Ir al contenido principal

Valeria Guzmán Pérez (Ecuador)

 




La poesía de Valeria nos mira de forma efusiva. Sus versos se nos revelan intactos, es la melodía de lo relevante. En ese paseo que nos embarcamos con sus poemas, remaremos hacia dios. Cuantos secretos se volvieron agonías, pero la palabra de Guzmán congela el canto de la angustia y lo transforma en un templo al que sin duda volveré.


Si ya profanaste el templo,

¿qué esperas para saquearlo todo?

 

Efusiva penitente (2010)

 

 

***

La mordedura mecánica no es nada, es esa gota de muerte la que lo es todo.

Bachelard

 

Antes del veneno

te ha mirado

 

Antes de la caza

ya eres suyo

 

A la ofidia no se le escapa presa

 

Después, su digestión demorada

tendrá de ti hasta la última gota

 

 

Ofidias (2019)

***

 

*

Noventa pechos de pinzones revientan contra los parabrisas, Darwin.

No es relevante el tamaño ni la forma de sus picos.

Mucho menos importa la melodía de su canto o la levedad de sus plumas.

Los pequeños no entendieron que la ley de selección natural

debe superar la ley de la aceleración que va de ciento veinte a ciento cuarenta a doscientos

¡ah!…

 

*

Anoche cuando regresé a casa

encontré un pájaro negro

aleteando en la habitación.

Intenté ayudarlo

abrí la ventana y dirigí su vuelo

lo más que pude

pero fue extenuándose.

¡Nada qué hacer para dañarlo menos!

Tardaba tanto en salir

que nuestra desesperación

se volvió agonía.

Y mucho me temo

que en lugar de salvarlo

lo maté.

 

 

Tremor de golondrinas (2019)

 

***

Pero yo remo, yo remo,

Aunque el viento me impulsa hacia atrás

ANNE SEXTON

 

Estabas en el remar hacia dios

y era horrible.

Llevabas remando demasiado tiempo.

 

Así se remendaba el día,

bebiendo martinis de sobra.

 

No me importa el rojo de tu auto,

menos me interesan las razones de tu muerte.

 

Mi curiosidad es simple:

¿Estaría muy viejo

el abrigo de tu madre?

¿Los anillos que te quitaste

eran caros o baratijas?

¿Te acabarías o no

el vodka del vaso?

¿Elegiste morir por el aire?

 

Acaso estabas cansada de remar.

 

Morir de almendra amarga (2019)

 

***

 

a mediados de la última edad del hielo 

murió cantando una alondra cornuda

los cazadores de marfil fósil 

acaban de hallar su cadáver petrificado

una hembra de hace 46 mil años

cuyo cuerpo se nos revela intacto

en medio de un desfile de cuadrúpedos

que congelaron su marcha

de mamuts y bisontes 

es la primera vez que se congela el canto de un ave

su vuelo quedó suspendido en sus alas completas

en sus delicadas plumas pardas

diurna de las nieves

espíritu bendito de esparcidas semillas

circunvolando

cuántos secretos de Siberia duermen en ti

hija de las estepas de Mongolia

madre del ascenso 

estatua incólume del pasado

 

Inédito (2021)

 

Biografía 

Valeria Guzmán Pérez es poeta, traductora y lexicógrafa. Actualmente trabaja para la Academia Mexicana de la Lengua y para la Academia Ecuatoriana de la Lengua. Es directora del proyecto Mujeres al oído, podcasts de escritoras ecuatorianas contemporáneas.  Obtuvo el Premio Filosofía y Letras de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla en 2009 con su poemario Constelada. La Casa de la Cultura Ecuatoriana publicó su libro Efusiva penitente en 2010. En 2018 fue acreedora de los Fondos Concursables del Ministerio de Cultura y Patrimonio del Ecuador por su poemario Piel Verbal. Ganó una mención de honor en el concurso de Hispanic Culture con Tremor de golondrinas. Y obtuvo el Premio Nacional de poesía Tijuana en 2019 con su libro Ofidias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

María Gloria Carreón Zapata (México)

La poesía de María Gloria nos hace reflexionar con calma. Mientras deambulamos de la mano del silencio sus versos posan sobre el firmamento para que nuestros ojos vieran a lo lejos a la florida primavera. En sus letras encontraremos sentimientos divinos, el frescor de la tarde, la belleza del paisaje y nuevos bríos.   Desbordante ilusión (Octava Italiana)   En el frescor de la tarde de otoño anduvimos la brisa, los caminos perdidos como tristes peregrinos el campo su verdura es prioridad sentimientos divinos, el sublime ocre de la belleza del paisaje disfruté de las aves, su lenguaje mostrando el sil tostado la bondad.   Desbordantes las aguas del riachuelo danzaban onduladas, por la orilla lograron salpicar la dura arcilla para que nazca solitaria flor y de tus ojos luz de mi esperanza, es chispa de fantástica ilusión en la realidad de la ficción la vida nos brindó mágico albor.     Nuevos bríos (Octavas Italianas)   Probé de la vida a

Isabel Salas Domínguez (Venezuela)

La poesía de Isabel desnuda el verso sabio. Salas nos acaricia con cada texto y nos invita a fantasear con sus poemas eróticos. Sus letras nos cortaran la respiración, acelerará nuestra cadencia hasta ser cómplice de tanta desnudez porque su lírica nos llega encendida. El olor a carne, el fruto complaciente, todos los verbos gozando, nos liberarán de la sumisión hasta conocer esos mares prolongados del deseo. Abro la boca en gloria bendita para ti abro la boca acumulada desnudo el verso sabio verso jugoso que llena mi verbo aflorado verbo lamido que moja tu garganta fruto meloso complaciente mieles queridas que trepan a la boca por los dedos al pasearlos por la flor caliente al bañarlos de brío dedos rendidos entre los pliegues mieles sostenidas en las puntas mieles que abren las bocas bocas saciadas de mieles abro la boca en gozo deleitado para ti busco el bocado fuerte abro el sexo prendado en tu boca acomodo el verbo servido poso en tu boca