Ir al contenido principal

Elizabeth Oviedo (Ecuador)


La poesía de Elizabeth embriaga como lo hace una noche estrellada. Sus versos rompen las barreras del tiempo y el sentimiento se hace música, los gritos se convierten en caricias.  

El mensaje en cada palabra de la poeta Oviedo es claro: haz lo que siempre has querido


Lo necesito 

Cuando el amor rompe las barreras del tiempo 

y la distancia solo es una llaga en el alma,

porque el amor se siente más que nunca 

 

Y tu corazón te pide a gritos 

una caricia, una palabra, 

un solo suspiro bastaría 

pero ni eso 

 

Todo se vuelve tristeza al recordar la alegría 

que hoy no existe 

porque él no está, ni jamás volverá 

 

Entonces el alma se hace trizas 

y el corazón sale en busca el amor perdido 

y el dolor es tanto 

que una lágrima no alcanza a expresarlo 

y un sentimiento te impide 

ver más allá de la distancia que tus ojos alcanzan 

Lo necesitas... 

 

Escrito en el año 1995

 

 

Ellos

 

Grita y rompe sus tímpanos, 

corre y daña su orgullo, 

haz lo que siempre has querido 

para pisar sus heridas 

y hacer llorar a los suyos 

 

Lástima nunca tengas 

ya que solo golpes logras 

en tu ya marchito cuerpo. 

Nunca niegues tus raíces 

porque, aunque podridas, 

es lo único que tienes 

 

No pares, no dejes que te atrapen, 

y si caes levántate con fuerza, 

pues te han herido; 

pero no entristezcas 

ya que ellos son los pobres 

y no se han dado cuenta 

 

Hablo de aquellos 

que al mirarte, sonríen 

y al voltear tu rostro por un momento 

te insultan y humillan 

 

Son los que nunca mienten, 

son villanos que dicen quererte, 

son los llamados comúnmente... 

son nuestros “supuestos” amigos. 

 

Escrito en el año 1997

 

  

Aquel hombre

Un hombre llegó a mi vida 

entró en mi mente 

y tocó mi alma, 

llegó de repente 

y se llevó mis deseos. 

 

Un hombre llegó a mi vida 

me enseñó a quererlo 

me enseñó a aferrarme 

a querer amarlo 

a desear su espacio; 

aquel hombre llegó de pronto 

y no me di cuenta 

se adueñó de mi tiempo 

y me robó la conciencia. 

 

Un hombre llegó a mi vida 

y mi vida murió con él 

me enseñó a sentir miedo, 

miedo de perderlo 

miedo de dejar de quererlo. 

 

Un hombre llegó a mi vida 

y luego se marchó 

olvidó decir adiós 

olvidó pedir perdón. 

Un hombre llegó a mi vida 

y me enseño que es desamor... 

 

Escrito en el año 2000

 


Isabel

Yo soy un alma vieja 

disfruto de las cosas buenas y caras de la vida 

agradezco los buenos amigos 

y a los sabios libros de antaño 

 

Yo soy antigua 

añoro las noches estrelladas 

me embriagan los poetas de enero 

el olor del café y el sabor del mar 

 

Soy eterna 

me busco en la música del viento 

encontrando en mi alma recuerdos 

y en mi mente secretos 

 

Soy perpetua y diferente 

vuelvo a nacer día a día 

me reinvento cada instante 

 

Soy mujer, única, distinta 

etérea y llena de sublimes errores 

de imperfecciones innecesarias 

y virtudes inimaginables 

 

Crecí en el tiempo y sigo aquí 

recopilando mis pasos 

y reinventando mis sueños 

 

Escrito en el año 2005

 


Historias

El mundo está lleno 

la gente lo inunda 

le entrega sus vidas 

tan llenas de historias 

historias tristes 

leyendas viejas 

cosas que pasan 

vienen y van 

El mundo no aguanta 

ya quiero soltar 

aquellas vidas 

que sobre el van 

relatos efímeros 

penas y odios 

tristezas que lo hacen llorar 

El mundo no puede, 

no puede mas 

cargar con las culpas 

de los demás 

 

Escrito en el año 1998


Biografía

Elizabeth Oviedo, nació en agosto de 1980, en Guayaquil, Ecuador, hija de padre militar y madre diseñadora, escribe su primer poema a los 15 años y continúa haciéndolo a través de redes sociales hasta la actualidad.

En el 2001 participó en las V jornadas literarias de la ESPOL, obteniendo el tercer lugar y apareciendo en el libro conmemorativo publicado con el mismo nombre.

Es Ingeniera electrónica de la ESPOL, MBA en Planificación estratégica de la Universidad de Belgrano de Buenos Aires, Argentina y PhD en comunicación social de la Universidad de la Habana, Cuba.

Trabajó en varios medios de comunicación y ejerció la docencia por casi 7 años en la Universidad Católica Santiago de Guayaquil. En el 2019 publicó su primer poemario titulado "Isabel y su tiempo."

 

 Instagram: @isabelysutiempo

Twitter: @IsabelTiempo

Comentarios

  1. Un gusto disfrutar de la lectura de sus bellas inspiraciones poéticas estimada autora. Mis felicitaciones, saludos cordiales.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t