Ir al contenido principal

Mariana Naranjo (Colombia)


La poesía de Mariana se convierte en el oleaje donde nació el primer encuentro. Sus versos son la cosecha fértil de los suspiros, el valle de los sueños, el resplandor de la aurora. La palabra de la artista navega por cumbres y abismos, por ese mar que tiene forma de manos, por esa boca que se hace fruta desnuda, por las venas del tiempo y lo disuelve todo con un soplo de su arte.


El valle de los sueños 

Sigue soñando precioso fauno con laberintos de jazmín,

con los labios de fruta desnuda de tu ninfa cabellos de manantial, 

que te arrulle el canto de las hojas enamoradas del viento, 

sueña que el amanecer es tu talismán.

 

Que nadie se atreva a despertarte del valle de los sueños

porque es tuyo el secreto del porvenir, 

ya vendrá el resplandor de la aurora

para que los campos te besen y con tu flauta de pan

invoques la fantasía de los bosques.

 

Anhelo de ti tienen las aguas del arroyo, 

llamado de ti pronuncian los cielos, 

se acercarán las creaturas todas

para bailar contigo la danza del fuego.

 

Cuando despiertes hermoso fauno

abono fértil será tu aliento,

guía para el rebaño serán tus pasos, 

con tus cuernos de carnero palparas la alegría,

melodía será tu vida para el corazón de la tierra.

 

Oleaje

Pongo mi mar en tus manos;

para que tu sol no muera de sequía,

para que tu sed beba sueños de corales,

para que tu cielo bese el canto de las olas.

Pongo mi mar en tus manos; desnudo y sincero,

desbordado en tu caricia, apacible en el ocaso.

Desato mi mar en tus manos y recorro tu figura;

te siento alga, pez, estrella marina.

Te conviertes en el oleaje imprescindible

para mi propio mar.

 

 Aguas profundas (Genesis)

Antes

la tierra era el agua

nosotros 

habitantes de la luz

     

Después 

nos entregamos al agua

en ella renacimos 

    

Descendientes somos

del mutable río 

que fluye  

por las venas del tiempo 

 

Bajo la piel de los días

aguas profundas somos

laberintos ocultos 

en busca de rostros

   

Aprendemos a ciegas 

a surfear la tormenta 

resistimos las espinas

jugueteando con el viento

  

Cubrimos el frío del alma

con máscaras y grietas 

nuestro dolor

se palpa a sí mismo   

en el gran espejo 

que es el mundo

   

Aguas profundas somos

navegantes de cumbres y abismos 

mareas sedientas inquietas fugaces

heridas abiertas  

cicatrices sin nombre     

     

Aguas profundas somos

hijos de la memoria y del olvido.

  

Amor (Agua que fluye cristalina)

En las profundidades

que no alcanzo

de mi memoria antigua

nació el primer encuentro

entre el amor y yo

 

Inmortal caricia

en el útero de mi madre

aguas infinitas

tiernamente protectoras.

 

El amor parió el abrazo

de la luz y la sombra

cicatrizó con manantiales

los abismos que separaban

tu dolor del mío 

 

De un nuevo amanecer

son sus ojos cristalinos

jardines florecidos

alimento de la vida.

  

Amanecer

Amor mío;

fruta carnosa es tu boca

cosecha fértil de suspiros,

encendida está mi llama 

en el ocaso de tu beso 

       

         Amanece en todo el mundo

                    con la luz de tu mirada.

 

Biografía 

Mariana Naranjo nació el 4 de septiembre del 2000 en Mariquita, Tolima, Colombia, pero toda su vida ha vivido en Manizales, Caldas.

Estudiante de lenguas modernas de la universidad de Caldas, integrante del colectivo poético El hervidero y de la Red departamental de escritoras de Caldas.

Ha participado en recitales poéticos y tertulias literarias de manera presencial y virtual, participó en la reciente versión del festival internacional de poesía de Manizales, al igual que en diversas acciones culturales en su ciudad.

Algunos de sus poemas están publicados en la revista digital Casa Bukowski y en dos antologías; su poema Eternidad en cartas al adiós con la editorial Ita de la ciudad de Bogotá, sus poemas Nación de orquídeas, para el amor quiero, en palabra-ando, en la antología mujeres sin molde, Manizales 2020, y su cuento El sueño rojo, en la revista El Acontista de la universidad de caldas.

Para Mariana la poesía es encuentro, refugio, y resistencia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t