia y decepción.

Hoy deambula entre curvas y rectas la torpeza

Con su carga cubierta en el peregrino ulular

Antes de la hora de la ceguera

El abandono y la resignación.

La sirena lleva un encargo

al  doblar el aire de la próxima esquina.

Lleva el rostro adusto, soberbio y creído

Porque solo así se guarecen las cosas

y los hombres

Con piel de ángel

Escondidos y asustados en todas las historias.

 

Se estrellan las miradas en el traje de la novia

Cuando las luces de la galaxia reclaman redención.

Los transeúntes de hoy no llegan al destino

Algo ininteligible les llenó los oídos de extraños mensajes

Que parecían  las claves exactas de buenos recuerdos.

Nadie llegó en su auxilio

Solo dicen fueron tomados de la mano

Y luego  cayeron ovillados en el rincón

donde el placer se regodea con el engaño de la luz

y  sin razón aparente

se niega a regresar.

     

Poemas Tomados del libro EL Ulular de las Sirenas

Pedro Licona 


Biografía

Pedro Licona nace en Quibdó (Chocó), 5 de enero de 1948. Es poeta, novelista y cuentista. Licenciado en Filología y Topógrafo. Coordinador de la Biblioteca Olegario Rivera de Neiva. Editor de la página de literatura del Diario la Nación (1995 – 2000). Director de la Organización Casa de Poesía (1995 – 2016). Director de la Revista Espiral (1995 – 2004). Jurado de la Convocatoria de Proyectos Culturales Zona Andina de Colcultura, Girardot, 1997. Fundador del Centro de Información Cultural de Neiva, 1998. Fundador de la Casa de la Cultura de Neiva, 1999.

Ha publicado los libros: Lámparas de mi Tierra(cuentos), 1983; Campeón de sueños(cuentos), 1984; Viaje a pie al Akasha(poemas), 1991; Crónica poética del Huila(compilación), 1998; Receta para llamar el amor(poemas), 2006; 7 y 45(novela), 2007; Paisaje de Memoria – Antioquia(poemas); El toque del Tiempo(poemas), 2009; Sambapalo(novela), 2011; Cuarto Creciente(antología Poética), 2010; Tiempo de Gracia(novela), 2014; Ilusión(poemas), 2017; Encuentros, poemas, 2019 (español – inglés); Caminemos en este Cuerpo, poemas( español-inglés), 2019 y Habitante de la Luz, Antología Poética, Lobo Blanco Editores, Bogotá, 2020.

Sus poemas fueron publicados en las antologías: Quién es quién en la poesía Colombiana, 1995; Poetas de fin de Siglo, 1999; 50 Poetas Colombianos, 2010; Puentes de Agua, 2017. Seleccionado en el Blog Poetas Colombianos, 2017; Antología Mundial de Poetas Siglo XXI, de Fernando Sabido, 2017. Hace parte del Estudio de Poetas Afrocolombianos, Universidad de Pensilvania 2010.

Hace parte de la Audioteca Internacional Red Door, Copenhague, Dinamarca,  la Videoteca Poeticas BCN, Barcelona, España y  Revista Innombrable, México – Santa Helena, Colombia.

Participante en los Encuentros Mundiales de Poesía de Santiago de Cuba, 1995 y 1996.

Poeta invitado al 28th. Festival Internacional de Poesía de Medellín, 2018, Trueque Poético, Santa Cruz, Bolivia,2020 y  Festival Internacional Mapu Ñuque, Chile 2020.

Hace parte de las Antologías Poéticas Virtuales Revista Innombrable, México – Santa Helena Colombia, 2020 y Opa Poets,  Streaming Survival, India, julio 9 de 2020.

Poeta incluido en la Convocatoria de la Revista Mal de Ojo, Chile, publicada en diciembre 23 de 2020 y Revista Vuela Palabra, (español, inglés, italiano) Concord, California, enero de 2021.

Sus poemas han sido traducidos al inglés, rumano, árabe e italiano.

Embajador Internacional de Paz, enero26 de 2021, por el World Literary Forum For Peace and Human Rights.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Isabel Salas Domínguez (Venezuela)

La poesía de Isabel desnuda el verso sabio. Salas nos acaricia con cada texto y nos invita a fantasear con sus poemas eróticos. Sus letras nos cortaran la respiración, acelerará nuestra cadencia hasta ser cómplice de tanta desnudez porque su lírica nos llega encendida. El olor a carne, el fruto complaciente, todos los verbos gozando, nos liberarán de la sumisión hasta conocer esos mares prolongados del deseo. Abro la boca en gloria bendita para ti abro la boca acumulada desnudo el verso sabio verso jugoso que llena mi verbo aflorado verbo lamido que moja tu garganta fruto meloso complaciente mieles queridas que trepan a la boca por los dedos al pasearlos por la flor caliente al bañarlos de brío dedos rendidos entre los pliegues mieles sostenidas en las puntas mieles que abren las bocas bocas saciadas de mieles abro la boca en gozo deleitado para ti busco el bocado fuerte abro el sexo prendado en tu boca acomodo el verbo servido poso en tu boca