Ir al contenido principal

Agustín Solís Osorio (Ecuador)



La poesía de Agustín le prende fuego a esas letras disparejas. Sus versos buscan la respuesta, tratan de entender la dimensión de cada acción  sin importar que tan extenso fuese el tiempo. Solís rompe el silencio con sus letras, es la única libertad que conoce, se ha vuelto su viaje favorito y nos invita para que también sea el nuestro.
 

Volar te hace libre

Y yo aquí,

creyendo que mi única libertad

es cuando nos podemos acurrucar

al llegar a nuestro supuesto hogar.

 

Teniendo siempre una

o dos alternativas, preferí elegirte

porque tú has sido mi viaje favorito.

Aquel destino que me encanta frecuentar

sin importar la estación en la que se ha de encontrar.

 

Te elegí como mi vuelo

y como mi asiento: nos abrazamos

sin importar que tan extenso fuese el tiempo

 

Te veo bajo cielos embrujados;

he ido hasta el punto más alto

para intentar minimizarte

entre tantos terrestres,

pero créeme, ni así pude hacer menos

lo que considero que eres.

 

La próxima seré más valiente

y seré mi propio salvador;

no te dejaré acercarte sobre mis astas

y viajar por la distancia

que dejé al ir de gatas.

Tal vez me atreva a viajar

y a conocer otros sitios,

y con ellos, una que otra experiencia que sé

que no estará de más.

Pero tan siquiera

debes pensar: ¿es esa duda la que quiero guardar?

 

No cabe la duda ante alguien certero;

solo queda en tu ausencia

algo que se asemeja al cielo: basta inmensidad.

 

¿Volar me hace libre

o me convierte en prisionero

de tu amargo recuerdo?

 

 

Bolita

Le encendí fuego a esas letras disparejas,

a esas fotos que no eran perfectas

y a esas cajas que con el tiempo

perdieron su color de fresa.

 

Las envolví de dudosas llamas

en lo más alto

que me permitía mi montaña;

y viendo a las estrellas,

me acosté cerca del fuego

para acurrucarme de la ciudad,

y curiosamente, te vi en cada horizonte

que alcanzaban mis cansados ojos.

 

Entre las luces y las festividades

te seduje, por eso,

anoche te vi entre tanta lumbre.

Entre la oscuridad y la soledad

siempre estuve, por eso

te vi en el bosque cercano a la uni.

 

Se te olvidó que prometiste

—a quién sabe quién—

que me amarías hasta el último día,

¿fue eso cierto o solamente algo disparejo?

Tal vez

nunca intuiste enamorarte de alguien pseudo-perfecto

o tan siquiera todo lo que vivimos

esperabas resumirlo en un juego ajeno.

 

Nos conocemos lo suficiente

como para acabar la letra del otro,

pero de qué sirve ese modo

si ya no estamos juntos para hacerlo en coro:

Mi… [1]

Hasta… [2] y… [3]

 

Claro que recuerdas

y viajan por tu mente esas letras,

pues ya llamaste esperando buscar respuestas,

pero no seas cobarde.

Intenta disfrazar ese manto de ángel

con algo menos ordinario.

 

Mi suerte necesita de tu suerte

para romper este silencio cruel.

 

 

Puerto

¿Recuerdas el restaurante?

ese en el que la portada

se veía que era de un precio no negociable;

aquel en el que renegaste

sus galardones y medallas,

puesto que aquellas experiencias de antaño

revolvían tus entrañas.

 

Pedimos unos cuántos platos,

y en ellos,

no venía el postre

de tu tanga bajo el pastel de braga,

pero lo que sí se mostraba,

era aquel rostro que guardaba varias marcas

en el trasfondo de cada lágrima

disfrazada de risa descontrolada.

 

Porque sí, reías y llorabas.

Porque sí, veías y asombrabas.

 

Los puntos pueden ser continuos o apartes,

¿qué importa si hacemos un desastre?

no es necesario conocer la ciencia

o indagar en las materias ligadas a la aritmética.

Simplemente,

podemos entender la dimensión de cada acción

cuando nos dirigimos al cierre del pantalón.

 

Veíamos cada toma como una carga de sombra

que se convertiría en una cuenta gota:

las fotos conservan momentos

que, descaradamente, olvidan todos.

 

Tal vez por eso

no nos tomábamos tantas fotos,

pero ¿quién sabe?

ya nos convertimos en dos hipócritas

con el sentir de dos —estúpidos— idiotas.


Biografía

Agustín Eloy Solís Osorio, es un guayaquileño poeta, novelista y narrador del estilo literario erótico, gótico, romántico, misterio y ciencia ficción. Su primer libro fue una antología de poemas publicado junto a la poeta y narradora del seudónimo Maricela R. Loaeza, el cual fue titulado como "Escritores de América 2021". Sus poemas han sido publicados en sitios webs como: SIPEA - Capitulo Ecuador, Inspírate Club, Radio la Calle y El Yex.

Comentarios

  1. De hecho, transmite mucho en cada verso. En toda la complejidad de la sencillez es que se encuentra cada verso.
    ¡Magnífico!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Karina Gálvez (Ecuador)

La poesía de Karina es aquella perla que brilla en la noche. Sus versos se convierten en caricias que maniobran a rienda suelta hasta convertirse en nuestro centro de gravedad. Su voz abraza sobre lienzo y lona, llevándonos al remanso de la fantasía donde se galopa de rosa en rosa y donde el poema se convierte en piel. Derramará ríos de prosa para llevarnos a lugares en los que nunca estuvimos, entre el alma y el deseo, llenando madrugadas hasta que el secreto se vuelva luz. Amazona Él, con su amor, me ha raptado como a Antíope raptó Teseo, y una guerra ha desatado entre mi alma y mi deseo.   En vano elevé mi pelta para huir de su mirada, pues sus ojos traspasaron cual sol entre mis pestañas.   Como Hipólita, ceñí en mi vientre un cinto lleno de magia, que él maniobra a rienda suelta en todas nuestras cabalgatas.   Y es que, igual que Belerofonte, sobre Pegaso revuela.  Sus alas, que lo hacen libre, me vuelan a una luna llena.   Talestris y Ale

Paula Andrea Pérez Reyes (Colombia)

La poesía de Paula Andrea es la llama que danza sobre las melodías de cada momento. En sus versos se ha despertado mi deseo y encuentro vida. La escritora Pérez Reyes suspira sobre sus corrientes y mantiene encendida las palabras, los gritos y las líneas de nuestros cuerpos. Me refugio en su escritura para escapar hasta llegar a otro aire, otro tiempo. Ela sobre la laguna de Estigia A Gustave Doré que sigue en la barca Ela va en la barca sobre la laguna de Estigia Ela suspira sobre sus corrientes  Y en un vaivén de venenos para prolongar el recorrido  encuentra  un alma atrapada en una esquina de la barca. La vida es una débil llama que danza las melodías de momentos  Ela es una vela que se mantiene encendida  alumbra sobre la laguna de Estigia El tintineo de las monedas hace contraste entre las moradas de la tierra y el mundo del olvido. Esta noche no viene Flegias Esta noche no nos visitará Caronte Esta noche Ela deja los cuerpos a las puertas del abismo

Andrea Suarez Núñez (Ecuador)

Con la poesía de Andrea tendremos la excusa perfecta.  En sus versos seremos la antorcha en días de campo. Suarez nos derretirá con detalles, empañará nuestros ojos imaginándonos gritos de felicidad. Sus letras tienen un mensaje para el lector: no hay que caer en un abismo por alguien. La soledad en invierno El clima nublado y las manifestaciones de mi corazón  herido y roto combinaron tan bien el día de tu partida,  que empezó a llover cuando mis ojos se empañaron.  Por un momento me sentí consolada por ello,  pero el   dolor seguía inmerso. Fue así como una noche en invierno decidió partir de la compañía de este repulsivo ser, y sin fundamentos  cuestionables, incentivándome así a pedir una entrada para el lugar menos deseado, pero más visitado, la  soledad. Hotel 321 Estoy en la última habitación de aquel hotel que  solíamos ir, imaginando nuestros gritos de felicidad  inaudita, que ahora se convirtieron en noches de  desvelos desde que t